en Dietario Antonio Viudas Camarasa AZV, Material Didáctivo, MEMORIA INTELIGENTE, NO SER EMÉRITO NO ES UN DEMÉRITO, Opinión, Prensa, PROFESOR TITULAR DE UNIVERSIDAD EN FUNCIÓN DE SUSTITUTO DEL SUSTITUTO, Santiago Ramón y Cajal, Uncategorized

2019 08 20

Antonio Viudas Camarasa, vacaciones en La Litera

Entrevista en Somos Litera Radio. Binéfar, 20 de agosto de 2019

Antonio Viudas Camarasa, vacaciones en La Litera

 

Transcripción editada de la entrevista de Paco Aznar a Antonio Viudas Camarasa emitida online el día 20 de agosto de 2019, realizada en los estudios de «Somos Litera Radio» de Binéfar. Al control Adrián. Antonio Viudas Camarasa está acompañado de su esposa Rosa María Lencero Cerezo.

 

Somos Litera Radio

Antonio Viudas Camarasa, vacaciones en La Litera

El profesor santistebense refresa, como cada año por estas fechas, a sus orígenes. Vacaciones de recuerdos y memoria de un tiempo que fue para este «extremaño» afincado en Cáceres.

 

Escuchar en App

Reproducir en navegador

Etiquetado: Entrevista, Memorias San Esteban

INVITADOS

Paco Aznar: ¡ Invitados!. Eso es lo que nos gusta también en este mes de agosto y en esta versión reducida de Hoy es el día y aprovechamos el verano. La Litera tiene múltiples, numerosos personajes muy interesantes que están obrando, que están trabajando fuera de nuestra comarca y que aprovechan el verano, Julio y sobre todo Agosto para venir a su tierra, a su pueblo de origen y compartir unos días con nosotros, con sus familias por supuesto. Y tenemos varios, uno de ellos, de esos que no fallan nunca es Antonio Viudas Camarasa, un santistebense afincado desde hace muchos años en Extremadura. Profesor universitario y me lo decía ahora, cuarenta y cuatro años y algunos días de profesor, la mayor parte de ese tiempo, de la Universidad de Extremadura. De hecho él dice y me corrije ahoraes un aragonés extremeño, extremeño aragonés. ¡Antonio Viudas Camarasa, buenos días!

Soy de la tierra de Extremañadura y soy extremaño

Antonio Viudas Camarasa: Bueno, yo  soy de la tierra de Extremañadura y soy extremaño.

Paco Aznar y Antonio Viudas Camarasa: ¡Extremañadura!

Paco Aznar: ¿Cómo estás, Antonio?

AVC: Pues, cada vez, mejor.

PA: Primero la salud, eh, la salud. Cuéntame.

AVC: Acabo de cumplir setenta años. He tenido a la señora de la guadaña hace un año muy cerca. He cumplido un año de la nueva vida. Estuve con la señora de la guadaña. Unos momentos, seis horas de quirófano. Pero vencí a la bruja vesícula y aquí estoy recién operado de cataratas y veo el mundo de otra forma.Y… Hoy he dormido esta noche en Binéfar / escuchando la lluvia de agosto.

Y acabo de econtrarme ahora con Adrián. Adrián, cuyo etimología de nombre es Adriático. Y como si fuera en el mar Adriático en un agosto de lluvia, aquí estoy en La Litera, después de haber comido ayer una «llauna» [bandeja] de caracoles en el Ciudad de Binéfar.

¿Cuántos años fuera de la comarca de La Litera, Antonio?

PA: Bueno, esta es la entrada de Antonio, particular, un hombre muy especial.

¿Cuántos años fuera de la comarca de La Litera, Antonio?

AVC: Pues, fuera de la comarca de La Litera, permanentemente  desde el año setenta, sesenta y ocho… sesenta y nueve. ¿A ver, el día en que entraron en la luna, qué año fue?

PA: sesenta y nueve.

AVC: sesenta y nueve.

PA: Se ha cumplido ahora sesenta años, cincuenta, perdón, cincuenta.

AVC: Cincuenta años, pues.

PA: Desde el año sesenta y nueve.

AVC: Una noche enero cogí el tren en la estación de Binéfar. Pasé frío hasta Madrid porque me tocó un vagón sin calefacción y tenía tanto miedo, tan pueblerino era,  que no le dije al revisor, por favor manta o pásese usted al otro vagón. Llegué a Atocha y como aquel que va de pueblo me fui al Inmemorial número 1, el cuartel más histórico de España. Me incorporé voluntario en el ejercito español, llegué a ser el mejor soldado de Infantería, después del mal trato que me hizo un sargento. Me nombraron escribiente y después de ejercer de escribiente de la compañía, vino un señor de Valladolid le regaló un jamón al sargento. Me degradaron. Pero un soldado intelectual que habló con el capitán Ávila y aquel capitán Ávila dijo «Este chico sigue en el cuartel». En el mismo sitio, pero no hacía nada.

 

De pronto veo el llironé (almez), aquel árbol que yo planté

PA: Cincuenta años fuera de La Litera. ¿Qué siente uno cuando vuelve?

AVC: Lo que siente en esta ocasión. Aparqué mi autocaravana en el parking de autocaravanas de San Esteban. Cuando la compré le dije al señor alcalde «Hay que hacer un parking». Lo hizo. No sé si acordará que se lo dije yo, pero yo se lo dije. Y ahí está. De ese parking bajé, tomé un aperitivo en las piscinas, el bar de las piscinas. ¡Visite su bar!  Fui andando. De pronto veo el llironé (almez), aquel árbol que yo planté que no me llegaba a los pechos. Ahora ya tiene tres alturas de mi sombra. Ese árbol es el símbolo de lo único que quiero dejar en La Litera. Algo que yo admití que me hicieran un homenaje a cambio de plantar un árbol, porque el árbol es oxígeno, el árbol es vida. Y es lo único que quedará de mí de recuerdo en La Litera, porque cada año, en primavera pregunto, ¿tiene pulgón?  Si hay que mandar agua, os mando agua del pantano de Alcántara. Los camiones de Fribin que tanta carne dan a Extremadura os traerán en el reporte: agua. Resulta que no. El agua nada en El Prado. El Prado es El Prado de mi infancia. La primera ecología.

PA: ¿Estaba así El Prado? Lógicamente no estaba tan bonito seguro, como ahora. Pero qué era El Prado. Cómo era?

AVC: El Prado era un sitio de donde se sacaba la tierra para hacer adobes. Era un sitio de prado donde por turno apacentaban los burros. Era la dula. La dula es el turno de agua. Pues, aquí,  El era el turno de la hierba, porque había muy poca hierba en San Esteban. El padiello, pradiello, hacia la Sosa y El Prado.  El Prado era un momento de dula. ¿Qué pasó?  Mi gran maestro, controvertido, Lemiñana, dijo, esto que está sin nada, lo paso a la Iglesia y lo arreglo. Y Lemiñana fue el primer innovador de La Litera. Creó una guardería infantil. El convento de San Roque que era una ruina, lo transformó y se trajo unas monjas para los niños. Y en El Prado empezó a repoblar. Y Lemiña, yo y Sallán… Hizo un círculo en espiral y allí me tienes a mí, obrero con doce años, sin sueldo, a cargo de la Iglesia o a cargo del cura. Y qué hizo. Se fue a Madrid. La carretera no se podía ensanchar, porque son seis metros.  Se fue donde tenía que ir y luchó por lo que tuvo. Repobló, hizo la primera repoblación forestal de El Prado. Hizo las piscinas y gracias a la Iglesia. Curiosamente se llevaba muy mal con el obispo. El secretario del obispo era mi primo José María Quintillá Zanuy y decía qué hacemos con este cura. ¿Si está loco, pero hace cosas? Entonces pactó con un alcalde. La propiedad pasó a la Iglesia. Luego la memoria inteligente dijo «No,  esto no puede pasar a la Iglesia». Hubo un conflicto bueno, porque si no hay Iglesia y Estado no hay conflicto. Y entonces qué pasó. Aquella pequeña piscina deñ cira se transformó en otra obra y ahora tenemos. Primero el llironé.

8:14

PA: ¿Te gusta cómo está El Prado ahora?

AVC: A mí me encanta. Esa es la ilusión. ¡Ir al Prado!. Además en El Prado hubo una fábrica de jabón.

PA: ¿Y el Pueblo?

AVC: Era un sitio muy bonito. Estaba «Casa la engranota, la engranotere» (Casa de las ranas y la pescadora de ranas). Engranota, cómo se llama en castellano, ahora no sé…

PA: Engranota es un pájaro.

AVC: No no no no. Esto que está en el agua. Las ranas… la casa de la rana o de la ranera.

 

Casa Viu. San Esteban de Litera. La casa donde nací un 27 de febrero de 1949

Un vendedor de recuerdos

PA: ¿Y el Pueblo?

AVC: El pueblo hace veinte años dije «va a desaparecer». El milagro es que creo que cuando había solo tres niños. Luego cuatro…. Se salvó la escuela. Y ahora hay doce niños. Creo que no va a desaparecer. Pero gracias al dinero de los pobres ahorradores, ricos en espíritu cuando el pueblo se ib a ir. Ayer vi Casa Viu, una joya. Vi Casa la Paulina, un joya. ¿De quién es? La hemos comprao ahora nosotros. No sé qué. Era mi marido tal… mucha gente de fuera. Casa El sastret. Casa Nogueras, El corral de Viu. Y pregunté a una chica. ¿Esta casa la has comprao tú? No la compró, que era de Nogueras… Ah, aquí Casa Escolano, ese que es cura, ese cura tan famoso. Ese sus padres en la guerra, que estuvo… sus padres con problemas de fusilamientos y demás. Y se hicieron curas y están por el mundo y ahra dice que está en Suiza. Una eminencia.  El cura de Escolano.  Y luego le pregunté. y usted quién es. Es usted periodista. No. Yo soy un vendedor de recuerdos. Y he venido a mi pueblo, ahora que he cumplido setenta años y puedo decir lo que quiera…porque cuando se cumplen setenta años ya no hay represión ni autocensura. Dije ese vendedor de recuerdos está buscándose a sí mismo. Porque qué es la vida cuando uno llega a setenta años.  Volver a la infancia. Y mi problema es cómo recordar la infancia. Pues para recordar la infancia no hay mejor autoficción que la de Santiago Ramón y Cajal. Mi infancia, recuerdos de mi infancia, recuerdos de adolescencia. Recuerdos de Lérida. Recuerdos de Madrid. Recuerdos de mi primera visita a Lourdes, de mi primera visita a Guadalupe, de mi primera visita a Fátima. Y al final recuerdos de todo con una memoria inteligente. Porque serán mis recuerdos. No los recuerdos que digan de lo que yo he sido.

Rosa María Lencero, «Rocafort, la rosa del tiempo»

PA: Lógicamente, el que comparte la vida con una poeta, algo se le pega. Y Antonio nos ha venido hoy poeta, tiene un punto así… de… de musicalidad. Todo eso que dice. Rosa María Lencero es su pareja, su esposa. Ella es una extremeña de nacimiento. Ya la tenemos considerada como medio literana porque viene aquí desde hace muchos años aquí,  muy a menudo. Y es poeta.

Rosa María Lencero Cerezo: Hola buenos días.

PA: tiene unos cuanto libros. Unos cuantos es muy indeterminado. Concretamente son?

RLC: Ediciones de libros de poesía son nueve. Tengo novela, tengo teatro. Literatura infantil.

PA: Eres una dramaturga de pies a cabeza.

RLC: Pues, mira, como dirían los flamencos por allí abajo. Toco todos los palos.

PA: Bueno, sí sí sí.

AVC: Pero ha escrito la mejor descripción de La Litera en el viaje a Rocafort [Rocafort, la rosa de los vientos]

PA: Me lo tienes que pasar. No la he podido leer.

RLC: Y de hecho nos llevamos una sorpresa, porque la última vez que fuimos a ver Rocafort habían extraído fragmentos de mi texto y estaban puestos en un panel.

PA: Rosa María, qué tal estás por aquí por La Litera.

RLC: Encantada, encantada.

PA: Tú ya eres medio de aquí.

RLC: Me gusta mucho la gente de La Litera, aragonesa. Sois muy parecidos a nosotros los extremeños, sois más tozudos y más cabezones, pero me gusta mucho vuestra constancia.  Y eso que se dice típico  el aragonés es una persona noble. Lo garantizo. Y me gusta mucho la zona geográficamente me llama muchísimo la atención.

PA: ¿Cómo se lleva eso de compartir vida con una personaje como Antonio Viudas Camarasa?

RLC: Tremendo, tremendo!!!

PA: El titular de la mañana ya está.

RLC: Tremendo, porque yo creo que todos los aragoneses tenéis un espíritu muy echado para adelante.  Muy arrojado.  Y ahí estoy yo muchas veces para echar el freno. Antonio muchas veces es un caballo desbocado y tienes que tirar de las riendas. Pero bueno, lo llevo bien porque nos comprenetamos perfectamente. Y convivimos en paz y armonía.

La inocencia : el gran dogma mío es el dogma de la fe de la libertad

PA: Antonio, dicen que la edad suaviza, matiza, ¿qué queda de ese Antonio Viudas Camarasa activista, guerrillero, beligerante con todo aquello que tenga que ver con la lengua y que no comparte claro?

AVC: Pues, la inocencia.  Soy un inocente. He oído de todo. He convivido con activistas de la HOAC, de la JOC, de Comisiones Obreras, de UGT , de USO. El activismo laboral unido al activismo ideológico es igual.  Todo es dogma. Si yo creía en los dogmas y sigo creyendo en algún dogma si tengo fe, el gran dogma mío es el dogma de la fe de la libertad. Entonces cuando uno ve que lucha por una idea para ir en contra de otra idea que no es la IDEA es manipulación de la idea para otra idea. Entonces el activismo cae.

PA: Me estás diciendo que tú has manipulado tus ideas para ir en contra de otra idea.

AVC: Cuando no se utiliza la memoria inteligente de cualquier hecho y esa memoria inteligente tiene el sesgo de confirmación que decía aquel poeta «todo depende del color del cristal con que se mira» o lo de la psicología la botella medio llena o medio vacía. Entonces si yo tengo un recuerdo, explico ese recuerdo y hay otra persona que le han contado mi recuerdo y explica ese recuerdo, yo actúo de activista inteligente de mi propia memoria, pero luego ya los demás están interpretando esa memoria para sus intereses. Entonces si Corominas dice y vienen aqui y Badía Margarit, vienen desde Cataluña, a ver qué hay de catalán en el aragonés. Todo lo que busquen encontrarán que es catalán.  Pedro si yo vengo de Navarra y veo lo que hay de navarro en el aragonés todo lo que busque será navarro.  Y yo soy partidario del justoprecio, del justo medio, aquí y acá. Qué es lo que hay, si yo digo «engranote», será «engranote», si engranote tiene la misma connotación que aquí. Si yo digo oriol, oropéndola. Oriol, pájaro de oro. Oropéndola, péndola, pluma y oro. La oropéndola canta muy bien. Tiene color amarillo, oro, y péndola, el pájaro que tiene la pluna dorada y y luego cola negra. Ahora si yo digo que oriol es catalán, y me encuentro ouriola en gallego y portugués.  Resultará que esa palabra es panhispánica, rota por algo que oropéndola, que es el castellano. Entonces no todas las palabras que terminan en -era como almendrera son catalanas, por qué, porque en aragonés tenemos el sufijo -era. Aquí tenemos entre ametlla ametller y amellera, almendrera. Ametller masculino, almendrera, amellera femenino.  Y ese sufijo tal… Entonces si yo estoy en San Esteban de Litera y digo «Estaz aburriz». Si yo le quito la -z final a mi habla. ¿Por qué tiene la -z final y no tiene -ts: «Esteu aburrits». Catalá, perfecto. Si yo digo «aburrits» es resto de la palatalización final del aragonés [medieval, coincidente con el catalán medieval y contemporáneo]. Y si yo digo que «aburriz» [en el ribagorzano de Santistebe de Llitere] no es catalán [ y le digo al adversario científico que «no llevas razón» en considerar catalán la -z final de las segundas personas del plural de la conjugación verbal en esta localidad]…

PA: El motivo de la visita, de la charla hoy de Antonio, aquí no era el que ahora ha introducido nuestro protagonista. Porque eso merecería no uno, ni dos, una serie continuada de programas que no es el caso hoy. Hoy queremos saber de esa estancia de Antonio, saludarlo en directo y poder tener una valoración  propia de su estado de salud muy importante, porque hace un año andaba muy fastiadiado en un hospital de Cáceres

AVC:  De Cáceres. El San Pedro.

PA:  ¿Qué más, Antonio?

 

He venido a vender recuerdos

AVC: He venido a vender recuerdos. Y entre ese recuerdo el mejor recuerdo es el homenaje del 9 de noviembre  que voy a hacer a Extremadura como ingreso de miembro activo en las clases pasivas del Estado. Hasta ahora he cobrao del Estado, me ha mantenido Extremadura. Todos mis bienes se han generado siendo emigrante aragonés de La Litera en Extremadura.

PA: 44 años como profesor.

AVC: 45.

PA: ¿Cuántos años en Extremadura?

AVC: 45. Estaba en tercero de carrera. Me prometió alguien, que si terminaba bien los estudios tenía una plaza en el Colegio Universitario de Burgos. Me preparé desde tercero de carrera casi predestinado para ser profesor de Universidad en un Colegio Universitario. Cambiaron al director, lo destituyeron. Cambió el Colegio de un sector a otro ideológico y a mí cuando ya en febrero estaba todo preparao. Antonio, lo siento mucho, pero no te puedo contratar, que tengas suerte en la vida, porque si trabajas vas a tener suerte. Y casualmente solicité plazas en distintos institutos de enseñanza media como no tenía la recomendación correspondiente… lo solicité en un Colegio  Universitario. Me vieron que podía ser una figura, no sé si se equivocaron. Me contrataron. A los cuatro años ya empecé a tener vida propia, ya empecé a tener enemigos científicos y gracias a mis enemigos científicos, que han sido mis mejores amigos, ahora estoy con mi teorías, una nueva teoría científica del discurso. Discurso es todo o casi todo. Una nueva teoría de la memoria inteligente. La memoria no puede ser más que individual. Cuando la memoria es colectiva ya es otro tipo de memoria y mi gran frustración es no podere continuar con unas clases a las enfermeras donde descubrí que para comunicarse con el enfermo no hace falta la palabra, simplemente el gesto, simplemente el oído, y eso me dio a entender que en una visita médica… Y esa es mi frustración. Lo más seguro es que me apuntaré a una ONG para tratar con formadores de enfermeros y  tal y aplicar esa teoría mía de que la comunicación es todo. Un médico con un enfermo se puede relacionar con los cinco sentidos. Y entonces lo que Jakobson decía que eran funciones del lenguaje se transforman en el lenguaje mismo. Y entonces, la máxima comunicación que yo creo que existe, cuando el sentido es perfecto, es la comunicación del tacto. Cuando ponen el comilllas, «entre comillas», a qué estamos jugando. El gesto. La importancia del tacto.

PA: Muy manido. Todo el mundo está así en la tele… entrecomillando todo lo que hablamos. Pues no hay que entrecomillar. Hay que hablar más claro y entrecomillar menos.

AVC: Cuando una enfermera le da una caricia al enfermo y le toca la frente eso comunica más…

PA: Pero que yo no quiero que tengas esa relación de comunicación y transmisión de conocimientos con las enfermeras. Eso querrá decir que estás donde estabas hace un año. Ahora estás muy bien aquí, claro, apúntate a una ONG o da cursos a distancia. O que se apunten, no te metas más en hospitales.

AVC: Es una experiencia muy bonita, fruto de mi senderismo de hospital, ese libro que estoy corrigiendo y ahora ese libro que voy a sacar en septiembre NO SER EMÉRITO NO ES UN DEMÉRITO, porque el mérito es tener méritos para seguir trabajando en las clases pasivas como elemento activo. Quiere decir que cuando tenga mis años correspondientes que no prolonguen la vida que eso es un asesinato. La vida es para vivirla, pero mantenerla artificialmente yo creo que es una auténtica serivumbre que tiene… pprque claro, el que tiene dinero puede mantenerla artificialmente. Y este es el gran problema de este mundo.

PA: ¿Cuándo pones punta final, oficialmente a tu relación con el Estado como profesor universitario?

AVC: Me quedan once días de vacaciones. Le regalo al Estado seis días de vacaciones porque como he estao con bajas laborables estos cinco años por motivos distintos, uno por casi acoso laboral, y otro por la enfermedad y las cataratas. Me tocarían todavía 26 días de vacaciones, solamente he cogido el mes de agosto. Le regalo a mi universidad seis días de vacaciones y ya el día 1 de septiembre empieza mi nueva actividad como clases pasivas. Cobraré la pensión máxima que la gente no se crea que es grande. Voy a cobrar 41.800 euros si clases pasivas de Madrid no me quita… pero porque he mantenido el tipo desde los sesenta y cinco  hasta los setenta.

PA: ¿Te podrías haber jubilado con 60, no?

AVC: Con 60 la jubilación de oro.

PA: Hs estado 10 años más.

AVC: Con 65 igual. Pero el problema es y reivindico la pensión máxima, excepto los que tienen puertas giratorias, es muy pequeña para todo lo que se ha cotizado. Y las pensiones mínimas no llegan a la subsistencia personal. Por tanto, me siento solidario con lo que aprendí de joven, las enseñanzas de mi primo José María Quintillá Zanuy, de José María Lemiñana, que era un altruista total, y en ese Quijote de Leminaña, y en esa prudencia de San Juan de la Cruz, de mi primo de Camporrells, que por cierto, con memoria inteligente a su padre lo fusilaron en la guerra. Y pido paz, perdón y convivencia y mucho futuro para La Litera que va a levantar y mucho futuro para Extremadura, aunque entre el sueldo de La Litera esté en 1.500 euros o más y el de Extremadura no llegue a 900. Los dos somos extremaños, porque la Extremañadura es hacer un país nuevo, en una geografía conflictiva como ha sido siempre la Península Ibérica. Desde luego el país donde yo descanso es Portugal, porque veo a España desde otra forma. Y veo la grandeza por ahora del pueblo portugués. Es un pueblo mudo, un pueblo que no habla, pero un pueblo solidario. LLeno de emigrantes, pero lleno de vida.

PA: Rosa María, escuchaba yo atentamente a Antonio y no se le ha pegado nada de acento, deje propio de la tierra, de Extremadura.

Rosa Lencero: No no no no. Todo lo contario se mete conmigo. ¿Eres de Mérida…?

PA: Qué deje vas a tener… además es chulísimo.

Rosa Lencero: Se mete conmigo fonéticamente. Fonéticamente de la manera de inclinar las palabras… por decirlo de esa manera. Pero no se le ha pegado absolutamente nada del extremeño. Todo lo contrario. Y eso que tiene el único, prácticamente Diccionario Extremeño, las palabras no, y ha tenido tres ediciones. Y una cuarta que tuviera se volvería a agotar. Pero sigue siendo muy aragonés en el habla.

AVC: A mí me ha hecho un nombre Extremadura. Nunca he olvidado a Aragón. Mi pueblo me hizo un homenaje. Estoy muy contento. Estoy muy contento. Sé que siempre me ha llamado Zamora Vicente «El aragonés».

PA: ¿En qué año fue ese homenaje?

AVC: Hace cinco años. Cuando cumplí 64 años

Rosa Lencero: A mí me ha pegado muchas palabras de aquí. De hecho, le digo, mira Antonio, cuántas engreñetas.

PA: Vaya, anda, que una de Extremadura diciendo engreñetas.

Rosa Lencero: Además otras. No me sale ahora otra.

AVC: Pues, Neguit, tengo neguit. Estoy nervioso.

Rosa Lencero: ¡Anda, tienes un neguit! Se me han pegado muchas, muchas palabras.

 

 

A mí Extremadura me ha hecho un nombre

 

Santiago Ramón y Cajal en VIAF. Fichero de Autoridades Virtual Internacional

AVC: Pero, lo que te decía. A mí Extremadura me ha hecho un nombre, pero para mí la mayor satisfacción es ahora que hay tantos baremos y todos son hechos a medida. Sale una plaza y ya está dada de antemano porque el candidato ya está dao. Pasa en los partidos políticos, pasa en casi todo. A mí ahora en estos días de reflexión en los que estoy preparando el homenaje a Extremadura, que en 24 horas conseguí, he conseguido 14 ponentes gratuitos. Es viendo las estrellas de la autoridad virtual. Y ayer con Emilio Ubieto Auseré en Ayerbe le enseñé las estrellas que tiene Ramón y Cajal. La estrella que tiene Ramón y Cajal es una estrella con 24 puntas (Santiago Ramón y Cajal, VIAF). Y comparé con la estrella que tiene mi poeta Manuel Pacheco, que tiene nueve puntas, comparé con la estrella de algún rector y ese rector tiene una estrella de 11 puntas. Y a mí me sigue el número 13. Tengo una estrella de trece puntas. Frente a las 24 puntas de Cajal. ¡Pues es mi satisfacción. Mis libros están en las bibliotecas de 13 países!. Y el problema está que ahora no me caben los libros en casa. No sé si quemarlos. No sé qué hacer con los libros. Porque si los pongo en cajas y se los doy a alguien, se van a perder. No hay ni dinero para pagar el transporte. Y a lo mejor haré una selección de 50 libros y se los regalaré a la biblioteca de Binéfar.

PA: Bueno, pues ahí está, ese compromiso, queda grabado. A la biblioteca de Binéfar. 50 libros de Antonio Viudas Camarasa.

AVC: 50 libros, porque toda la biblioteca… qué van a hacer. Si no va haber sitio para guardar los libros.

PA:  Antonio Viudas. un placer haberos tenido esta mañana aquí. Lo mismo Rosa María Lencero, la compañera, la esposa de Antonio. Nos visitan cada verano por lo menos. En período de vacaciones con su autocaravana habitual también en sus trayectos de vacaciones. Llegan a San Esteban, llega a Binéfar. Comparten aquí unos días con nosotros y por supuesto queríamos tenerlos y saludarlos a través de estos micrófonos. Gracias a los dos. Un abrazo muy fuerte y el próximo año más.

AVC: Gracias a vosotros que Somos Litera es equivalente a Paco Aznar y su equipo, una innovación que la verdad, aquí hay más facilidades que en Extremadura.

PA: Gracias, Antonio, Rosa. Un  beso muy fuerte y hasta la próxima.

Rosa Lencero: Larga vida.

PA: Larga vida al rock and roll.

[Sintónía HOY ES EL DÍA. LAS MAÑANAS DE  SOMOS LITERA RADIO, TAL CUAL

 

 

 

 

Start typing and press Enter to search