en PROFESOR TITULAR DE UNIVERSIDAD EN FUNCIÓN DE SUSTITUTO DEL SUSTITUTO, Santiago Ramón y Cajal, SENDERISMO DE HOSPITAL, Uncategorized

2019 02 09

Antonio Viudas Camarasa:

El destinatario de una nota a pie de página habla conmigo 20 años después. El escritor Manuel Pacheco (Olivenza 1920-Badajoz 1998) resucitado en su centenario

La nota a pie de página se convierte en discurso pleno

Por Antonio Viudas Camarasa

 

A vueltas con mi nueva teoría del discurso y la comunicación

La semana pasada ha sido una semana fructífera en mi actividad intelectual. Muchas horas de pensar en la preparación de clases y  lo expuesto en las mismas me ha llevado a formular con las reflexiones de mis destinatarios tanto online como presenciales, una nueva concepción del discurso y de su sinómino la comunicación.

  • En mi modesto entender discurso y comunicación son sinónimos. Discurso es una carrera (dis-cursus) de un mensaje que llega o no llega a un destinatario. Comunicación es poner en común algo entre un enunciante y los posibles receptores de ese mensaje.
  • Desde mi época de joven estudiante en la Complutense (1969-1974) viví la ebullición de los libros y publicaciones que traían a España todo lo nuevo de la revolución cultural del mayo francés. Nuevo arte, nuevo pensamiento, apertura mental en todos los ámbitos de la vida cultural de una España en la que agonizaba un régimen y ponía las claves para una nueva etapa cultural y social del país.
  • Como estudiante, profesor e investigador leí todo lo nuevo que salía sobre el proceso de comunicación. De la teoría del Bit de Shannon, pasando por la escuela francesa y también la americana. Mis lecturas se basaban en obras filosóficas y filológicas. Se pusieron muy de moda las teorías de Barthes y las escuelas francesas.
  • Las divulgaciones de Eugenio Coseriu basadas en el fondo en la filosofía grecolatina y especialmente en la materia y forma aristotélico-tomista. El discurso según Coseriu y la comunicación según Mounin. La semántica, la semilogía y otras materias nuevas corrían parejas en los ámbitos universiarios españoles.

Después de más de cuarenta años dedicándome al estudio del discurso dialectal siempre en contacto con los hablantes, en la primavera de 2014 la Universidad Autónoma de Madrid me eligió como vocal de un tribunal de una tesis doctoral que trataba sobre la cortesía lingüística analizada en un vendedor de zapatos en una ciudad de Sudamérica.

  • Me leí la tesis línea a línea. Una introducción muy actualizada sobre el concepto de discurso y texto. Vamos, que me puse al día bibliográfico de los caminos que había tomado el análisis de la comunicación y del discurso desde 1970 a ese año de 2014.
  • Con motivo de mi docencia se me asignó en el Plan de Organización Docente de 2016 la carga docente de Lexicografía, español de América, Variación lingüística y Análisis del discurso.
  • Tras un alejamiento de mi puesto de trabajo por incapacidad laboral transitoria ha sido un favor de los dioses el que se me haya asignado la impartición de tres materias en el segundo cuatrimestre que tienen una unidad fundamental en la transmisión del mensaje a los destinatarios. Me allané en mi alzamiento de defender mis derechos como profesor titular de univeridad que no figura con su nombre y apellidos en el Plan de Organización Docente (2018-2019) como figura mi sustituto,  y opté por cumplir las órdenes del mando.
  • La noche de fin de año y sobre todo con el nuevo año me puse manos a la obra para ponerme al día en las tres materias. Cada hora que pasaba me daba cuenta de que las tres materias tenían una conexión importante. Pedí ayuda bibliográfica al foro de la Sociedad Científica de Mérida y enseguida Martín Martínez Riqué, José Carlos Cubiles Becerra y Carlos Baena García me facilitaron ayuda bibliográfica y sobre todo tuvieron la amabilidad de responder a mis mensajes relacionados con las tres materias: discurso, comunicación y la enseñanza de español a inmigrantes.
  • Partí de la base de que discurso es todo y de que el discurso no está sujeto a su análisis gramatical, sino que está sujeto a la perspectiva más amplia de la comunicación entre dos agentes: el agente activo que es el emisor y el agente pasivo que es el recpetor y que a su vez tiene la capacidad de responder activamente a las reacciones del mensaje recibido.

He llegado a la conclusión de que la comunicación y el discurso, recordando las reflexiones de Santiago Ramón y Cajal, se observan en los tres reinos de la naturaleza.

  • Los minerales se comunican por reacciones químicas y a través del ensamblamiento crean otros elementos por maravillosas fórmulas que estudian los geólogos y químicos.
  • Los vegetales se comunican a través de procesos que se estudian en la botánica.
  • Los seres vivos que no son humanos se comunican por medios que estudia la zoología.  Los etólogos estudian la agresividad, el apareamiento, el desarrollo del comportamiento, la vida social, la impronta y otros aspectos de los animales. El mobbing con el significado de hostigamiento acabo de leer que procede del estudio del comportamiento de los pájaros y se afirma que la voz deriva del inglés to mob y proviene de «la  etología, ciencia que estudia el comportamiento de los animales, sobre todo del campo de la ornitología, donde la conducta defensiva de un grupo de pequeños pájaros consiste en el atosigamiento continuado a un enemigo más grande, con frecuencia un ave rapaz. Estos comportamientos en la naturaleza terminan frecuentemente, o bien con la huida, o con la muerte del animal acosado por varios otros» Fuente aquí.
  • El ser humano es el que teniendo la cualidad del lenguaje es el que tiene más problemas para comunicarse. Lo tiene todo para conseguir una excelente comunicación, pero por desgracia, la comunicación perfecta entre los hombres nunca se logra.

El discurso comunicativo tradicional en toda la bibliografía oficial de superación de test consta de emisor, mensaje, receptor, contexto, código, canal y como apéndice el ruido.

  • Tras la meditación de esta semana de catorce horas reales de mi discurso pedagógico en el aula he llegado a la conclusión de que el discurso y la comunicación perfecta no existen, porque en este proceso quien manda es el silencio y el ruido.
  • Cuanto más silencio hay en la transmisión de mensajes mejor es la recepción, cuanto más ruido se produce aumenta la incomunicación.
  • En la sociedad actual el discurso y la comunicación se ven empañados por el sesgo de confirmación que prácticamente hace imposible el proceso comunicativo.
  • Invertimos más tiempo en analizar las posverdades y los «torreznos» que en asimilar los mensajes verdaderos que recibimos y también en ocasiones emitimos.

AVISO TUTORIAL DEL MANDO: DISCURSO CRÍPTICO EN EL QUE EL EMISOR NO TIENE EN CUENTA LA INTELIGENCIA EMOCIONAL DEL DESTINATARIO

Ayer sábado mi cuerpo estaba cansado. Mis neuronas le dan vueltas al concepto de discurso. Me siento recuperado de la ansiedad que me ha producido el rellenar las tutorías, tras momentos iniciales de imposibilidad técnica.

El día viernes 1 de febrero, después de cenar abro el correo de mi trabajo, leo un un mensaje colectivo en el que el mando comunica que se acaba de abrir el horario de tutorías por si alguien necesita hacer un cambio. El mensaje no va dirigido a mí. Es un mensaje con ruido. Yo no necesito hacer un cambio, necesito rellenar el formulario por primera vez al reincorporarme al trabajo. Mi puesto en el formulario para los dos semestres los ocupaba mi sustituto.

Pido información de esta guisa:

«Ruego información URL de acceso para rellenar el formulario. Este fin de semana lo rellenaré si tengo acceso al sistema desde mi domicilio. Mucha gracias. Recibido y leído el viernes 1 de febrero de 2019. 21:20h».

Después de un montón de correos electrónicos con el buzón de batusi y el mando, con muchos ruidos, ayer sábado al mediodía mi ansiedad terminó al rellenar con éxito las tutorías ficticias del primer semestre, puesto que no he estado en la vanguardia laboral al incorporarme el día 26 de enero de 2019 y las tutorías reales rellenadas correctamente para el segundo semestre 2019, que es donde estoy dando MI ÚLTIMA LECCIÓN EN LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA.

  • Mi situación emocional como teórico del discurso se ha visto afectada por el ruido de tener que rellenar un formulario de tutorías que no prevee mi situación de Profesor Titular de Universidad en función de sustituto del sustituto.
  • No figuro en el Plan de Organización Docente como titular porque no se ha modificado en la preceptiva reunión de departamento y eso genera disfunción emotiva en el formulario donde los profesores de mi departamento rellenan las tutorías siempre que el mando abra con una clave el canal donde debo rellenar el formulario. La llave la tiene el mando.

A eso se añade que si no se rellenan ficticiamente las tutorías del primer semestre, que todos los profesores han rellenado en el mes de junio 2018 menos el que suscribe por estar ausente, el sistema falla con otro ruido añadido, tengo que «mentir», poniendo tutorías ficticias, para poder pasar a rellenar las del segundo semestre.

  • Mentí por orden del mando y de batusi, es decir, creé una posverdad  y el sistema imperfecto me dejó pasar a la puerta siguiente: las tutorías del segundo semestre.
  • Ahora estoy bien con el Dios de la informática y con el de los Ruidos del mando y he conseguido un falso éxtasis comunicativo con el sistema, pero no con el mando.
  • La comunicación entre el mando como emisor, el sistema informático como canal lleno de ruidos y el receptor ha estado llena de sesgo de confirmación. El emisor  manda sin advertir al receptor la naturaleza del código del sistema a través de un vademecum comprobado.
  • Mi teoría se confirma con el análisis de los correos electrónicos imperiales que emiten tanto el mando como el atento buzón de batusi. No son correos cercanos, sino imperativos.
  • Si el receptor, una vez recibido el mensaje, no hubiera emitido un mensaje limpio y claro ni el mando ni batusi hubieran cambiado de inteligencia emocional para llegar a la comunicación plena.
  • A batusi se le enterneció el corazón con su programa defectuoso y el mando se transformó en presidente de corrida de toros emitiendo avisos consecutivos  del tipo de a fecha de x, de acuerdo con la normativa vigente, donde reconoce que el registro se debía haber realizado a principios del segundo semestre como circunstancia ocasional no prevista en la normativa.
  • En vez de decir:

«Antonio, como veo que no has podido rellenar las tutorías te digo cómo lo puedes hacer… si tienes alguna dificultad de cualquier tipo ponte en contacto conmigo y te ayudo a rellenarlas».

  • Esta última fórmula pertenece a la cortesía lingüística que es fundamental para que el discurso, el texto del correo electrónico, llegue sin estridencias al destinatario. En el  Centro Virtual Cervantes se define de este modo la voz cortesía:

«En lingüística, se entiende por cortesía el conjunto de estrategias conversacionales destinadas a evitar o mitigar las tensiones que aparecen cuando el hablante se enfrenta a un conflicto creado entre sus objetivos y los del destinatario». 

Y distingue dos formas de anunciar la muerte de un hijo a una madre en el hospital:

«[Su hijo va a morirse]  (Intercambio transaccional en el que lo importante es la transmisión eficaz de la información por lo que el principio de cooperación es prioritario.)

[La intervención se presenta muy complicada debido al grave estado en el que ha ingresado su hijo. Debemos estar preparados para lo peor] (Intercambio interaccional en el que prima el mantenimiento de las relaciones sociales.)»

G. Leech (1983), recoge el portal Centro Virtual Cervantes, cita cuatro clases de categorías de intenciones: [

  1. Acciones verbales que apoyan la cortesía, como un cumplido, un agradecimiento o una felicitación.
  2. Acciones prácticamente indiferentes a la cortesía, por ejemplo, una declaración.
  3. Acciones que entran en conflicto con la cortesía, como una petición o una queja.
  4. Acciones dirigidas frontalmente contra el mantenimiento de la relación entre los interlocutores, por ejemplo, un insulto, un reproche o una burla.]

Solo la actitud del receptor ante los avisos reiterados del mando ha sido capaz de solucionar un problema de comunicación. Ante los avisos incomunicativos del mando, el receptor ha resuelto el problema de comunicación con este discurso dirigido a batusi y al mando:

«Buenas tardes, acabo de guardar correctamente mi formulario de tutorías. Agradezco la información recibida para su cumplimentación correcta. Atentamente. Si hay algún problema me pueden llamar  por teléfono para resolverlo». 9 de feb. 2019 14:46

Corroboro esta frase que no es mía «la limitada capacidad humana para procesar la información» influye en práctica habitual del sesgo de confirmación. Tanto el emisor o el receptor pueden rechazar y rechazan de hecho la investigación de un modo neutral y científico. Si batusi tiene un sistema defectuoso debe de cambiarlo y el mando no puede obligar al emisor a que rellene formularios llenos de posverdad.  Y esto nos lleva a la ética del discurso.

¿Quién es Batusi?

«BATUSI es el sistema que tiene el SICUE para canalizar la comunicación entre los usuarios y el Servicio. A través de este sistema y siempre dentro de las competencias asignadas a este servicio, se canaliza lo siguiente:

    • Gestión de las incidencias que se producen en las instalaciones hardware.
    • Gestión de incidencias del funcionamiento de las aplicaciones corporativa de la Universidad: gestión académica, gestión económica, gestión de recursos humanos, gestión de investigación y portal de servicios.
    • Gestión de incidencias del funcionamiento de las aplicaciones desarrolladas por el propio Servicio.
    • Gestión de incidencias del correo electrónico.
    • Ayuda en la instalación de Software oficial de la Universidad.
    • Gestión de incidencias relacionadas con Infraestructura: Redes y Telefonía.
    • Peticiones de realización de videoconferencias.
    • Gestión de incidencias de otros servicios de la UEx». Fuente Aquí

La falta de comunicación entre batusi, el mando y el Profesor Titular de Universidad de Extremadura la recogerá Batusi en las estadísticas correspondientes al primer trimestre del año 2019. Sería de desear que Batusi corrigiera el error de la aplicación que ha sufrido el destinatario del servicio.  Tengo esperanza de que así sea.

DISCURSO EN FORMA DE NOTA A PIE DE PÁGINA

Lo estoy elaborando, perdonen las molestias. La inteligencia emocional del receptor llega al éxtasis del discurso comunicativo gracias a la comunicación casi plena en la que una nota a piede de página escrita en 1999 por el emisor se transforma en voz  y se convierte en una nueva fuente del Nilo que aporta testimonios de un nombre que es un hombre de sesenta y ocho años que asistió a en 1968 a la Tertulia de Esperanza Segura y me comunica conocimientos nuevos sobre el poeta Manuel Pacheco. Ejemplo de Discurso de nota a pie de página.

Son las ocho de la tarde de un sábado, 9 de febrero de 2019. Suena mi móvil. Un telefóno desconocido. Le doy al dial de responder y una voz tímida y respetuosa me dice:

–No si hablo con la persona a quien deseo dirigirme. Es usted Antonio Viudas Camarasa.

–Por favor, con quien tengo el gusto de hablar.

— Con Pedro Francisco de las Heras Salas. Le suena de algo mi nombre.

— Sí soy Antonio Viudas Camrasa. La verdad es que en este momento me coge con un montón de información en mi cabeza y no caigo en quién puede ser usted. He conocido a tanta gente a lo largo de mi vida. Me podría dar alguna referencia para situar ese nombre Pedro de las Heras. Su nombre me recuerda a alguna persona de Mérida.

— Mire, usted me cita en una nota a pie de página, en la Poesía Completa (1999) de Manuel Pacheco.

— Sí recuerdo a un tal de las Heras que se escribía con Pacheco y haber leído cartas intercambiadas entre ambos.

— Mire, don Antonio, no soy de Mérida, soy de Badajoz. Fui la persona más joven que asistía a la tertulia de Esperanza Segura que frecuentaba Manuel Pacheco.

— ¿En qué año?

— Hacia 1968.

— Le llamo porque el día 17 de febrero se clausura una exposicón de unos collages míos inspirados en un libro de Manuel Pacheco. Se titula L´amor-dienda no tiene enmienda y está basada en un libro de Manuel Pacheco.

 

Pedro de las Heras
L´amor-dienda no tiene enmienda

Natural de Badajoz, nace en la calle Castillo, en las traseras del horno de pan de sus abuelos, frente a la Torre de la Atalaya. En el hostal de sus padres conoce a gran cantidad de personas, de toda procedencia, oficio, clase y condición, que pudieron influir en su carácter, al igual que los sabáticos de Esperanza Segura, entre los cuales estaba el poeta Manuel Pacheco.

Aprendió a dibujar de la mano de su padre y de su profesor,  Manuel Fernández Mejías,  en la Academia Central Politécnica y en la Escuela de Artes y Oficios Adelardo Covarsí.

Por aquello de que “ningún poeta debía escribir un solo verso hasta que no viviera intensamente la vida” (Carta a un joven poeta, Rainer Maria Rilke), marcha a Paris en el 68, abandona la Universidad, viste de “romano”, emigra a Frankfurt con un mono a rayas, trabaja en la vendimia francesa, trata de ordenar su mente en Formentera, vive, trabaja y expone en Barcelona y vuelve a sus orígenes después de un largo periplo. Posteriormente, marcha a trabajar a la capital del reino, donde reside cerca del Triangulo de las Artes,  y de las galerías del Barrio de las Letras. En 2004  expone en las salas que para tal fin tienen la Caja de Ahorros de Badajoz y la Excma. Diputación Provincial. Vuelve a su ciudad natal, donde sigue buscando sinergias entre los sentimientos y la razón: selecciona, analiza y ensambla fragmentos distintos para conformar una nueva realidad plástica, el collage, auténtico motor de cambio. Hasta la fecha ha expuesto en Mérida, Cáceres, Badajoz y en distintas localidades de la Autonomía Extremeña.

Esta exposición titulada  L’AMOR-DIENDA NO TIENE ENMIENDA trata de homenajear al rebelde con causa Manuel Pacheco, un “aperitivo” de cara al centenario de su nacimiento.  “La Poesía es el ministerio de la Libertad” decía.  El primer bloque de collages  se inspira en el libro de Pacheco VERSI-CULOS SATIRICOS.  El segundo se  centra en el HOMENAJE INTIMO A MANUEL PACHECO, que los “sabáticos” Josechu, Manuel Carlos y Pedro le regalan allá por los 70.  El tercero se llama  L’AMOUR ET LA PAIX. Y el cuarto insiste en aquello de que es mejor HACER EL AMOR Y NO LA GUERRA.

Pedro reflexiona sobre realidades plutónicas, distópicos tsunamis en bucle denunciados por  el  inclasificable poeta y recupera,  para la presente exposición en el Museo de Olivenza, la siguiente dedicatoria: “Manuel Pacheco a Pedro: estos poemas escritos en una sociedad de consumo donde NUNCA SE HA VIVIDO COMO SE MUERE AHORA.  En la verdad de la PoesíaFirmado, Manuel Pacheco,  en Badajoz a 18/10/77”.]

Estuvimos hablando durante más de setenta minutos y de pronto una nota a pie de página que yo escribí entre Mérida y Malpartida de Cáceres se ha convertido en discurso en forma de nota a pie de página.

Ese mensaje que está escrito hace veinte años se ha transformado en mensaje recibido y e interpretado por el autor al que cito. El autor se siente orgulloso de que yo le haya citado. A través de Miguel, Luis y un profesor de la Facultad de Económicas consigue mi teléfono y quiere hablar conmigo. Lo ha conseguido. Mi estado emocional de ayer era muy bajo, estaba enojado con el lenguaje tan negativo de los mensajes recibidos por parte de batusi y del mando. De pronto Pedro de las Heras Salas que firma PHS me recuerda el JHS. Le bromeó diciéndole que se ha convertido en Petrus Humanitatis Salvator que recuerda a Ihesus hominum Salvator, Jesús Salvador de Hombres. Le digo que tiene 68 años. Se asombra. Me pregunta cómo lo he adivinado. Se lo digo, pensando en la vida de Pacheco en el año 1968. Aquella nota a pie de página se refería a un nombre y ahora resulta que por realismo mágico está hablando conmigo. El emisor que fui yo ha tenido la suerte de hablar con él, porque me ha buscado por tierra mar y aire, el destinatario. Me habla de que Manuel Pacheco sigue vivo en la memoria y en la actividad de su creación artísitca. Le cuento lo que me dijo Pacheco en 1994 en la Feria del libro de Badajoz que me presentó a un amigo suyo con estas palabras:

«Te presento a Camarasa, que si ha resucitado a Luis Chamizo, ahora me quiere resucitar a mí».

Pues, Pedro, tú ahora de nuevo vas a resucitar a Pacheco del silencio al que lo han tenido los posmodernos, escritores la mayoría que lo veían como un verso ya perdido para la historia de la poesía española y universal. Hablamos de muchas más cosas.

Domingo, 10, 19h.

Pedro me llama me dice que me envía por we transfer el cartel, la sinopsis de su exposición y un vídeo que pesa mucho. La sinopsis y el cartel los he leído, el vídeo veré si soy capaz de visionarlo.

Recuerdo que su padre, me dijo, llegó a Badajoz en la posguerra, tras ser depurado. Procedía la familia de la provincia de Burgos. A su padre le tocó la guerra en Madrid, nunca le habló de la guerra. Solo sabe que se salvó de la muerte y fue castigado con el trasterramiento. Se casó con la hija del propietario de una tahona en Badajoz y en ese ambiente nació Pedro de las Heras Salas. Con muy pocos años conoció a Pacheco, que había sido soldado del Alzamiento en Oyarzún y que a pesar de ello en sus cartucheras  en vez de balas, llevaba libros.

Sin querer Pedro de las Heras me lleva a mi discurso de  la última lección de Miguel de Unamuno en Salamanca y al ambiente que he desvelado de la guerra incivil en mis investigaciones sobre Penal de Ocaña y la biografía de Arturo Barea.

El discurso en forma de nota a pie de página acaba de empezar y me reafirma todavía más en mi teoría de la memoria inteligente y desmonta el andamiaje de la memoria histórica, porque la memoria inteligente siempre es individual y la memoria no puede ser adjetivada con el adjetivo histórico, con el sema de la historia.

La memoria se caracteriza por ser individual y no puede ser objetiva como debe ser la historia.

La simbiosis de muchas memorias inteligentes expresadas en sus producciones nos dará el verdadero discurso de la guerra incivil, que nunca se podrá conseguir por leyes y decretos que se dicten a posteriori en dónde se den las pautas que deben seguir los ciudadanos para recordar la memoria de lo que les sucedió a cada uno de los vivieron el discurso subjetivo de la guerra incivil.

De Manuel Pacheco recibí su memoria inteligente de su visión de lo que sucedía en el teatro Ayala y lo veía desde la ventana del hospicio de Badajoz donde él estaba internado sustituidas sus monjitas por instructores alemanes a los pocos días. La memoria inteligente hizo escribir aquel poema inolvidable Pasaban fusilados  y no pasaba nada… escrito muchos años depués.

¡Quién me iba a decir que una nota a pie de página iba a avivar en mí la memoria inteligente de la guerra incivil que me contó Manuel Pacheco verbalmente en diez años de amistad, desde 1988, en que nos conocimos personalmente hasta un marzo de 1998, en el que despedí sus cenizas en el embarcadero del Guadiana en Badajoz y que ya han llegado veinte años después a los Mares del Sur.

En veinticuatro horas, Pedro de las Heras Salas, PHS, ha vuelto a renacer mi discurso y mi discurso inteligente se ha convertido en Discurso en forma de nota a pie de página.

 

 

Start typing and press Enter to search