en MEMORIA INTELIGENTE, PROFESOR TITULAR DE UNIVERSIDAD EN FUNCIÓN DE SUSTITUTO DEL SUSTITUTO, SENDERISMO DE HOSPITAL, Uncategorized

20190212

Papeles / Escritorio. Texto en construcción

20190212 Mi análisis del discurso triunfa en una reunión-constitución de las mesas electorales en la Universidad de Extremadura

 

El sentido común de Van Dijk se impone ante el sesgo de confirmación expuesto por algunos receptores y emisores de mensajes en el Discurso del mes

 

Para la clase de Análisis del discurso de martes 12 de febrero de 2019

Ayer tarde le di vueltas a mi nueva teoría de análisis del discurso. Preparé un esquema mental para explicar el estado en ebullición en que se encuentra el desarrollo de mi nueva teoría sobre el discurso y su análisis.

Pongo como frontiscipio para el desarrollo de la etiqueta Análisis del discurso lo que escribí en A Praia de Tres irmãos (Alvor, Portugal) para la clase de hoy y tengo que asimilar los que dice y lo que yo entiendo de esa cita. Van Dijk admite que pioneros del análisis del discurso han sido Halliday (1925-2018), Foucault (1926-1984), Habermas (1929-) y Bourdieu (1930-2002)

“Lo mismo es cierto para nuestra selección de «maestros». Varias personas en el ACD, sobre todo en Inglaterra y Australia, se inspiran de la lingüística funcional sistémica de Halliday, una aproximación de la que acepto los principios de base, pero de la que critico muchos aspectos teóricos. Muchos en ACD por supuesto han leído a Foucault, pero muchos también estamos de acuerdo que para hacer análisis concretos de textos Foucault no sirve. Lo mismo se aplica a la lectura y la aplicación de Habermas o de Bourdieu. Sus ideas sirven para los fundamentos del marco teórico, pero no tanto para una teoría y análisis de las estructuras discursivas. Yo en general no sigo a los grandes maestros, sino que prefiero basar mi trabajo sobre muchas lecturas en muchas disciplinas y direcciones, y también de gente joven. Nunca formé parte de una escuela, secta, aproximación.

Siempre mantengo mi independencia, también en relación con el ACD, que por cierto no es una aproximación, escuela, secta o método, sino nada más que una perspectiva y posición crítica en el análisis del discurso”. Athenea Digital – num. 1 primavera 2002- 1 El análisis crítico del discurso y elpensamiento social Teun Van Dijk y Athenea Digital Universitat Pompeu Fabra

Me identifico con las palabras de Teun «Yo en general no sigo a los grandes maestros […] Nunca formé parte de una escuela, secta, aproximación». A mí me han convencido los maestros por lo que dicen, no porque lo digan o hayan dicho ellos y mis maestros me han enseñado que la verdad de escuela, secta o aproximación no es verdad, si no está avalada con la correspondiente documentación y razonamiento. Otros recitan textos archivados de los que creen que son sus maestros y no leen las disciplinas y direcciones tan diversas para analizar un asunto científico.

Parto de la definición de DISCURSO de Van Dijk que entiende por discurso  «la emisión concreta de un texto, por un enunciador determinado, en un contexto determinado». Y escribo este monólogo que con el fin de que algún lector lo lea y lo título:

Posición crítica del lector que soy yo ante el análisis del discurso

  • Leo un texto, un discurso y tras leerlo doy el resultado de mi análisis crítico.
  • La perspectiva del análisis del discurso debe ser social, no exclusivamente con las bases gramaticales de la que está compuesto. Discurso y sociedad.
  • El uso del lenguaje por un hablante en una sincronía concreta. No abstracción gramatical de la lengua.
  • El lenguaje conversacional de un hombre en una situación concreta.
  • La estructura social condiciona el uso del lenguaje.
  • El discurso puede cambiar las estructuras sociales.
  • El discurso puede representar a las distintas partes de la sociedad.
  • Me topo con el discurso desde que me levanto hasta que me acuesto. Incluso cuando sueño sigo viviendo en estado latente de discurso de sueño, ensueños e insomios.
  • En cada momento vivo y creo un discurso distinto.
  • Pongo la radio y oigo un discurso de noticias radiofónicas, veo la televisión y la imagen y la voz me dan otro tipo de discurso.
  • Leo la prensa internacional y cada periódico se comunica con sus lectores con discurso construido de modo diferente.
  • En clase escucho a varios profesores que tienen distintos discursos. Desde el profesor más conservador al ideológicamente más avanzado los discursos son distintos. Entro en el foro de mis sociedades científicas y cada miembro de dicho foro se expresa con un discurso distinto.
  • El análisis del discurso es muy amplio y no se puede reducir a la visión restrictiva de las figuras retóricas y gramaticales de la gramática tradicional, aunque todo discurso se expresa con su propia gramática. Del mismo modo que la gramática de Cicerón es diferente a la de Salustio. Pienso en De Oratore explicado e interpretado por Eustaquio Sánchez Salor. Lo leo directamente en latín.
  • Cada individuo de la comunidad se expresa con un registro y un discurso distinto.
  • El mismo discurso es comprendido de distinto modo por los individuos de la misma sociedad. Los poderosos pueden crear y de hecho crean discursos  para que sean recibidos de un modo especial para cada grupo al que va dirigido.
  • Hay que tener en cuenta la sociología y la psicología del discurso.
  • El poder genera un discurso con el que pretende dominar a los grupos sociales.
  • El ciudadano inteligente se defiende del discurso impositivo del poder a través de su capacidad crítica.
  • En este mundo de posverdades, el poder ha perdido credibilidad y ha creado en el individuo una capacidad crítica muy importante.
  • El poder se queda solo y se encuentra ya sin receptores de sus mensajes. Es más al dominar los medios importantes, el pueblo crea su propio contrapoder y se manifiesta a través de otro tipo de discurso.
  • Frente a la nota de prensa de los comunicados oficiales de los grandes medios los grupos sociales utilizan la crítica a través de imágenes que desbancan el poder mensaje del poderoso.
  • A los chistes contra el poder de las dictaduras han sucedido y surgido en la democracia imperfecta, es decir, en la partitocracia, el poder de los iconos con creaciones individuales que se reparten a través de estructuras grupales.
  • Otro tipo de discurso reciente es el discurso usado por los activistas y fanáticos de algunos grupos sociales minoritarios que pretenden imponer sus presupuestos ideológicos y ganar parcelas de poder y transformarse en dominantes nuevas castas.
  • Hemos vivido y estamos viviendo todos los días en los telediarios los cinco o seis monotemas:
    • El primero el gran discurso que ocupa el tiempo.
    • El segundo los desastres geográficos como terremotos y lluvias torrenciales.
    • Y al final los discursos aburridos de la diferente partitocracia que domina los medios de comunicación.
    • Al postre los movimientos minotirarios que pretenden ser mayoritarios: el lenguaje inclusivo, los asuntos racistas, el femenismo y los movimientos minoritarios relacionados con el sexismo.
    • Y EL CASO, periódico franquista resucitado y convertido en regodeo de sucesos macabros televisivos acaecidos en la presente hora de la partitocracia.

Después de la clase, en mi tutoría boloñesa, abro el correo guasap e Inmaculada, una psicóloga me acusa recibo de

[21:23, 10/2/2019] Antonio:

Mira lo que he compartido: Antonio Viudas Camarasa: El destinatario de una nota a pie de página habla conmigo 20 años después. El escritor Manuel Pacheco (Olivenza 1920-Badajoz 1998) resucitado en su centenario – Dialectus @MIUI| https://dialectus.es/antonio-viudas-camarasa-el-destinatario-de-una-nota-a-pie-de-pagina-habla-conmigo-20-anos-despues-el-escritor-manuel-pacheco-olivenza-1920-badajoz-1998-resucitado-en-su-centenario/

[18:25, 11/2/2019] Inmaculada SCM:

Uff Antonio Eso sí que es romper espacio y tiempo😉

[18:29, 11/2/2019] Antonio:

Gracias, Inmaculada. Me ha aconsejado la arabista María Jesús Viguera Molins que registre mi concepción del discurso en el registro de la propiedad intelectual. ¿Qué me aconsejas?

[09:36, 12/2/2019] Inmaculada SCM:

Que lo hagas. Aunque a veces vale poco la pena, es un soporte legal para demostrar ese bien intangible. Podrías registrarlo y acompañarlo de un breve desarrollo a modo de ensayo. 🥰

[09:39, 12/2/2019] Antonio:

Será un folleto que desarrolla mi concepto de discurso

  • Mi definición de discurso y comunicación.
  • Espacio y tiempo del discurso
  • Los ejes del emisor y receptor del discurso. Eje Mágnético, del polo de Lambert y geográfico.
  • El discurso perfecto no existe, nunca es posible conseguir el éxtasis comunicativo en el discurso.
  • Los enemigos fundamentales del discurso son el RUIDO y el sesgo de confirmación.
  • El estado emocional subjetivo tanto en el emisor como en el receptor.
  • Discurso es todo o casi todo.
  • Todo adjetivo que es compatible con discurso define un tipo de discurso.
  • Discurso en el mundo mineral, vegetal y animal.
  • El discurso imperfecto del ser humano.
  • La imposible comunicación total en el discurso
  • Y alguna cosa más que ya he escrito y se me olvida.

 

Mi teoría del discurso triunfa en la praxis de la constitución de las Mesas sindicales

Tras la clase me dirijo, convocado por el gerente, a la constitución de la mesa electoral de elecciones sindicales de la que he sido designado miembro, vocal 1 suplente, el titular ha sido alcalde de Cáceres.

Voy andando, paso por delante de mi discurso del madroño (La Facultad de Letras, el madroño y yo)  al que me he referido el otro día. Estoy hablando y movileando por la acera. Pregunto a unos estudiantes ¿dónde está la Sala de Juntas? Con mucha educación me dicen que pregunte en el primer edificio y allí me encuentro a un subalterno que va hacia otro edificio, le acompaño y me acompaña. Lleva años en la Politécnica. Entro en la Sala. Todo está lleno menos el asiento que voy a ocupar yo. Me presento al señor gerente. Me saluda muy cortés. Se levanta de su asiento. Me sitúo sin saberlo entre un Pas PDI y los Sindicatos.

El Sr. Gerente informa de los asuntos que se van a tratar. Se le ve como un emisor bueno –ha pasado por la parábola de las tres puertas de la verdad, la bondad y la necesidad-  que quiere resolver este asunto rápidamente y por consenso.

Empieza la sesión.

Se leen las listas de los convocados y se constituyen las mesas, tras resolver algunos problemillas de escasísima importancia.

Veo a varios compañeros de Filosofía y Letras enfrente de mi posición y me acuerdo de que entre los convocados están dos de la vieja guardia y yo que he pertenecido siempre a la vanguardia. Ambos son eméritos. Uno de ellos se disculpa por enfermedad.

También está un alumno de los que invitaron a Tuñón de Lara y otros dos que no me acuerdo en qué posición se situaron. Han pasado más de 45 años. Soy el obrero número 13 del Colegio Universitario, contratado por primera vez el 1 de octubre de 1974. He pegado muchos tiros. Al terminar la reunión unos me reconocen, yo no me acuerdo de ellos, pero sí de los momentos vividos en el Claustro Constituyente de la Universidad de Extremadura. Recuerdan mi actividad como profesor no numerario, nos llamaban penenes. PNN. La generación guerrillera que dejo de serlo tan pronto consolidó su plaza de funcionario. Como ahora, casi todo el personal universitario está muy preocupado por  «el que hay de lo mío, y lo mío cómo va».

Solo habla el gerente y los representantes de los sindicatos, que no son PDI.

El gerente dice una cosa y un sindicalista lo contrario.

Veo que hay alguien que no perdona que una persona trabaje seis meses intensivamente y se menciona para que si cobra que venga también a ser miembro de la mesa electoral obligatoria.

Yo he ido porque me ha dicho por escrito el gerente que era obligatorio asistir y participar, si no hubiera sido obligatorio no hubiera ido.

También he ido para ver cómo era el ambiente sindical en 2019.

Recuerdo las enseñanzas de sociología del Padre Luján que nos obligó en 1967 a leernos toda la legislación laboral franquista. Se trajo kilos de libros y los repartió entre los alumnos y nos obsequió con un single de Carmen Sevilla, orgulloso el canónigo de haber nacido en el pueblo de la cantante a la que le unía un paisanaje y al mismo un respeto musical por Augusto Algueró, su esposo.

El gerente propone un calendario.

Tres sindicatos proponen otro y un cuarto sindicato otro.

Las exposiciones de siempre, ya se sabe sindicalistas, discurso muy peculiar. Es el discurso del sindicalista.

El gerente usa un discurso nuevo para ser gerente. Es conciliador.

Sin grandes discusiones se constituyen las mesas. Está dispuesto a pagar dietas a condición de no generar más gastos innecesarios. Se le ve que es economista. Contenta al sindicalista que con solidario populismo propone que sean dietas colectivas de desplazamiento. El gerente sabe que eso no lo permite el interventor.

Los derechos, como la memoria inteligente, son derechos individuales de cada uno de los votantes, no derechos colectivos, pienso. Igual que la memoria histórica no existe porque la memoria y el olvido son individuales y personales no existe la dieta colectiva no lo digo, pero ahora lo escribo y escrito está. Y me quedo tan pancho.

El gerente se le ve que tiene muy buena disposición y propone una fecha.

Un sindicalista ilustrado en legislación electoral le advierte que tiene que pasar un mes entre la proclamación de electores y la celebración de las elecciones. Si se proclaman el 20 de febrero se deben celebrar en un mes, hasta el 20 de marzo, por ejemplo.

El gerente propone una fecha posterior a ese día 20.

Un sindicalista lee la ley  que advierte en el artículo artículo correspondiente que tienen derecho a votar todos los empleados obreros operarios o como se llama hoy a los currantes que lleven un mes cobrando haberes.

De la manga sindical salen dos propuestas. Una que presenta el sindicalista que conoce la legislación que propone el 19 de marzo. Otra que presentan la trinidad de tres sindicatos que propone el 27 de marzo.

El gerente es liberal y  no muestra ningún interés en la fecha de celebración.

El sindicalista del 27 empieza a arguyir con sesgo de confirmación. El legista entendido  razona con buena fuente del Nilo.

Escucho atento. Pienso que esta es la mía y que puedo ejercer por primera vez en una reunión social mi nueva teoría sobre mi concepción del discurso.

Pido la palabra. Tras hablar dos partidarios del sesgo de confirmación, el gerente me da la palabra y digo:

 

DISCURSO DEL MES O DE LOS TREINTA DÍAS

Me presento. Soy Antonio Viudas Camarasa. Por sorteo o designación estoy aquí tras estar alejado de toda actividad pública en la Universidad de Extremadura desde hace más de veinte años.

Recuedo mi militancia sindicalista, tras lograr ser funcionario, y en la que fui el Primer Secretario General de Universidad del Sindicato al que luego me abandonó porque no defendía los derechos que debía defender.

Cargo en el que estuve tres meses y en el que se afiliaron varios candidatos que luego llegaron, alguno de ellos, a ser la máxima autoridad de esta UNIVERSIDAD.

Me dirijo con tono muy suave y les digo que he dicho discurso del mes, porque de los se trata aquí es interpretar la ley y no buscar subterfugios para obviar los treinta días y ampliar el período electoral.

Llevamos media hora escuchando las dos razones. Una me parece de acuerdo a ley y la otra quiere utilizar la ley a favor de lo que dice un sector trisindical frente a uno unisindical.

Soy profesor titular de universidad de lengua española y profesor de Análisis del discurso.

El artículo de legislación laloral que he oído en lectura al sindicalista está muy claro y  dice un mes y si se pueden respetar los plazos, aunque solo haya un contratado que lleva un mes contratado tiene que ampararle la ley.

 

Por tanto creo que intrepretar que puede pasar más de un mes, en mi modesto intender, es un uso claro en este diálogo del sego de confirmación.

 

Por tanto creo que se debe respetar la ley y creo que la propuesta que más respeta el sentido común –que es el menos común de los sentidos– y la que es más beneficiosa para todos los que estén en esas circuntancias y deseen acercarse a las urnas es la fecha del 19 de marzo, que además coincide que es San José obrero.

Otro sindicalista de la propuesta trisindical insiste en el sesgo de confirmación.

El gerente retira su propuesta y quedan dos la que cumple el requisito del mes y la que lo sobrespasa en casi una semana.

El gerente sabiamente y viendo el contexto subjetivo de  una de las  dos posturas retira su propuesta.

Salen a votación las dos propuestas.

Pido la palabra. Y aquí empieza a actuar mi teoría del discurso que quiere eliminar el ruido que he notado en el uso del sesgo de confirmación.

Al gerente le da igual una que otra fecha. A mí no me da igual, porque habituado  a tantas lecturas en las que he leído actas de casi todos los órganos de gobierno y comisiones donde con muy buenas palabras se salta la ley a la torera y si no estás de acuerdo, presenta un recurso de alzada y después vete al carísimo cntencioso adminsitrativo y para evitar gastos supefluos a mi empresa levanto el brazo, pido la voz antes de  la votación y expongo que si sale la propuesta que no guarda el mes de treinta días, es decir, del 22  al 22, salvo el voto y hago que conste en acta que la otra propuesta no se ajusta a la letra y el espíritu de la ley.

Invoco la memoria de mi amigo fallecido Marino Barbero Santos que en cierta ocasión en 1994 reconoció que yo como profesor avezado en la semántica Española y en el comentario de textos y  me respetaba porque había convivido en Salamanca con mi maestro Alonso Zamora Vicente. Marino Barbero me reconoció en el comentario de textos mi capacidad para interpretar desde el punto de vista filológico el Código Civil. Antonio, me dijo, con tus conocimientos lingüísticos estás tan preparado tanto como para interpretar el texto de ese código.

Se pasó a la votación y salió vencedora la propuesta legal

Mi teoría del nuevo concepto de discurso metamoderno se impuso a la dialéctica tomista y populista de quien quería marear la perdiz alargando sesgadamente el período electoral.

El tiempo y el espacio del discurso ha vencido ante la labia posmoderna de la propuesta trisindical.

Eliminando el ruido del sesgo de confirmación se ha impuesto el sentido común en el calendario electoral sindical de la universidad de Extremadura.

Animo a la participación a todos los electores, aunque estoy en duda si votar o abstenerme.

Dependerá del discurso que me ofrezcan los sindicatos en liza. Si defienden a todos los currantes tendrán mi voto quienes me presenten el mejor DISCURSO DEL MES que durará su tiempo y espacio cuatro años.

Saludos para todos de un anciano exsindicalista a quien le abandonó su sindicato.

 

 

Start typing and press Enter to search