en SILO DE MÉRIDA, Uncategorized

Última actualización 2018 10 30 07:01

  • Gracias querido visitante por leerme.
  • Reviso esta reflexión a medida que consigo mejores fuentes del Nilo para llegar a su conocimiento. Cuando me equivoco, tengo el derecho a rectificar como decía mi admirado Santiago Ramón y Cajal.
  • Esta entrada tiene 5056 palabras en la última revisión.
  • El tiempo de lectura depende de la velocidad lectora de cada usuario.
  • Este es un texto Paper / Escritorio en revisión permanente hasta validar la versión definitiva para la imprenta.

EL SILO DE MÉRIDA

Un despertar de la sociedad civil

Monólogos dialogados en una Sociedad Científica

Por Antonio Viudas Camarasa

Académico numerario de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes. Medalla número 20

Libro en proceso de redacción

Paper / Escritorio

20181027 Monólogo dialogado 

Hola, a todos, sigo con la recopilación de mis materiales para el libro EL SILO DE MÉRIDA. UN DESPERTAR DE LA SOCIEDAD CIVIL. Monólogos dialogados con la Sociedad Científica de Mérida

Cada día encuentro más bibliografía para debatir sobre este apasionante asunto.

La charla sobre el “Silo de Mérida” seguro que la podremos hacer bien antes de que se resuelvan los procedimientos administrativos en los que tanta vitalidad está mostrando las Sociedad Civil a través de varias asociaciones y el interés que varios ciudadanos a título personal hemos ejercido recabando información directa a la administración y otras fuentes.

Por cierto el día 25 octubre recogí en correos todos los documentos que me ha mandado la Junta de Extremadura sobre el expediente del Silo.

 

Foto gentileza de Amigos de Mérida

En una entrada pondré la cronología antes del conflicto del silo de Mérida y mi comentario en otra.

Dejo para más tarde una entrada con la cronología a partir de cuando empieza el conflicto con una subasta que queda desierta y un comprador que da una señal de compra conociendo la Sociedad Civil que días antes la Junta de Extremadura había publicado en el DOE la incoación de Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento del Silo de Mérida. Resolución que se publicó con anterioridad al depósito de la cantidad de la señal de compra de unos cincuenta mil euros, depositada por el comprador, una vez declarada desierta la subasta.

 

El alcalde de Mérida, el 24 de octubre, en entrevista en un medio televisivo,  no quiere que se declare BIC “Bien de Interés Cultura” el Silo de Mérida y descalifica la opinión de la Sociedad Civil en recientes declaraciones a Canal Extremadura llamando “GURÚS” a quien o quienes no piensen como él.

El  supraescrito no piensa como él, puesto que el 3 de enero de 2017 publicó en dialectus.es :

¿SE DECLARARÁ BIEN DE INTERÉS CULTURAL EL SILO DE MÉRIDA?

Manifesté que el silo de Mérida podría albergar un museo del ferrocarril, puesto que tiene un ramal donde se pueden exponer vagones tolva y otros instrumentos.

Se me ocurrió la idea porque meses antes había conocido la afición de Alonso Zamora Vicente a este tipo de transportes gracias a un escrito del investigador José Manuel Feito y porque al visitar  por primera vez a esta ciudad en una sala de la Biblioteca Pública Municipal vi una maqueta ferroviaria muy bien hecha por un aficionado a este tipo de coleccionismo. Los recuerdos de antaño dan ideas para hogaño a los que somos simplemente Sociedad Civil.

 

Me siento GURÚ, gurú de los buenos, no crea, señor alcalde. La Real Academia de la Lengua define su descalificación con la palabra “gurú” –a quienes proponen diferentes ideas a las que usted expone– Palabra que es un elogio para mí, que respeto todos los oficios de todas las religiones– de la que leo online una definición muy bien documentada y excelentemente redactada en el portal abierto de la institución RAE:

gurú. En el hinduismo, ‘maestro espiritual o jefe religioso’ y, en general, ‘persona a quien se reconoce como maestro o guía en un ámbito determinado’. Procedente del hindi, ha pasado a nuestra lengua a través del inglés o del francés. En español, la única forma admitida en la lengua culta es la aguda gurú, por lo que debe evitarse la forma llana guru. Su plural es gurúsgurúes ( plural, 1c), con preferencia hoy por la primera forma: «Para los gurús de la privatización, la globalización significaba la desaparición de las fronteras» (Caretas [Perú] 10.7.97)”.

En las  dos acepciones me siento identificado en la del hinduismo como cultivador maestro de las ciencias del espíritu y en la “en general” como maestro y alumno en el aprendizaje permanente de los ámbitos humanísticos.

Os anticipo que me encantaría debatir con el propio alcalde, invitado a las charlas de la Sociedad Científica de Mérida, estos asuntos. Ya le invito desde aquí. Modero y debate usted con los gurús o gurúes de la Sociedad Civil y de la Ciudadanía. Está usted invitado.

 

Foto gentileza de Amigos de Mérida

Creo que estoy informado sobre la historia e intrahistoria del Silo de Mérida, en algunos aspectos tal vez con mejores fuentes de las que usa el alcalde en su entrevista, que la encuentro llena de sesgo de confirmación y de descalificación de la sociedad civil y que termina en la contradicción de pedir a la ciudadanía un concurso de ideas.

De pena, señor alcalde, su discurso.

Sé lo difícil que es contestar a una entrevista televisa transmitida en directo y es imposible contentar a toda la posible audiencia y no caer en contradicciones cuando hay una Sociedad Civil que está despertando y que no está dispuesta a un trágala en un asunto de tanta importancia como es la conservación del edificio del Silo ante la amenaza de la especulación y la piqueta.

Foto gentileza de Amigos de Mérida

Si para pedir la incoación de BIC el Ayuntamiento no tuvo en cuenta a la ciudadanía ni al pleno, concluyo que gracias a la Sociedad Civil el señor alcalde de Mérida ha aprendido que la polis también está compuesta por los ciudadanos, que contribuyen al bienestar y el progreso  de la ciudad y de su país.

Descalificar con un elogio a quien no piensa como el alcalde porque no piensa lo que el alcalde piensa y llamarle GURÚ es una aplicación básica del “desacreditado” argumento de su propia autoridad y el argumento ad hominem.

Eso de que proponer otras ideas y acciones por parte de la Sociedad Civil es una barbaridad es harina de otro costal y me recuerda el artículo de Miguel Unamuno sobre “Los hunos y los hotros”.

Don Miguel de Unamuno que asistió al estreno de su Medea en Mérida, el año en que mi maestro, Alonso Zamora Vicente, siendo estudiante de la envidiable Facultad de Filosofía y Letras de la Segunda República,  saludó por primera vez en el Puente Romano de Mérida a tan admirado escritor y  filósofo. Lo recordamos un pequeño grupo de la Sociedad Civil el día 17 de diciembre de 2017, en cuya programación colaboboró la Biblioteca Municipal del Ayuntamiento de Mérida.

Como Gurú le oriento que podría empaparse de estos dos autores tan íntimamente relacionados con la ciudad que regenta: Zamora Vicente, porque puso a Mérida en la órbita internacional desde la Escuela de Filología Española y Unamuno y Jugo  porque hizo  célebre la ciudad del Silo de Mérida cuando Margarita Xirgu protagonizó su Medea teniendo como espectador al Presidente de la Segunda República.

El velódromo de Mérida (Siglo XXI), entre el acueducto chico medieval y el Silo de Mérida, La Catedral del Campo de Extremadura (Siglo XX). Foto ©aviudas, octubre 2018

 

 

Le digo en secreto, y sin que nadie se entere, que mi interés por conservar el silo de Mérida se incrementó con ocasión de la etapa de Mérida del itinerario artístico literario que celebramos en Mérida los día 16 y 17 de diciembre de 2016, que fue cuando me enteré que usted y su junta local habían solicitado la declaración de BIC para el Silo de Mérida, un año y meses antes, el 30 de octubre de 2015 y tres días antes de que la Secretaria General de Cultura, doña Miriam García Cabezas, firmara la resolución correspondiente del 20 de diciembre que se publicó el día 2 de enero de 2017 en el DOE.

 

Foto gentileza de Amigos de Mérida

¿Quién tiene la razón verdadera, el alcalde por ser alcalde o el ciudadano por ser ciudadano? Ninguno de los dos. Tiene la razón quien mejor exponga en este asunto las soluciones en beneficio de la comunidad de acuerdo con la legislación y teniendo en cuenta que las leyes son mutables y cambiables para quien las puede cambiar y mutar.

Los ciudadanos, la Sociedad Civil,  tienen pocos recursos para  cambiar un plan de urbanismo, los alcaldes y las corporaciones locales lo pueden cambiar siempre que tengan los votos necesarios.

Veo que la Sociedad Civil le es molesta al primer edil de Mérida. Espero que sepa oír de aquí en adelante a la sociedad civil que no opina como él y también a la ciudadanía discrepante.

Tengo la suerte de no opinar ni pensar como ha opinado el alcalde de Mérida  en este programa matinal televisivo del día 24 de octubre de 2018. La misma mañana en que este monologante dialogando presentaba

CERÁMICA POPULAR HISPANA en la Sala Rufino José Cuervo de la Real Academia de la Lengua Española.

 

Las declaraciones del alcalde de Mérida son un ejemplo muy brillante  para un profesor de “Análisis del discurso” de  cómo se usa EL SESGO DE CONFIRMACIÓN , que tiene cansada a la Sociedad Civil de un tiempo a esta parte, en un entrevista de Canal Extremadura en la matinée del día 24 de octubre de 2018.

La divergencia de Unamuno generó convergencia y adelanto cultural, la divergencia del sesgo de confirmación lo único que produce hastío y rabia intelectual en los ciudadanos que tienen la cabeza para pensar encima de los hombros.

Transcribo las palabras del alcalde a las preguntas de los locutores en

“AL PROYECTO DE LA AZUCARERA SÓLO LE FALTAN UNOS FLECOS CON LOS INVERSORES, PERO HAY BUENAS PERSPECTIVAS”

La referencia  al  índice del programa ya es un uso del sesgo de confirmación. La noticia más importante de la entrevista es la del silo de Mérida, pero el grafista ha grafeado con sesgo de confirmación la entrada.

El Silo de Mérida circa 1951 con capacidad para 10.500 toneladas. En esta foto se observa la primera fase de su construcción, que circa 1973 se ampliaría a través de un frontón en sus laterales  y otro conjunto de celdas simétrico al primitivo de 1951, superando con creces la capacidad para 21.000 toneladas. Datos en período de investigación gráfica y documental con el fin de cotejar fuentes. Es cuestión de consultar los archivos de la Administración General de Alcalá de Henares y los propios del Ministerio de Agricultura si se conservan.

 

 

Silo de Mérida con la ampliación circa 1973

Se habla del Silo en el minuto -4:24, empezando por el final,  y transcribo sin editar de acuerdo con mi transcripción tomada en diferido:

Alcalde: “En primer lugar del Silo no se puede decir cosas sin tener conocimiento de lo que se dice. Una catalogación de BIC del silo, de Bien de Interés Cultural, no nos permitiría tener ningún uso allí”.

[El alcalde desconoce la Ley de patrimonio Extremeño que dice que se pueden hacer reformas en un BIC siempre que las autorice patrimonio (Ley 2/1999, de 29 de marzo, de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura):

Artículo 31. Autorización de las intervenciones.
Cualquier intervención que pretenda realizarse en un inmueble declarado Bien de Interés Cultural habrá de ser autorizada por la Consejería de Cultura y Patrimonio, previamente a la concesión de la licencia municipal, con la salvedad que supone lo previsto en el artículo 42.2 de la presente Ley” (Ley 2/1999, de 29 de marzo, de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura).

Artículo 32. Proyectos de intervención.
1. Cualquier proyecto de intervención en un inmueble declarado Bien de Interés Cultural habrá de incorporar un informe sobre su importancia artística, histórica y/o arqueológica, la diagnosis del estado del bien, la propuesta de actuación y la descripción de la metodología a utilizar. Los proyectos serán sometidos a la autorización previa de la Consejería de Cultura y Patrimonio.
2. Los proyectos de intervención irán suscritos por técnico competente y los informes artístico, históricos y/o arqueológicos en los que se basen deberán ser emitidos por profesionales de las correspondientes disciplinas habilitados para ello.
3. Una vez concluida la intervención, la dirección facultativa realizará una memoria en la que figure, al menos, la descripción pormenorizada de la obra ejecutada y de los trabajos aplicados, así como la documentación gráfica del proceso seguido.
4. En los proyectos de intervención en inmuebles declarados Bien de Interés Cultural que estén destinados a un uso público, se tendrá en cuenta la accesibilidad a los mismos a su entorno, y se habilitarán las ayudas técnicas necesarias para facilitar la utilización de sus bienes o servicios a todas las personas, especialmente a aquellas con movilidad reducida o con cualquier limitación física o sensorial de manera permanente o transitoria. Para ello, la Consejería de Cultura y Patrimonio velará, de acuerdo con las disposiciones establecidas en la Ley 8/1997, de 18 de junio, de promoción de la accesibilidad, por su correcto cumplimiento.

Artículo 33. Criterios de intervención en inmuebles.
1. Cualquier intervención en un inmueble declarado Bien de Interés Cultural habrá de ir encaminada a su protección, conservación y mejora, de acuerdo con los siguientes criterios:
a) Se respetarán las características esenciales del inmueble, sin perjuicio de que pueda autorizarse el uso de elementos, técnicas y materiales actuales para la mejor adaptación del bien a su uso y para valorar determinados elementos o épocas.
b) Las características volumétricas y espaciales definidoras del inmueble, así como las aportaciones de las distintas épocas deberán ser respetadas. En caso de que se autorice alguna supresión, ésta quedará debidamente motivada y documentada.
c) Los intentos de reconstrucción únicamente se autorizarán en los casos en los que la existencia de suficientes elementos originales o el conocimiento documental suficiente de lo que se haya perdido lo permitan. En todo caso, tanto la documentación previa del estado original de los restos, como el tipo de reconstrucción y los materiales empleados deberá permitir la identificación de la intervención y su reversibilidad.
d) No podrán realizarse adiciones miméticas que falseen su autenticidad histórica.
e) Cuando sea indispensable para la estabilidad y el mantenimiento del inmueble, siempre que sean visibles, la adición de materiales habrá de ser reconocible.
f) Se impedirán las acciones agresivas en las intervenciones, salvo que estén motivadas técnicamente y se consideren imprescindibles.
2. En los monumentos, jardines históricos, sitios históricos, zonas arqueológicas, zonas paleontológicas y lugares de interés etnográfico no podrá instalarse publicidad, cables, antenas y todo aquello que impida o menoscabe la contemplación del bien dentro de su entorno sin la previa autorización administrativa.

Artículo 42. Conjuntos Históricos. Autorización de obras.
2. Una vez aprobado definitivamente el Plan Especial de Protección, los Ayuntamientos serán competentes para autorizar las obras que lo desarrollan, incluidas las de los entornos de los monumentos declarados individualmente, debiendo dar cuenta a la Consejería de Cultura y Patrimonio de las licencias concedidas en un plazo máximo de diez días. En todo caso, las intervenciones arqueológicas requerirán autorización de la Consejería de Cultura y Patrimonio” (Ley 2/1999, de 29 de marzo, de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura)

El alcalde desconoce el espíritu de estos cuatro artículos y parece como si hablara de oídas y los interpreta con sesgo de confirmación a su modo y manera. Palabra clave accessibilidad que fomenta la ley y el alcalde la niega].

Sigue el Alcalde:  “Nada. Hay un silo en Córdoba declarado BIC que es un almacén. No sería un museo. Uno no puede tener un museo sin accesibilidad no, para que las personas con discapacidad puedan entrar, uno no puede tener un museo sin iluminación. Es un edificio que quitando la planta séptima y la de abajo no tiene una sola ventana, ningún vano”.

[El alcalde ya da por supuesto la resolución de los arquitectos y responsables de la Consejerería de Cultura e igualdad. La Consejería está tan al día que no va a exigir que la iluminación sea con velas, sobre todo cuando sus funcionarios trabajan todo el día con la luz eléctrica encendida.  Sesgo de confirmación clarísimo]

Sigue el Alcalde: “Una declaración de Bien de Interés Cultural, de BIC, no permitiría llenar ese edificio de ventanas o de cristales para poder hacerlo manteniendo su estructura original para poder hacerlo presentable”.

[El alcalde sin ningún dato que lo demuestre habla ex cátedra. Solo ve que para que el edificio sea presentable debe podersele abrir ventanas y llenarlo de cristales. No creo que esté pensando en el silo rehabilitado como Museo Zeitz de Arte Contemporáneo de África / Heatherwick Studio en África, en Ciudad del Cabo y que ha quedado superguay como os puse la foto hace unos quince días en este foro de la sociedad civil, realizado por el equipo de arquitectos de Heatherwick Studio en Ciudad del Cabo, proyectro del año 2017, dirigidos por Thomas Heatherwick Local Project Architect Van der Merwe Miszewski Architects (VDMMA), Jacobs Parkers Architects, Rick Brown + Associates

Ver galería de fotos sorprendentes pinchando aquí  fotos tan geniales como las que ha publicado Amigos de Mérida en su facebook sobre el Silo de Mérida]

Foto gentileza de Amigos de Mérida

Sigue el Alcalde: “Por tanto hay que ser sensato y serios no, yo entiendo que hay mucha Sociedad Civil que cree que cualquier cosa se puede hacer, pero luego está la ley y la norma”.

[El alcalde se cree el rey de las ideas y advierte a la sociedad civil, que paga por sus pleitos, que hay leyes y normas. Se le olvida decir que también  la sociedad civil conoce la legislación y la cultura popular es sabia en dichos sobre la ley del embudo]

Sigue el Alcalde: “Y la propuesta que yo le he hecho al presidente de la Junta es recuperar el silo para la institución. Yo estoy dispuesto como alcalde de la ciudad que se inicien unas negociaciones con el FEGA para que el silo pase a manos de la Junta o del Ayuntamiento. No tengo problema ninguno. Y una vez que el silo esté en manos de titularidad pública, es decir, que no se venda a un tercero, poder decidir entre la ciudadanía qué se hace allí”.

 

 

 

Foto gentileza de Amigos de Mérida

[Hoy el Silo ya es de titularidad pública según consta en el registro de la propiedad de Mérida. No se entiende cómo un ayuntamiento que ha solicitado que se incoe expediente para conservar el Silo de Mérida no haya presentado recurso de reposición para impedir que pase a manos de un tercero, que es el comprador que dio la señal tras quedar las subastas desiertas. Nadie puede ir en contra de sus propios actos es lo que conoce la sociedad civil. Cuando el ayuntamiento de Mérida solicitó el Bien de Interés Cultural para el silo de Mérida sabía, por comunicación del Registro de la propiedad, que desde el 27 de enero de 2015, el Silo de Mérida tenía la inscripción provisional en primera  inscripción como obra nueva en el Registro de la propiedad de Mérida como primera y única titularidad total del 100% a favor de FEGA. Titularidad que se ha hecho definitiva –y que ostenta con fecha de 25 de enero de 2018– ,a los dos años de su inscripción el día 27 de enero de 2017, de acuerdo con el artículo 207 de la Ley Hipotecaria, al transcurrir los dos años de exposición pública e inscripción provisional.

Una conclusión clara cuando se subastó el Silo de Mérida el 23 de enero de 2017 los subasteros debían saber que estaba todavía pendiente de la inscripción definitiva de su propiedad en la titularidad del FEGA.  Faltaban siete días para el 27 de enero y no habían transcurrido los dos años fijados por el artículo 207 de la Ley Hipotecaria que la Sociedad Civil de Mérida conoce.

La verdad, señor alcalde, que escribiendo lo que estoy escribiendo me acuerdo de Miguel de Unamuno cuando recriminaba a Miguel Primo de Rivera y su gobierno o de Joaquín Costa cuando defendió el pleito de los arrendatarios de La Solana. Con una diferencia Miguel de Unamuno cobraba escribiendo en el periódico socialista Ahora y Joaquín Costa no cobró todas sus costas por defender a los colonos de La Solana en Ciudad Real por defender el derecho a sus tierra. Claro me siento más con el espíritu que defendieron los dos, sin necesidad de cobrar por lo que escribo. Con los dos coincido en la defensa de los derechos que tiene la Sociedad Civil a expresar libremente sus ideas, con una ventaja que desde 1978 la Constitución Española que voté proclama el derecho a la libertad de expresión].

 

 

 

Foto gentileza de Amigos de Mérida

 

Sigue el Alcalde: “Puede ser un edificio administrativo. Puede ser un edificio cultural y social. Lo que no puede ser , que es un auténtica barbaridad, es un segundo museo nacional de arte romano, como propone alguien y no se le cae la cara de vergüenza y “ahí vamos a llevar mosaicos del museo de arte nacional.¿Mire usted disgregar el museo de arte romano?”

Entrevistador Canal Extremadura TV: “¿Quién ha propuesto esto?”

Sigue el Alcalde: “Lo ha propuesto alguna asociación, algún colectivo. No sé quién lo ha propuesto eso, no recuerdo, lo he leído en los medios de comunicación.

Entrevistador Canal Extremadura TV: “creo que amigos de Mérida”.

Sigue el Alcalde:  “Pero eso se hace desde el desconocimiento. Decir que lo que quiere llevar una segunda fase del museo al silo es una auténtica barbaridad. Es un despropósito y es sacar de contexto, lo que necesita una ciudad hacia el futuro. Y por tanto qué es lo que necesita Mérida. Necesita que la titularidad sea pública. Y necesita un concurso de ideas que nos permitan definir un uso que mantenga su estructura que genere economía o que genere un actividad administrativa. Muy sencillo, no, no es tan difícil. Lo que necesita son menos gurús y más personas con capacidad de ver hacia dónde avanza el futuro de la ciudad”.

[Señor alcalde, la propuesta de ese gurú de que se utilice como museo no es una barbaridad ni un despropósito ni se saca del contexto en que está enclavado el silo de Mérida. Muy de acuerdo en su afirmación de que Mérida tiene que ser una ciudad que mire al futuro. Que sea de titularidad pública es una genial  idea que comparto con usted. Respecto al futuro del edificio le brindo  que se mejore entre todos, no sólo el ayuntamiento, sino con participación de la Sociedad Civil y alabo eso de que admita “un concurso de ideas”, pero no comparto con que sólo se mantenga su estructura, porque eso ya presupone que el proyecto que presenten los ciudadanos o los arquitectos que puedan  y quieran concurrir al concurso público de ideas ya está condicionado por la idea preconcebida que usted tiene del futuro del Silo de Mérida.

 

Foto gentileza de Amigos de Mérida

Hay muchas maneras de generar economía y actividad administrativa sin necesidad de abrir sólo ventanas y vanos y contar con la necesaria accesibilidad, idea que le aplaudo. Sin pensar lo que se debe hacer para acertar es muy sencillo lo que usted dice, pero para conseguir un edificio como el conseguido por los arquitectos del Museo de Ciudad del Cabo se necesita el concurso de especialistas en este asunto tan complejo. Y se necesitan gurús en el buen sentido de la palabra, personas que gocen con el cultivo de las ciencias del espíritu y dominen las artes necesarias para conservar un edificio muy singular del patrimonio agroindustrial de Extremadura, que ha sido calificado por los especialistas como hermosa catedral del campo extemeño. Hasta hubo un arzobispo que hizo gestiones para consagrarlo como catedral del arzobispado Badajoz-Mérida.

 

 

 

El Silo de Mérida es una auténtica catedral de la Sociedad Civil de Mérida, la Sociedad Campesina, que en altar laico entregaba el trigo que convertido en harina alimentó a mi generación y a otras anteriores desde 1951 que recibió los cereales de la comarca hasta que por integración de España en la Unión Europea se liberalizaron los precios de ese oro rubio, fruto del sudor de nuestros campusinos, que tan brillantemente cantó el poeta Luis Chamizo en El miajón de los castúos en 1921. Señor alcalde tome esta reflexión de este humilde gurú como una insignificante contribución al concurso de ideas que la ciudadanía y la sociedad civil ofrecerá gratuitamente siempre que tenga la bondad de escucharlas y examinarlas con el mismo cariño con el que yo se las ofrezco.

 

[27/10 2:30 PM] Antonio: *CRONOLOGÍA DEL SILO DE MÉRIDA DE 1937-2015

1937

Agosto, 3. Creación del Servicio Nacional del Trigo

1944

Creación de la Red Nacional de Silos (BOE, 5 de julio de 1944)

1946

Julio, 3. “El ministro y el comisario general fueron informados sobre el estado actual de las obras de los silos de Córdoba, Mérida y Alcalá de Henares”. Diario de Burgos, pág. 4

1950

Se termina la construcción del silo de Mérida

1951

Junio, 6. Franco inaugura el silo de Córdoba y se ponen en funcionamiento los silos recién construidos de Mérida, Córdoba y Alcalá de Henales. Se observa en la foto de 1951 que el silo de Mérida no tiene construida ni la segunda ampliación ni la nave almacén hacia el Este.

1969

El silo de Mérida, integrado en el Servicio Nacional de Cereales.

1973

El silo de Mérida, integrado en el Servicio Nacional de Productos Agrarios (SENPA). El silo de Mérida a través de un frontón se duplica en superficie y capacidad y se le añade la nave almacén en el Este.

1983

Se promulga la Ley para la Liberalización del Comercio del Trigo

1983

La Política Agraria Común Europea (PAC) exige que se mantengan algunos silos en España para regular el mercado. Se mantiene el Silo de Mérida

1983

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) conserva el silo de Mérida.

2014

El Fega inicia los trámites para la venta de silos en pública subasta para recaudar fondos siguiendo la política económica Montoro.

2014

Noviembre, 5. El FEGA para poder venderlo solicita la inscripción en el registro de la propiedad de Mérida de las propiedades que figuran en la referencia catastral.

2015

Enero, 27. El registro de la propiedad de Mérida inscribe como alta primera la finca número 1006708  (Tomo 274, Libro 1315196,  con referencia catastral 11212008QD3111S0001MI)  con de pleno dominio, por título de inmatriculación administrativa, haciendo referencia a lo construido en 1950, con planta de construcción de 2.464,31m2 y superficie construida total: 6.462,03m2: “Sobre la parcela señalada se construyeron, en el año 1950, un silo para almacenamiento de cereal con nave adosada, un edificio para despacho de báscula, uno para oficinas, uno para albergador el transformador, un edificio de vivienda y otro para aseos”.

Continuará esta cronología con este título aproximado de CRONOLOGÍA DEL SILO DE MÉRIDA DESDE 2015 HASTA QUE SE CONSIGA QUE SE DECLARE BIEN DE INTERÉS CULTURAL

[27/10 2:31 PM] Antonio:

EL SILO DE MÉRIDA PASA DESAPERCIBIDO PARA LA SOCIEDAD CIVIL Y LOS RESPONSABLES POLÍTICOS HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE DE 2015. COMENTARIO A UNA CRONOLOGÍA IMPERFECTA

en la que el ayuntamiento de Mérida solicita al Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura la declaración de bien de interés cultural a petición de los tres cronistas de Mérida,

 

JOSÉ LUIS MOSQUERA

José Luis Mosquera ha sido el investigador que más atento ha estado al valor de esta obra arquitectónica como muestra del patrimonio agroindustrial, que el ministro de cultura quiere poner en protección en la anunciada ley de protección del patrimonio industrial de España.

HE OÍDO MUCHAS INEXACTITUDES EN ESTA ÚLTIMA SEMANA EN LAS DECLARACIONES

Tras dedicar algunas horas a recoger materiales y ante las inexactitudes que he oído y leído en los medios informativos comparto con vosotros una cronología histórica hasta que el FEGA decide para desprenderse por subasta pública de su propiedad.

Todo va bien y sigue su curso hasta que en el 27 de julio de 2018 la Junta de Extremadura a través de la Consejera de Cultura e Igualdad, inexplicablemente revoca la incoación del Silo de Mérida como Bien de Interés Cultural con una resolución incomprensible.

A partir del mes de septiembre 2018  el asunto del silo capta la atención de la sociedad civil de Mérida y

Hoy, 27 de octubre he conseguido confeccionar para vuestro conocimiento una cronología objetiva, si falta algo es porque lo desconozco, que abarca desde 1937 a 2015.

En otra entrega recopilaré la información que sea capaz de allegar.

Durante los años 2015, 2016 y 2017 la información es aséptica.

A partir del 27 de agosto de 2018, la información empieza a teñirse del sesgo de confirmación.

Primero la Sociedad Civil alerta a la comunidad de los peligros de la piqueta para el silo de Mérida.

Se denuncia la incoherencia de la propia Junta de Extremadura de ir en contra de sus propios actos y no seguir con el expediente de tal forma que lo aprobara o lo desestimara.

Ahora parece que la resolución de revocación puede ser nula de pleno derecho.

Incomprensiblemente lo revoca y este hecho ha generado un proceso administrativo muy complicado que no sabemos cómo terminará.

Por otro lado, el peticionario, que es el Ayuntamiento de Mérida renuncia a defender lo que debía defender empezando usar en los medios el habitual sistema del sesgo de confirmación.

Adenex y la Asociación Amigos de Mérida han presentado recurso de reposición y otros hemos pedido la información necesaria del expediente.

Ahora que tengo algo más de información la comparto con vosotros, pero no tengo toda la información suficiente.

Desconozco la política del FEGA y desconozco la política de nuestros gobernantes.

Me limito ya como algo informado, en período informativo en recopilar materiales y ponerlos a vuestra disposición para que tengáis un elemento más para tener criterio, los que estáis interesados en salvar nuestro patrimonio cultural histórico.

He observado algunas incoherencias en la descripción que encuentro en las diferentes fuentes del edificio. Creo que se debe volver a medir el silo con cinta métrica experta.

Si primero se construye la primera parte del edificio y después hacia 1973 se amplía al doble, creo que si en 1951 tenía una capacidad de 10.500 toneladas en 1973 la capacidad del silo tenía que ser al menos de 21.000 toneladas. La nave almacén se edifica en 1973 y en las fotografías de 1951 no aparece lógicamente.

En el dibujo de Pablo de la Riestra el racionalismo introducido en España por Fernando García Mercadal con su obra el Rincón de Goya se completa con tintes clásicos por medio un frontón central que alberga tres celdas y une las ocho primitivas celdas verticales inauguradas en 1951 con las ocho de nueva construcción añadidas circa 1973.

Rincón de Goya. obra de Fernando García Mercadal. Zaragoza. 1926

 

 

 

 

 

El racionalismo arquitectónico del primer proyecto se ve mejorado estéticamente con la construcción de la nueva obra. El parecido al Rincón de Goya es evidente. De este este modo primitivo Silo de Mérida de 10.500 toneladas. Cada celda debe tener una capacidad aproximada de 1.312,5 toneladas. La capacidad actual del Silo de Mérida debe de ser de 24.937,5 toneladas que podrían albergar las diecinueve celdas rectangulares.

 

 

 

Start typing and press Enter to search