en Uncategorized

20190120

Por fin he tenido tiempo de hacer una primera lectura del ensayo

LOS LIBROS DE TEXTO escrito por Miguel de Unamuno, profesor de la universidad de Salamanca, publicado en Revista política y parlamentaria, Año II, Número 9, Madrid, 15 de marzo 1900, págs. 2-3

Tiene una actualidad rabiosa.

Si se cambia el título de LOS LIBROS DE TEXTO por LAS FICHAS DOCENTES tiene valor para lo que pasa hoy en todo tipo de enseñanza en todas las latitudes.

La ciencia no está en el libro de texto obligatorio ni en las fichas o guías docentes sino en el maestro que las explica.

Por desgracia profesores hay muchos maestros muy pocos.

Genial esta línea

«Vida más que lógica, fe más que dogma, espíritu más que idea».

Sobran en el mundo actual los logicistas, los dogmáticos y los ideólogos. Faltan filósofos, teólogos y maestros.

Maestro para Unamuno es quien comunica entusiasmo por el saber e inquirir sobre todo, no el libro de texto o la ficha docente que vierte cachos de libros o links y remata la visión del maestro en otra línea:

«maestro es un hombre vivo, no una biblioteca andante».

Me encanta el haber estudiado para ser maestro y no tener libro de texto propio y no recomendar ningún libro de texto de los profesores y catedráticos que han ejercido o ejercen el IUS UTENDI ET ABUTENDI imponiendo su ideario a través de libros de texto o fichas guías docendi et abutendi.

Lo que el Marqués de Villaviciosa no consiguió al proponer el libro de texto único lo ha conseguido el ideólogo del Plan Bolonia con la obligatoriedad de la FICHA DOCENTE.

En mi misión de profesor titular en función de… me veo obligado a seguir lo impuesto por el sistema.

Pero intentaré ser unamuniano y escribir en libro verbal mi nueva experiencia docente y evitar que otros libros ideocráticos y fichas impuestas me deformen a mí y a mis discípulos.

Start typing and press Enter to search