en SILO DE MÉRIDA, Uncategorized

2018 09 26  8:14 Antonio Viudas Camarasa, ciudadano extremaño, académico numerario de la Real Academia de Extremadura, desde el 3 de diciembre de 1989. Investigador full time. Senderismo de hospital. Libro en proceso de redacción. De venta en librerías a partir de diciembre de 2018.

José Luis Mosquera Müller: El Silo de Mérida, identidad subastada en almoneda. La liquidez del Estado no se salda subastando identidades de Extremadura

Fichas de un investigador confeccionadas para futura publicación del artículo «Subastando identidades» (El silo de Mérida), muy valioso y documentado, escrito por José Luis Mosquera Müller, cronista oficial del Ayuntamiento de Mérida,  al que la administración del Estado y autonómica han hecho oídos sordos.

Materiales para una historia negra de la conservación del patrimonio histórico de Extremadura. El ayuntamiento de Mérida tiene que defender con uñas y dientes la identidad histórica de la ciudad que rige y no permitir que la piqueta pueda derribar este Bien de Interés Cultural, que tiene los mismos méritos que han defendido para edificios agrícolas idénticos las ciudades de Córdoba y Alcalá de Henares. «Nos jugamos el futuro cultural de Extremadura. O somos innovadores o pesebristas. Lo último jamás…»

Por la transcripción Antonio Viudas Camarasa, Senderismo de hospital. Reposo domiciliario hasta conseguir superar la fase de incapacidad transitoria. 26 de septiembre de 2018, 8:08 horas.

 

 

SUBASTANDO IDENTIDADES (EL SILO DE MÉRIDA) hoy.es 

JOSÉ LUIS MOSQUERA MÜLLER CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE MÉRIDA 16 diciembre 201600:23

Históricamente las subastas públicas han producido perjuicios al Patrimonio Histórico y Natural español: 

«Uno de los desastres que más y mayores perjuicios ocasionó, tanto en el tiempo como en el espacio, al Patrimonio Histórico y Natural español y, por añadidura, al extremeño, fueron las subastas públicas alentadas por los gobiernos liberales decimonónicos de bienes de la Iglesia, las Órdenes Militares, mayorazgos, señoríos, de los ayuntamientos y del propio Estado» [Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

Las subastas históricas produjeron más daños que beneficios:

«Toda esa venta a saldo de una parte de la nación tuvo resultados positivos, en su mayor parte tímidos, pero las consecuencias fueron de calado: afianzar el latifundio en Extremadura; privar a las clases más humildes de los pueblos de leña, tierra cultivable y pastos; alentar la tala de miles de hectáreas de dehesas y bosques para venta de madera y roturación de las faldas de los montes; el robo de bienes muebles y la lenta ruina, por abandono, saqueo y malos usos, de decenas de monasterios, casas de encomienda, fortalezas, cenobios, molinos, lagares, bosques, dehesas y prados. Tanto es así, que el propio Estado tuvo que crear los Museos Provinciales, vano intento con el que se quería evitar la rapiña desatada».

[Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

En la España contemporánea se subastan bienes de titularidad pública que forman parte de la propia identidad histórica de las ciudades, en Mérida, el Silo de Mérida:

«La España contemporánea ha sido, por lo general, una nación de escasa liquidez pero, a pesar de ello, rumbosa («echa vino montañés, que lo paga Luis de Vargas»). Es también madre de unos caprichosos territorios periféricos con ansias de volar a costa del erario común. Su generosidad le ha llevado a subastar, vender, privatizar (pónganle el nombre que deseen) bienes de su titularidad (de todos sus ciudadanos en definitiva), desde infraestructuras vitales hasta inmuebles cuya existencia forma parte de su propia identidad histórica, como pueda ser el caso del silo de Mérida».

[Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

El Silo de Mérida, edificio señero, «descansando en la fresquera de los especuladores». «Gran aportación a la arquitectura de la primera mitad del siglo XX». «Arquitectura funcional». Innovaciones. Perfectamente conservado.

«Cierto, el silo del antiguo Servicio Nacional del Trigo, el edificio señero de esta ciudad -a falta de otros inmuebles de titularidad pública, que fueron importantes referentes urbanos del siglo XX, hoy son parcelas vírgenes descansando en la fresquera de los especuladores-, es la gran aportación de la arquitectura de la primera mitad del siglo XX a la trama urbana de Mérida. Una arquitectura funcional pero llena de innovaciones, singular -no hay otro igual- y colosal en todos sus aspectos, tanto por fuera como por dentro. Hasta el presente se ha conservado todo él íntegro, incluido su complejo y moderno (para 1949, fecha de su conclusión), entramado de máquinas e ingenios para el ensilado, ensacado, fabricación de piensos, pesaje, desinsectación, clasificación y limpieza de cereales, el laboratorio. Se me antoja este silo como esa instantánea que la arqueología de Pompeya o Herculano nos ofrece. El volcán selló con su lava un momento de la historia en la época de los Flavios.. así se encuentra el silo de Mérida, tal y como lo dejaron sus empleados cuando la Comunidad Autónoma daba sus primeros pasos».

[Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

 

El Silo de Mérida, un coloso de la agricultura agraria puede verse en «manos del mejor postor, a precio de almoneda»:

«Me causa rubor ver con qué fe defendemos, en ocasiones, aquello que nos es nuestro y más apreciado por ser antiguo. Pero edificios como el del silo de Mérida, único entre los colosos de una ingeniería agraria surgida para paliar el hambre de las guerras, puede verse abocado a ser vendido en pública subasta, al mejor postor, a precio de almoneda. Y si su antigüedad hoy parece no ser salvoconducto para evitarlo, el futuro juzgará a los emeritenses, y por añadidura a los extremeños en su conjunto, por no dejar evidencias del excepcional patrimonio inmueble agrario con el que nuestros padres superaron la peor de las guerras de España, si de entre ellas descontamos la ya lejana Guerra de la Independencia».

[Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

 

Los Silos de Alcalá de Henares y de Córdoba, hermanos del Silo de Mérida, usados para fines acordes a su conservación.

«Sus hermanos, los silos de Alcalá de Henares y de Córdoba, distintos entre sí también, hoy se usan para fines acordes a su conservación. Es más, el silo de la Ciudad de los Califas fue declarado por la Junta de Andalucía Bien de Interés Cultural».

[Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

 

El ayuntamiento de Mérida tiene que conseguir lo mismo que consiguió el ayuntamiento de Córdoba

«A principios de este año, el Ayuntamiento de Mérida elevó a la Junta de Extremadura una petición para que nuestro silo pueda gozar de la misma protección que el andaluz. Una iniciativa que honra a la corporación, además de expresar de este modo un deseo por redimir errores pasados que dieron al traste con inmuebles señeros de la ciudad del pasado siglo».

[Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

La administración no debe subastar «señas de identidad de nuestra región, de mi ciudad». Se debe conservar el Bien Cultural, nunca usarlo «para su derribo o premeditada ruina».

Que España tiene un problema de liquidez nadie lo duda. Eso no justifica, después de las desastrosas experiencias decimonónicas, que la administración subaste señas de identidad de nuestra región, de mi ciudad. Y si el hecho se consuma, que sea para darle un uso acorde a la conservación del Bien Cultural, nunca para su derribo o premeditada ruina.

[Mosquera Müller, José Luis, 2016, «Subastando identidades (El Silo de Mérida), Hoy, 16/12/] 

https://www.hoy.es/extremadura/201612/16/subastando-identidades-silo-merida-20161216001227-v.html

 

Comentario de Antonio Viudas Camarasa a «Subastando identidades (El Silo de Mérida) de José Luis Mosquera:

«José Luis Mosquera lo advirtió el 16 de eneero de 2016. Ahora la abogacía de la Junta de Extremadura favorece en su dictamen cuyo texto completo no es público que el Silo de Mérida pueda ser objeto de especulación urbanística. Luz y taquígrafos en este asunto tan curioso. Los ejecutivos tienen que defender el bien común no el de algunas oligarquías. Después de leer este artículo de Mosquera lo tengo muy claro. Leedlo y seguro que os convence. Ahora entre todos tenemos que convencer a los que ostentan el poder ejecutivo en Extremadura. Los convenceremos. Propongo que la Sociedad Científica de Mérida invite a quienes han elaborado los informes favorables y dialoguemos en sesiones públicas este asunto tan importante desde el punto de vista científico. Nos jugamos el futuro cultural de Extremadura. O somos innovadores o pesebristas. Lo último jamás…». Foro de la Sociedad Científica de Mérida, lunes, 24 de septiembre de 2018, 7:00.»

 

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad