en Alonso Zamora Vicente, Blogs, Uncategorized

2017 02 25. Antonio Viudas Camarasa

En el número 8, julio-diciembre 2016, del boletín CEMAB, del Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti de la Universidad de Alicante, nuestro condiscípulo en Alonso Zamora Vicente en el apartado “A beneficio de inventario” con el subtítulo «2016: Año de centenarios» se hace eco del centenario del nacimiento de Alonso Zamora Vicente. Dado su interés recojo aquí su impresión para que sirva como uno de los primeros testimonios de la celebración de los cien años del nacimiento de nuestro maestro en el que vimos cómo una de sus primeras discípulas en la Universidad de Salamanca corona su actividad profesional con la lectura del discurso de ingreso en la Real Academia Española el 29 de enero de 2017. Estas son las palabras que antologo para que quede constancia de la diversidad de discípulos que ha tenido don Alonso, que nos caracterizamos por habernos conocido algunos con ocasión del centenario de su natalicio:

José Carlos Rovira:

“El centenario de Alonso Zamora Vicente me llevó a dos conmemoraciones, una de la Universidad Complutense, el 18 de abril, en la que presenté el Portal de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, y otra en la Universidad Antonio de Nebrija, que organizaba junto a la Real Academia Española el 21 y 22 de septiembre, en la que la obra americanista de don Alonso me ocupó una intervención que preparé con sorpresa por cuestiones que me aparecían claras pero que no conocía en toda su intensidad: su relación y amistad con Julio Cortázar, con Borges (junto a sus distancias con este) y los trabajos
tempranos sobre ellos, siendo el primero sobre Cortázar en 1953, cuando Cortázar desde luego estaba aún lejos de ser lo que fue y escribir lo que escribió, mientras don Alonso anticipaba resultados; o el papel inaugural que tuvieron entre nosotros sus lecciones sobre César Vallejo, a quien en 1957 dedicó un primer artículo («Considerando, comprendiendo» aparecido en la Revista Universitaria de Venezuela), y la influencia que aquello pudo tener en quien fuera su lector de italiano en Salamanca, el amigo Roberto Paoli, quien estuvo con él desde 1957 durante tres años, siendo luego sin duda el máximo especialista y traductor en Italia de Vallejo.
Sobreel significadoqueparaél tenía RobertoPaoli,donAlonso fue siempre rotundo: «y no dejes de ver a quien hace veinte años y durante tres fue mi lector de italiano en Salamanca, Roberto Paoli. Es lo mejor de lo nuestro en aquellaUniversidad», me decía en una carta de octubre de 1974. No en vano, en su tiempo salmantino, Paoli se dedicó a poetas españoles e inició algunas pasiones duraderas como la poesía de Miguel de Unamuno, que tradujo y publicó en una excelente edición, o Lope de Vega, como referente que también nos lo vincula a Zamora. Fallecido Paoli en 2000 nunca pude preguntarle, aunque lo vi varias veces, sobre el papel de don Alonso en su formación hispanoamericanista y aclarar los orígenes de su pasión vallejiana, que en 1964 se concretaba ya en la primera traducción de Poesie, aparecida en Lerici de Milán con más de doscientas páginas de introducción, por lo que quedaaquí como una coincidencia más, significativa, entre un maestro y quien fuera su discípulo.
No he podido asistir sin embargo al «Itinerario Alonso Zamora Vicente» que los días 26 y 27 [11,12 y 13] de noviembre organizó Antonio Viudas Camarasa entre Malpartida y Cáceres, donde está depositada la Biblioteca de don Alonso. Fue un éxito de asistencia en participantes y público, que recordaban los orígenes geográficos de un maestro que fue en 1940 catedrático del Instituto de Mérida y realizó su primer gran trabajo lexicográfico sobre el habla de Mérida, su Tesis Doctoral defendida en 1942. En 1943 obtuvo ya don Alonso su primera cátedra universitaria en Santiago de Compostela.
Paz Battaner, académica de la lengua
Recibo la invitación de la Real Academia Española para «dar posesión de su plaza de número a la académica electa» Paz Battaner el 29 de enero próximo. Me alegra mucho, muchísimo, el reconocimiento de una lexicógrafa de importante presencia que nos vincula además a las lecciones, lamemoria y laamistad de Alonso Zamora Vicente y María Josefa Canellada, su mujer, desde fines de los 50 en Salamanca, en cuya universidad estudió.
La conocí en el Congreso dedicado a don Alonso en nuestra universidad en 2002, cuando hicimos a Zamora Vicente Doctor Honoris Causa. Recuerdo a Paz Battaner aquellos días dando una ponencia sobre las influencias de Todo un pueblo, novela del venezolano Miguel Eduardo Pardo, en el Tirano Banderas de Valle-Inclán. Fue una lección magistral que recorría a Rubén
Darío, Rufino Blanco-Fombona, Pardo y Valle con sugerencias muy firmes. Enhorabuena agradecida y tardía a la académica Paz Battaner por aquella ponencia y, sobre todo, ahora por el reconocimiento de la RAE a toda una trayectoria de quien nos devuelve siempre las lecciones de la gran Escuela de Filología Española, la que creó Menéndez Pidal y a la que perteneció don Alonso, lecciones duraderas en las que aprendimos a amar por igual la lengua y las literaturas que la expresaban”. José Carlos Rovira

Leer Texto completo en https://goo.gl/MQHvG3

Agradezco a José Carlos Rovira el que nos remitiera el texto de «Lecciones tempranas de un maestro también en literatura hispanoamericana», que fue leído por  José Diego Santos, doctor por la Universidad de Alicante, en tribunal presidido por don Alonso, cuya tesis doctoral prologó nuestro maestro, al ser acogida su lectura en dicha universidad sorteando inexplicables problemas administrativos y magistrales provocados en la Universidad de Extremadura, que no fueron del agrado del maestro indignado y que mostró su apoyo al doctorando, siendo presentada y dirigida por el doctor  Francisco Gimeno Menéndez de la Universidad de Alicante.

Posteriormente a esta lectura de tesis doctoral pudimos asistir al magno homenaje de la Universidad de Alicante a Alonso Zamora Vicente, que fue el primer lugar de encuentro de tantos discípulos dispersos por la geografía de diversos continentes. Tal vez este dislate burocrático fue causa de encuentro entre maestro y discípulos en el año 2002. Me documentaré sobre el asunto para el capítulo de mis memorias.

Programa – Dialectus 

18:00h. MESA REDONDA–DEBATE AZV–4: Alonso Zamora Vicente. Testimonios y miradas I

INTERVIENEN: 1. Antonio Vélez SánchezEscritor y ex–alcalde de Mérida. Mérida, Badajoz. 2. Antonio Viudas CamarasaDocente. Real Academia de Extremadura.  Malpartida de Cáceres, Cáceres. 3. Fernando Flores del Manzano. Docente. Educación Secundaria. Cabezuela del Jerte, Cáceres. 4. José Carlos Rovira Soler. Docente. Universidad de Alicante, Alicante. 5. Juan Rodríguez Pastor. Docente. Enseñanza Secundaria. Valdecaballeros, Badajoz. 6.Ioana Zlotescu. Investigadora y traductora de obras de expresión española al rumano. Madrid. 7. Luis Alberto Hernando Cuadrado.Docente. Universidad Complutense de Madrid, Madrid. 8. María Paz Battaner Arias.Docente. Universidad Pompeu Fabra, Barcelona.

MESA REDONDA DEBATE AZV 4 ALONSO ZAMORA VICENTE – TESTIMONIOS Y MIRADAS 1

Aquí puede verse en tercer lugar el momento de su lectura

 

Material audiovisual para el libro:
HOMENAJE DE EXTREMADURA A ALONSO ZAMORA VICENTE 2016

 

Start typing and press Enter to search