en SENDERISMO DE HOSPITAL, Uncategorized

2018 08 07 Antonio Viudas Camarasa

ANTONIO VIUDAS CAMARASA

SENDERISMO DE HOSPITAL

Santiago Ramón y Cajal y Gregorio Marañón al fondo

Libro en proceso de redacción

Venta en librerías a partir de diciembre 2018

MONÓLOGOS DIALOGADOS

 

El ojo clínico. Reflexión de un senderista de hospitalL

18 de agosto de 2018

En el cuarto día de pos-operatorio leo un artículo sobre el ojo clínico del médico Francisco Gudiol Munté (“Ojo clínico” y evidencia médica, Educación Médica versión impresa ISSN 1575-1813 Educ. méd. vol.9  supl.1  dic. 2006) y me aclara:

«En nuestra profesión, el ojo clínico puede definirse como el don que poseen algunos médicos para realizar diagnósticos rápidos y certeros».

Diagnóstico rápido y certero

Perfecto. Esto que hubiera conseguido uno de  los galenos, ausente en las tres primeras consultas, lo conseguí yo en la cuarta. Lo que un experto dotado de ojo clínico hubiera diagnosticado en un abrir y cerrar de ojos me lo han diagnosticado gracias a mis dolores del alma y físicos un conjunto de médicos descoordinados y han acertado para bien de mi vida en los quince últimos minutos de prórroga.

Siete profesionales desnortados

Siete profesionales desnortados dando palos de ciego entre un lunes y un viernes en urgencias de verano. Entre todos han tenido Ojo clínico. El cincuenta por ciento es suyo y se les reparte equitativamente.

Algunos no reciben puntuación. Los tres últimos sí. Estos en dos equipos deslabazados físicamente pero estudiando el mismo historial han tenido ojo clínico.

Pero el ojo clínico verdadero ha sido el equipo binomio que descubrió que mi bruja vesícula había ido suicidándose a sí misma para arrastrarme a mí –si no hubiera encontrado mi ojo clínico– a la esfera de Las parcas.

El otro cincuenta por ciento del ojo clínico es mío. Sin inteligencia y buen humor los médicos no hubieran encontrado ese ojo clínico que parece que, a pesar de las tecnologías, está ausente en algunos casos. Tenemos recursos humanos y máquinas, pero solo cumplen su misión cuando hay un ojo clínico. El ojo clínico de un médico o equipo de médicos que dan un diagnótico rápido y certero.

Cuarto día de pos-operatorio. Me doy el alta por mi cuenta psicológica,  aunque mis ángeles médicos no me dejan salir de mi suite compartida hasta el lunes. Me siento curado porque estoy curado. El botellón del viernes 18 agosto en la Rivera del Marco de Cáceres,  que conocí literariamente en un cuento de Diego María Crehuet (1873-1956) en la Revista de Extremadura del 1900, me recuerda que antes había algunos médicos que diagnosticaban certeramente y ascape.

El ojo clínico y la evidencia clínica

Hoy la suma equitativa de 7 galenos me han evidenciado que al menos dos han tenido ojo clínico. Ahora Gudiol dice que al tradicional ojo clínico le llaman Evidencia clínica:

“La medicina basada en la evidencia se define como la utilización consciente, explícita y juiciosa de la mejor evidencia científica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de pacientes individuales. El sentido común indica que es mejor tener ojo clínico que estar poco dotado para orientar con agilidad el diagnóstico de los pacientes”

La conclusión tercera del esclarecedor artículo de  Gudiol Munté une tradición médica con innovación:

“3) La práctica de la medicina basada en la evidencia requiere la integración de la mejor evidencia científica, la pericia clínica individual y los valores de los pacientes”

Integrar la sabiduría del médico, la experiencia personalizada y sobre todo los valores del enfermo. Es lo que decía  Platón que ejercían los médicos en los hombres libres y ricos de la polis griega. El contacto, la conversación y la persuasión verbal con el enfermo son elementos fundamentales para conseguir la curación del paciente.

No entiendo tanto cambio de etiqueta en casi todas las ciencas y menos en la medicina, en la que no soy un entendido. Estamos de nuevo ¿vendiendo vino viejo en odres nuevos? Pues creo que sí porque nos faltan médicos «con ojo clínico».

Mis médicos y yo hemos tenido ojo clínico y evidencia médica. Ayer mi doméstica de turno hospitalario me preguntó qué deseaba tomar libremente de una extensa carta zumal. Le contesté que nada, pero que me facilitara para mi futuro la guía secreta de médicos con «con ojo clínico». Se rió ella y terminaron riendo las dos: ella y Rosa.

Oración al «Ojo clínico de mi vida»

Seguí pensando… y contento porque ya me siento curado gracias al Ojo clínico. Y le rezo lo de mi Ángel de la Guarda:

Oración del Ojo clínico

«Ojo clínico de mi vida,

no me abandones

ni de noche ni de día;

aunque te cambien el nombre

serás mi hada madrina

y te llamaré siempre

por tu nombre de pila:

ojo clínico de mi vida,

no me abandones

ni de noche ni de día»

Cuarto día de una Octava con final feliz. Dietario de un enfermo en el hospital San Pedro de Alcántara (Cáceres). Del 14 al 22 de agosto al 2018.

Por la transcripción Antonio Viudas Camarasa. Senderismo de hospital. Cáceres. España. 18 de agosto 2018

 

 

Start typing and press Enter to search