en ACTUALIDAD, Barcarrota, PACHECO 2020

Actualizado 2020 11 03 15:39

Alfonso Carlos Macías Gata

en

MANUEL PACHECO

EN BARCARROTA

7/8 N 2020

Alfonso Carlos Macías Gata

 

SÁBADO 7 N 2020

JORNADA DE MAÑANA


10:00h. Recepción de asistentes

Lugar: Sala central del Parador Palacete de Santiago

10:15h. Inauguración de Manuel Pacheco en Barcarrota 7 / 8 N 2020. Homenaje a Extremadura 2ª edición

Palabras de bienvenida de Alfonso Carlos Macías Gata, alcalde-presidente del Ayuntamiento de Barcarrota y de los coordinadores de las jornadas Juan María González Antúnez y Antonio Viudas Camarasa

Lugar: Parador Palacete de Santiago. Calle Badajoz, 31, 06160 BARCARROTA, Badajoz). 38°30’54.6″N 6°51’01.6″W

 

 

MANUEL PACHECO CONEJO, HIJO DE MADRE BARCARROTEÑA

MANUEL PACHECO EN BACARCARROTA 7/8N 2020. Homenaje a Extremadura 2ª ED. es un reto inmenso debido a la situación pandémica COVID-19 que estamos combatiendo con prudencia y civismo. Vamos a honrar a uno de los mejores poetas de Extremadura del siglo XX: Manuel Pacheco Conejo, de madre barcarroteña, circunstancia de la que me siento orgulloso como alcalde de este municipio.

El poeta oliventino fue un autodidacto que siempre escribió a su modo. Leyendo su biografía y autobiografía no olvido que tuvo una creatividad muy propia y original que compaginó con múltiples tareas para ganarse la vida.

Se situó laboralmente por las mañanas cuadrando cuentas de estricta contabilidad militar como funcionario civil del Gobierno Militar de Badajoz. Sirvió libros por las tardes a los niños y jóvenes pacenses en la Biblioteca Bartolomé José Gallardo, dirigida por Tomás Gómez Infante. Pacheco fue pluriempleado de posguerra para llegar a fin de mes con un sueldo de subsistencia.

Leo que fue un poeta inédito durante muchos años. El crítico y escritor Arturo Gazul lo dio a conocer en las páginas del periódico HOY. Ausencia de mis manos (1949), su primer libro se lo dedicó a su madre. Conoció a Luis Álvarez Lencero, tres años más joven que él y ambos triunfando con sus libros publicados desde la década de los cincuenta hasta el final de sus vidas. Desde Badajoz se pusieron en contacto con Jesús Delgado Valhondo, un maestro rural, 14 años mayor que Álvarez Lencero. Perteneciendo a dos generaciones distintas durante medio siglo, los tres poetas llenaron las letras extremeñas. Han sido inmortalizados en el monumento del escultor barcarroteño Luis Martínez Giraldo, inaugurado en Badajoz en la margen izquierda del Guadiana. Manuel Pacheco compartió vinos, tertulia y cartas con otros intelectuales pertenecientes a diversas generaciones, entre otros, según leo en la edición de sus obras en prosa y en verso: Esteban Sánchez, José Díaz Ambrona, Esperanza Segura, Federico Alba Quesada, Federico García de Pruneda, Enrique Segura, Antonio Vaquero Poblador, Juan José Poblador, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti, José María Pemán, José Manuel Blecua, José María Argilés, Juan Antonio Espinosa, Juan Ángel Iglesias, Julio Arístides, Victoriano Crémer, Sergio Darlin, Camilo José Cela, entre otros más. A casi todos los ha inmortalizado ya con un poema o con una dedicatoria.

Manuel Pacheco seleccionó sus escritos en prosa en 1955 y su obra poética hasta el momento de su muerte el 13 de marzo de 1998. Murió con las botas puestas según me ha comunicado el albacea de su espíritu Antonio Viudas Camarasa, coordinador de MANUEL PACHECO EN BARCARROTA 7/8 N ex aequo con Juan María González Antúnez, bibliotecario de municipal.

Como alcalde me siento muy orgulloso de que ambos hayan conseguido un equipo de profesores, expertos, escritores, poetas… apoyados por este Ayuntamiento, que dedicarán dos jornadas al UNIVERSO PACHECO, dignos del nivel que la figura del eminente escritor requiere. Es cierto que hay muchos más estudiosos y lectores del poeta, que por las circunstancias que sufrimos debido a la pandemia del COVID-19 y cuestiones financieras obvias, no podemos acogerlos a todos, pero si esto es un éxito, quién sabe, lo mismo hay ediciones futuras y cuando se trata de iniciativas culturales hay que apoyarlas hasta la saciedad, y eso es algo que desde que ejerzo mi cargo, he tenido muy claro siempre.
Quedan pues, invitados a ser parte de todo ello. No quiero despedirme sin antes invitarles a leer Canto a mi madre, que adjunto en el interior de esta publicación y que me ha mandado en Carta al alcalde de Barcarrota, Antonio Viudas Camarasa. Ya es una de mis favoritas.
Un afectuoso abrazo,

Alfonso Macías, alcalde de Barcarrota, otoño 2020



CANTO A MI MADRE
Yedras de hierro se enredan a tu rostro
con mi surco de besos,
con el barro deshecho que me dio tu cintura,
con la lira de sangre que deshojó tu vida
y tu sombra de azucena de la que soy creyente:
M a d r e.

Cuando el dolor asesina tus espejos
con un grito de estaño en tus cristales.
Cuando tu flor amarilla se deshoja de frío
y pájaros de hielo cruzan brisas de plata.
Cuando aspiro tu olor de lirio herido
y se dobla tu junco que me dio fortaleza
y mis manos no pueden contenerlo,
viven mis dedos sensación de lazos
y en mi voz de cristal vibra una espada,
una flecha con arco disparada
al azul con silencios de plomo.
Sin deshojar la altura adoro tu verdad.
Mi cuerpo de bronce se hace pulpa de niño.
Mi tristeza de hombre,
por túnel sin aurora,
cargados de leyes mis hombros de aceite,
sólo sabe tu nombre que es de pluma
y se queda en mis labios suspendido.
Sólo sabe tu nombre.
Mis rodillas se doblan
como pájaros sin alas.
Se llena mi boca de panales,
mis manos de bondad
y mi ser de inocencia…

M a d r e.

 

MANUEL PACHECO, 1949
Poesía completa (1943-1997), Editora Regional de Extremadura, 1999, I, págs. 7-8.
Edición, introducción y notas de Antonio Viudas Camarasa


Manuel Pacheco en Barcarrota 7/8 N 2020

(Homenaje a Extremadura 2a. edición)

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad