en SILO DE MÉRIDA, Uncategorized

2018 10 05 Antonio Viudas Camarasa

ANTONIO VIUDAS CAMARASA

SENDERISMO DE HOSPITAL

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL Y GREGORIO MARAÑÓN AL FONDO

Libro en proceso de redacción

Venta en librerías a partir de diciembre 2018

MONÓLOGOS DIALOGADOS

 

Tengo acceso a la documentación completa del expediente del Silo de Mérida

 

Me he levantado temprano, a las cinco y media de la mañana. He repasado y completado con los guasas de Martín el relato reflexión El Silo de Mérida, la Real Academia de Extremadura y la conservación del patrimonio agro-industrial de Extremadura.

Me tomo mi segundo desayuno a las ocho y descanso mis ojos de tanto ordenador corrigiendo los capitulillos de mi Senderismo de Hospital.

Cuando me dispongo a bañarme el cartero llama a mi puerta. Me dejo un grifo abierto. Atiendo al cartero: «Un certificado».  «De quién». «De la Consejería de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura».

Firmo el recibí y le deseo feliz jornada al cartero de mi barrio. Dejo el sobre en asuntos pendientes. Me aseo. Abro el sobre y leo.

Primero leo un escrito firmado por la Jefe de Negociado de inventarios, declaración monumentos, adquisición y expropaciones, firmado por Reyes Picazo Bermejo:

«En contestación a su escrito con fecha registro de entrada en esta administración el pasado 26 de septiembre, en el que solicitan tener acceso al expediente de incoación para la declaración como Bien de Interés Cultural a favor del Silo de Mérida en la localidad de Mérida, procedemos a enviar la Resolución del Director General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural. Mérida, 28 de septiembre de 2018». Sello en azul «JUNTA DE EXTREMADURA. CONSEJERÍA DE CULTURA E IGUALDAD. Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio cultural». Sello en violeta «Junta de Extremadura. Registro único. Salida nº 2018319010004367 28/09/2018 14:05:15»

En dos folios con el mismo de tipo de letra pequeña en el que dirigí la instancia y aprovechando al máximo los márgenes en la Resolución del Director General de Patrimonio en el apartado HECHOS se resumen mis deseos y cuatro Fundamentos de Derecho.

En el primero se afirma que «el acceso libre a la información pública se configura como un derecho de carácter general en los supuestos que la propia ley determina». En el segundo se asegura que «se ha observado  y respetado» todo lo previsto en la ley». En el tercero se especifica que «la expedición de copias puede dar lugar a las exacciones en los términos previstos en la normativa aplicable».

El cuarto fundamento de derecho lo transcribo literalmente por la importancia que tiene su conocimiento para el lector de este senderismo de hospital:

«CUARTO.- Que conforme a lo dispuesto en el artículo 4 del Decreto 218/2017, de 27 de diciembre, de 27 de diciembre, por el que se establece la estructura básica de la Consejería de Cultura e igualdad, compete a la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cutural, el impulso, integración y desarrollo de las actividades tendentes a la conservación, defensa, protección y enriquecimiento del Patrimonio cultural extremeño, teniendo en cuenta que es órgano administrativo que posee la información solicitada».

Los entendidos me dicen que en las resoluciones lo importante es el RESUELVE y el resuelve tiene un verbo positivo que es autorizar y en ese autorizar se me concede el acceso a la documentación del expediente del Silo de Mérida tanto en relación a la incoación como a la revocación del mismo por medio de dos resoluciones distantes en el tiempo:

«… esta Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural, en virtud de las competencias atribuidas por la ley,

RESUELVE

AUTORIZAR a don Antonio Viudas Camarasa, el acceso a la documentación completa del expediente que refiere dentro de los diez días siguientes a la notificación de esta resolución. A efectos de lo indicado, deberá ponerse en contacto con la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural».

He llamado al teléfono del membrete. Me ha atendido muy amable una voz femenina. Me ha dado un teléfono por si no lo cogían en el traspaso de llamada. A la media hora he marcado directamente y he preguntado por Reyes. Me ha atendido un voz masculina muy amablemente. Me ha pedido mi teléfono de contacto para que me llame Reyes cuando esté disponible. A los diez minutos Reyes me ha pedido qué es lo que deseaba. Se lo he explicado y en los diez días próximos ya he concertado entrevista para ir con mi cuaderno de notas a tener acceso a toda la documentación del expediente del Silo de Mérida como no Bien de Interés Cultural por ahora.

Aunque estoy en el período de los diez días, el próximo 12 es viernes y como España todavía celebra el día de la Hispanidad, antigua denominación «Día de la Raza»,  es fiesta.

Esta fecha me recuerda las aportaciones que Carlos Baena ha dado al foro de la Sociedad Científica de Mérida sobre el histórico acto del 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca. Amenábar lo tiene difícil para contentar a todos los públicos. Esperemos que acierte y podamos visionar una película que se ajuste a los cánones de la memoria inteligente.

La resolución del director general en su segundo párrafo «Por otra parte…»  me advierte que he llegado tarde para el recurso de reposición y estoy en tiempo y forma para el contencioso administrativo:

«Por otra parte ha de dejarse constancia que los plazos para la interposición de los recursos administrativos y/o contencioso administrativo no son susceptibles de ampliación, dada la configuración prevista de los mismos en las leyes que los regular».

Observo un pequeño lapsus mecanográfico en la frase «recursos administrativos y/o contencioso administrativo». Yo que tengo tantos lapsus linguae, comprendo al mecanógrafo y entiendo que el primero se refiere al recurso de reposición.

  • En conclusión que ya no puedo presentar recurso de reposición, pero hasta el día 28 de octubre de 2018 me puedo apretar el bolsillo y contratar abogado y procurador y presentar un recurso contencioso administrativo en tiempo y forma.

La resolución firmada por Francisco Pérez Urbán me deja todavía otra vía para poder presentar un recurso de reposición (este gratis)  y otro contencioso administrativo (este de pago) [eso que la justicia es gratuita es un eslogan publicitario y eso de que todos somos iguales ante la ley se cumple a veces, dura lex y el académico leía Duralex] ante el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno de la Junta de Extremadura en esta prosa clarividente que transcribo:

«Frente a esta resolución que pone fin a la vía administrativa, podrá interponerse por el interesado, con carácter potestativo, Reclamación ante el Consejo de Transpariencia y Buen Gobierno en el plazo de UN MES, o directamente Recurso contencioso-administrativo ante la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura en el plazo de dos meses, a contar desde el día siguiente a la recepción de la notificación de esta esta resolución»

Recibida la notificación hoy 5 de octubre de 2018 los plazos terminan el 6 de noviembre y el 6 de diciembre para cada uno de los recursos de los que se habla en este último párrafo, es decir, reclamación y recurso contencioso-administrativo interpreto y no leo mal lo escrito.

En una de las últimas tesis en que estuve como miembro de tribunal que trataba sobre el español y el chino mandarín en la Universidad Complutense, uno de los miembros me dijo que la Junta de Extremadura le había encargado un curso de lenguaje administrativo. Lo dio y como es muy buen profesor ahora he gozado del limpio lenguaje administrativo de este escrito. El miembro del tribunal era el prestigioso profesor Ramón Sarmiento González autor de muchos estudios sobre este tipo de lenguaje, entre otros:

  • Sarmiento González, Ramón, y otros (2007): Manual del lenguaje administrativo del Ayuntamiento de Madrid, Madrid, Ayuntamiento de Madrid.
  • Vilches Vivancos, Fernando, y Sarmiento González, Ramón (2016):Lenguaje jurídico-administrativo. Una lengua de especialidad, Madrid, Dykinson, S.L.

El profesor Sarmiento es  docente jubilado en la Universidad Rey Juan Carlos.

Al final de la mañana he recibido Luis de Morales, un libro con tapa dura de las de lujo y textos entre otros de mis amigos Fernando Cortés Cortés, Dionisio Á. Martín Nieto, Florencio-Javier García Mogollón, Leticia Ruiz Gómez, Maite Jover de Celis, Laura Alba, María Dolores Gayo y Jaime  García-Máiquez, con las presentaciones de Miguel Ángel Gallardo Miranda y María Teresa Rodríguez Prieto.

Con tan buenas plumas en un catálogo ya estoy más tranquilo y pienso que cuando deje de cotizar a Hacienda y vulgariter dictum «casque el poleo», estoy seguro que mi vacante como académico numerario de la Real Academia de Extremadura tendrá muchos aspirantes que lucharán por ocuparla y una vez leído su discurso de ingreso seguirán mi camino de defender con uñas y dientes el patrimonio histórico cultural e industrial y redactarán informes favorables o desfavorables muy documentados y sesudos colaborando, consultivo modo, con  la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cutural de Extremadura que según me recuerda el Fundamento de CUATRO es competente en:

  •  «el impulso, integración y desarrollo de las actividades tendentes a la conservación, defensa, protección y enriquecimiento del Patrimonio cultural extremeño».

Espero que el resultado final de estos escritos termine en final feliz y sea oída la voz de esa dirección por la Consejera de Cultura e Igualdad, doña Leire Iglesias Santiago, que al parecer no ha sido escuchada y tenida en cuenta, en alguno de los recursos de reposición ya presentados por otras ciudadanías.

La dirección de patrimonio ha impulsado y realizado todo lo necesario que se cita para enriquecer el Patrimonio cultural Extremeño en su razonamiento para ser declarado el Silo de Mérida Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. En cambio la Consejera de Cultura e Igualdad en su resolución del 27 de julio de 2018 ha desestimado sus razones y ha preferido optar por el dictamen no vinculante de la abogacía de la Junta de Extremadura que aceptaba las alegaciones de la parte vendedora y compradora sin ningún tipo de protección para este edificio singular que tiene los mismos derechos a no ser pasto especulativo con la misma protección que tiene el Silo de Córdoba, compartida con la salvaguarda de facto que disfruta para no ser derribado su tercer hermano trillizo el Silo de Alcalá de Henares.

En el peor de los casos si la Consejera de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura no atiende las razones de los recursos presentados esperamos, cargados de razones,  que el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura atienda los deseos y aspiraciones fundamentadas en el sentido común, –que dicen que es el menos común de los sentidos–, de la ciudadanía y la sociedad civil razonadas en los recursos contenciosos administrativos que se presenten antes del 28 de octubre próximo. Si la Consejera revoca su revocación y acepta las razones expuestas por los reposicionistas en tiempos de crisis supondrá un ahorro estimable en pleitos y esperas judiciales para la ciudadanía y la administración.

Por la transcripción Antonio Viudas Camarasa. Senderismo de hospital. En espera de cita de pos-operatorio de la bruja vesícula, prueba ecográfica. 5 de octubre de 2018, 15:17

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad