en PACHECO 2020

20200303

Papers / Escritorio

Exposición de collages de Pedro de las Heras Salas

MANUEL PACHECO: CANTO LUEGO EXISTO

Sala de exposiciones de la Biblioteca Municipal de Cáceres

Palacio de la Isla

Del miércoles 4 al 31 de marzo de 2020

Inauguración: 4 de marzo de 2020, 19h.

 

Intervienen:

 

  • Fernanda Valdés, concejala del Excmo. Ayuntamiento de Cáceres

20200304 Fernanda Valdés sobre Manuel Pacheco Canto luego existo Cáceres

 

  • Pedro de las Heras Salas

20200304 Pedro de las Heras Salas sobre Manuel Pacheco Canto luego existo Cáceres

 

  • Florencio-Javier García Mogollón

20200304 Florencio-Javier García Mogollón sobre Manuel Pacheco Canto luego existo Cáceres

 

  • Antonio Viudas Camarasa

20200304 Antonio Viudas Camarasa sobre Manuel Pacheco Canto luego existo Cáceres

 

Ben Amor y Manuel Pacheco cantan y existen en el Palacio de la Isla de Cáceres

Prosema monólogo

Por Antonio Viudas Camarasa

Hola, Manuel Pacheco, hace tiempo que no hablo contigo. Desde que entregué a Moisés Cayetano Rosado el Prosema en forma de diálogo 2019 con Manuel Pacheco y Laurentino Agapito Agaputa en noviembre pasado te tengo desinformado de cómo estamos en aquí en la tierra.

 

Verás. Pedro de las Heras Salas me ha invitado a la inauguración, 4 de marzo de 2020, 19h. de otra Exposición de collages titulada “Canto luego existo” que es un verso tuyo que te ha pedido prestado.

 

Lo escribiste en Las noches del buzo (1994). ¿Te acuerdas la ilusión que tú y yo pusimos en la edición crítica de tu libro que fue rechazado por la comisión de expertos del Servicio de la Diputación de Badajoz?

 

La misma ilusión superada ha puesto PHS para recordarte y darte a conocer en la Sala de Exposiciones del Palacio de la Isla, que pertenece al Ayuntamiento de Cáceres.

 

Está previsto que intervenga un representante del Excmo. Ayuntamiento de Cáceres, tu amigo y discípulo Pedro y Florencio-Javier García Mogollón, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Extremadura.

 

La exposición tiene un cartel anunciador y un díptico y en este último el catedrático ha puesto unas palabras que seguro que te gustarán cuando las leas:

 

“El Collagista pacense juega a “cola, tijera y papel”. Recicla y reutiliza todo tipo de materiales para sus obras en pro de la llamada emergencia climática  y asume que el collage es un auténtico motor de cambio en el mundo de la plástica como ya adelantaron Braque, Picasso y Juan Gris a comienzos del siglo XX. Lo surrealista y lo onírico es fundamental para leer los collages de Pedro Francisco de las Heras Salas HPS”. Florencio-Javier García Mogollón, marzo de 2020

 

Ya ves, Manuel Pacheco, tus ideas sobre la naturaleza, tu ideario en favor del universo, afán de renovación mezclando lo onírico con lo surrealista. Todo lo que tú decías sigue vivo.

Te fuiste de este mundo hace 22 años, pero tu pensamiento sigue tan actual como cuando lo dejaste escrito.

 

Te adelantaste al Vaticano

El domingo pasado, 1 de marzo falleció tu admirado el revolucionario sacerdote sandinista Ernesto Cardenal, a quien le decías que siguiera luchando por su patria y sus habitantes en contra de los dictadores.

Le escribiste tu poema. El papa de tu poema lo suspendió a divinis. Él siguió fiel a sus principios y te sorprenderás: unos meses antes de morir otro Papa lo ha rehabilitado en el ministerio sacerdotal y de la poesía.

Te releo tu poema:

 

«AL POETA ARRODILLADO A LOS PIES DEL PAPA JUAN PABLO II¹¹

 A Ernesto Cardenal, poeta y Ministro de Cultura de Nicaragua

 

Pusiste de rodillas tu verdad

cristianamente revolucionaria.

El Papa fue una nube

que no llovió paz sobre tu alma.

Te querían cordero de obediencia

católica, apostólica y romana.

No salgas del redil,

defiende tu verdad,

contra todo lo que mata.

Tus rodillas gritan por tu patria.

 

  1. Publicado en El Boletín de los escritores extremeños, 1, 24 de marzo de 1984, pág. 25 y en Poesía, III, 1986, págs. 124-125. Primera versión escrita el 8 de marzo de 1983″. Reproducción de poema y la nota a pie de página publicados  en el libro de Manuel Pacheco Antipoemas para complicar la línea recta, que forma parte del grupo LIBROS DEL PENSAR. Vid. Manuel Pacheco: Poesía completa (1943-1997), II. Libros del pensar. Libros de vida. Edición, introducción y notas de Antonio Viudas Camarasa, página 151.

 

 

Pues, mira, Manuel, aquí, en el Palacio de la Isla, en esta exposición Pedro de las Heras Salas sigue defendiendo tu verdad “contra todo lo que mata”.

 

Manuel, tú no eres un verso suelto en Cáceres

Estoy buscando la continuidad en las letras extremeñas desde finales del siglo XIX hasta tu muerte en 1998 y me encuentro que tú conociste a los mejores escritores de ese período. Fue en Cáceres donde te diste a conocer en la II Asamblea de Estudios Extremeños en 1949.

En el año anterior en 1948 eras un desconocido, pero tuviste la suerte de topar con la tertulia de los martes que presidía José López Prudencio.

Tú y López Prudencio le dais continuidad a la literatura extremeña del siglo XX.

José López Prudencio –del que este año se cumplen los 150 años de su nacimiento y del que nadie se acuerda, excepto el que te escribe–, ha sido un puntal muy importante para tu reconocimiento.

Lástima que no pudo ver tu primer triunfo con Ausencia de mis manos (1949), pero tuvo la suerte de escuchar tus poemas en la voz de tu querida Isabel Benedicto. Eso me lo contaste tú directamente y después de irte me lo confirmó la propia Isabel.

Al último extremeño ilustre que descubrió José López Prudencio fue a Manuel Pacheco Conejo, o sea, a ti. Por eso le escribiste ese poema tan cariñoso “Evocación”.

Sabrás que José López Prudencio tuvo como alumno destacado a Antonio Rodríguez-Moñino y fue muy amigo de Enrique Segura Otaño, el padre de tu amiga intelectual Esperanza Segura Covarsí.

Ya sé que quien te descubrió a ti fue tu vecino de la calle De Gabriel: Manuel Ruiz González-Valero.

El martes, 2 de marzo, he recibido desde una librería de Coria del Río, por 45,50 euros, uno de los pocos ejemplares que hay en el mercado de ocasión de su libro Musa entre hierros (Poesías varias) (1946 en portada, 1945 en la página 5).

Ya me dijiste que tú empezaste a escribir con los heterónimos Aida Ben Amor y Ben Amor.

Anoté en tus obras completas que Manuel Ruiz González-Valero te había dedicado un poema en ese libro. Ahora por fin en libro de mi propiedad privada te puedo leer el poema que te dedica Manuel Ruiz González-Valero en ese libro:

 

A BEN AMOR, triste bardo, con mis votos por su futuro de poesías cantarinas.

Manuel Ruiz González-Valero

Musa entre hierros (1945-1946), pág. 139

De tramontana, luz, letal beleño;

rugir del bravo mar; grito en la noche

de un alma juvenil; ¡ingrato empeño!

 

Del amor de las Gracias se hace dueño

si al cantar de alegría hace derroche;

¡más camina cual véspero en la noche

buscando en la penumbra paz y sueño!

 

Yo quiero que a su musa soñadora

le dé paz al futuro; toda luces

e impoluta poséala en la aurora,

regalando entre risas su candor,

y en orgasmo se gesten versos dulces

cual cumple al vate joven, Ben Amor.

 

Manuel Ruiz González-Valero. Musa entre hierrros (Poesías varias), Badajoz,  Tipografía de Arqueros de A. Arqueros 1945-1946. En la tercera página una ilustración con una figura femenina y el pie “Mater ferrae”.  A Ben Amor (pág. 139)

Manuel Ruiz destacó  “tu grito en la noche de alma juvenil” y en tu poesía, que era el ministerio de la libertad y en ella encontraste tu paz en tus versos agridulces.

Cáceres te descubrió

Francisco Elías de Tejada, nacido en Madrid, hijo de José María Elías de Tejada, natural de Castuera y Encarnación Spínola Gómez, natural de Granja de Torrehermosa fue el alma de la II Asamblea de Estudios Extremeños y en ella te descubrieron a ti junto a Helénides de Salamanca, el discípulo de Unamuno, maestro de El Casar de Cáceres.

Soneto al puente de Alcántara

1949

Autores: intelectuales que asistieron a la II Asamblea de Estudios Extremeños (1949), organizada por la Diputación de Cáceres y la Revista “Alcántara”

 

Manuel Terrón Albarrán   ¡Qué rabia de granito en oleaje!
Manuel Delgado Fernández        ¡Qué murallón dentado sobre el río!
Jesús Delgado Valhondo Se incendia soledad de escalofrío,
Francisco Rodríguez Perera     asombro del abismo y del paisaje.
   
José Canal Rosado                      ¡Qué brida, sujetando el abordaje,
Antonio López Martínez                 para domar el ímpetu bravío!
Antonio Rodríguez-Moñino ¡Oh, quilla penetrante de navío,
Antonio Zoido Díaz rompiendo en amplio fleco el espumaje!
   
Fernando Bravo Bravo Todo ante ti se desdibuja y mengua.
Pedro Romero Mendoza  Quiero cantarte con sublime lengua
Juvenal de Vega y Relea tu eternidad titánica y silente.
   
Manuel Pacheco  Eres pincel de piedra que en tu monte
Conde de Canilleros  haces vivir ensueños de horizonte
José María de Cossío bajo los arcos graves de la frente. 

Fernando García Morales: “El soneto de catorce poetas”, Diario HOY, 26 de julio de 1984

 

  • Revista del Centro de Estudios Extremeños  (López Prudencio, Enrique Segura)
  • Cristal ( Eugenio Frutos y Antonio Hernández Gil)

 

Revista Alcántara publica a Pacheco:

  • Eugenio Frutos sobre Antonio Machado. Paisaje.
  • Juan Fernández Figueroa. Sobre el terrateniente.
  • Pedro Caba.
  • El estudio de Enrique Pérez Comendador.
  • Helénides. De libro Polyhymnia Sev carminum liber Nonus. De Melpomene musa / De la musa Melpómene. Ángel Rodríguez Campos.
  • Miguel Muñoz de San Pedro, conde de Canilleros.

 

Arcilla y pájaro. Publica Manuel Pacheco

  • Jacinto Berzosa
  • Juan Ángel Iglesias
  • Prudencio Rodríguez
  • Pedro María Rodríguez

Anaconda publica a Manuel Pacheco

  •  Lencero
  •  Valhondo,
  • Carlos Murciano,
  • Antoniio Leyva Fernández.

 Antología del Conde de Canilleros publica a Pacheco.



Texto del díptico

Manuel Pacheco: Canto luego existo

Por Florencio-Javier García Mogollón

Pedro de las Heras rinde homenaje en Cáceres al escritor Manuel Pacheco (Olivenza, 1920 — Badajoz, 1998) alentado por el Comité Manuel Pacheco Conejo – 2020 – 100 años de su nacimiento, coordinado por “el albacea de su espíritu”, Antonio Viudas Camarasa, con una exposición de collages titulada Manuel Pacheco: Canto luego existo.

El genial prólogo de Laurentino Agapito Agaputa, alter ego de Manuel Pacheco,  a los Versi-culos satíricos de Boncoñasis, el libreto de poemas Homenaje Intimo a Manuel Pacheco, que tres jóvenes le regalan en la tertulia de Esperanza Segura Covarsí, son la base  de la exposición L’Amor-dienda no tiene enmienda (Museo Etnográfico de Olivenza, enero 2019).

Una selección exhaustiva de collages de todas las exposiciones realizadas en Badajoz durante el año pasado, de las que podemos destacar, la citada anteriormente, la de El Corte Inglés (septiembre 2019) Manuel Pacheco, poesía eres tú (Un siglo desiglando siglas) y la antológica de la Biblioteca B. J. Gallardo (noviembre 2019) Manuel Pacheco en el espejo, más los últimos collages realizados en base a las continuas inmersiones de Pedro de las Heras en la obra del  poeta oliventino, principalmente en las ediciones de Antonio Viudas Camarasa Las Noches del Buzo (1994), Obra en prosa (1995) y Poesía completa (1999), lo lleva a proponer en el Palacio de la Isla la exposición titulada  Manuel Pacheco: Canto luego existo, ya que para nuestro poeta universal componer era lo que daba sentido a su vida.

El Collagista pacense juega a “cola, tijera y papel”. Recicla y reutiliza todo tipo de materiales para sus obras en pro de la llamada emergencia climática  y asume que el collage es un auténtico motor de cambio en el mundo de la plástica como ya adelantaron Braque, Picasso y Juan Gris a comienzos del siglo XX. Lo surrealista y lo onírico es fundamental para leer los collages de Pedro Francisco de las Heras Salas HPS.

 

Datos personales del autor y breve curriculum vitae

Pedro Francisco de las Heras Salas

Tel. 661 95 11 58 – pedro.heras.salas@gmail.com

Pedro de las Heras Salas (1951) nace en Badajoz frente a la Torre de la Atalaya, muy cerca de la Plaza Alta, concurrido centro comercial de Badajoz, capital  de la provincia.

Manuel Fernández Mejías fue su profesor de dibujo en la Academia Central Politécnica y de pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz.

La contemplación de los cuadros de la pinacoteca familiar de Esperanza Segura Covarsí. El amistoso trato de los pintores Antonio Vaquero Poblador, José María Estirado “Toto”, Antonio Galván “El Bollo”, Antonio Ángel, actualmente profesor de pintura al agua en la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz, Francisco Pedraja, Juan García Sánchez, Luis Costillo… incrementan su afición por el dibujo y la pintura, que alterna con la creación literaria.

Asume “estar dentro de la vida con sus dolores, sus alegrías, su amor, su odio, y sus muertes”  (Rilke-Pacheco) y Pedro de las Heras (PHS) después de una intensa participación en todo tipo de actos relacionados con el arte y la cultura en su ciudad, abandona los estudios de la facultad de Química de Badajoz y tras cumplir el servicio militar obligatorio inicia un variado periplo por Europa, la península y las Islas Baleares, hasta recalar en Barcelona donde monta sus primeras exposiciones.

Se empadrona en Madrid, donde tiene ocasión de frecuentar los más importantes museos de la capital y las prestigiosas galerías del “Barrio de las Letras”. En 2004 organiza dos  exposiciones en su ciudad natal, una en la Sala Antonio Vaquero Poblador y otra en la antigua sala de la Caja de Ahorros de Badajoz. Pedro de las Heras ha inaugurado en los últimos años en torno a cuarenta exposiciones en Cáceres, Mérida, Badajoz y en otras poblaciones de Extremadura.

En 2019 las exposiciones de PHS tuvieron como protagonista a Manuel Pacheco, el mejor poeta extremeño del siglo XX, al que tuvo la suerte de conocer y merecer su amistad. Pedro de las Heras  Salas ha sido el pregonero y el impulsor de los fastos que conmemorarán los cien años del nacimiento del poeta en Olivenza el 19 de diciembre de 1920.

 

    Gracias a la exposición de collages de PHS inaugurada el 2 de septiembre de 2019 “Pacheco, poesía eres tú” –sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Badajoz–  donde intervinieron, además del autor, Carlos Tristancho y Antonio Viudas Camarasa, “albacea del espíritu de Manuel Pacheco”, editor científico de Las Noches del Buzo (1994), Obra en prosa (1995) y Poesía completa (1999), miembro numerario de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, se creó a los pocos días el Comité Científico Técnico para conmemorar los cien años del nacimiento del escritor universal Manuel Pacheco, constituido por dos especialistas en su obra (Llera Ruiz, Pulido Mendoza), dos miembros del triángulo joven de los sabáticos del 70 ( Tristancho y de las Heras) y un lector de Pacheco (Vélez Saavedra).

Pedro Francisco de las Heras Salas, en Badajoz a 16/02/2020, 22:18 h.

 

 

 

Detalles del cartel anunciador de la exposición de collages de Pedro de las Heras Salas (PHS): MANUEL PACHECO: PIENSO LUEGO EXISTO. Cáceres, 4-31 de marzo de 2020. 100 años del nacimiento en Olivenza del mejor escritor del siglo XX de Extremadura y uno de los mejores de las letras hispanoamericanas del mismo siglo.

   

 

Documentación:

  • La ciudad de Cáceres honró en vida al escritor con la Calle Manuel Pacheco.
  • Pacheco tuvo relación muy temprana con la cultura de posguerra gracias a su relación con los promotores de la revistas Alcántara, Arcilla y pájaro y Anaconda.
  • Manuel Pacheco asistió  como elemento muy activo en Cáceres a la II Asamblea de Estudios Extremeños  ya muy considerado. Su presencia como joven promesa se notó ante la admiración de todos los cualificados asistentes entre los que se encontraba Helénides de Salamina sin olvidar a Antonio Rodríguez-Moñiño, que fue uno de sus defensores del valor literario de su creación artística. En la revista Alcántara publicó siempre poemas desde sus comienzos hasta que Carlos Callejo dejó de ser su director. En LOS PESEBRES DE LA VIDA, impreso en Alcántara defiende su estética frente a las corrientes desfasadas del segundo director de la revista. En su defensa salió siempre Antonio Rodríguez Moñino.

 

Fotos de la sala el día de su montaje, el 2 de marzo de 2020

 

Pedro de las Heras Salas, miembro del triángulo de luz,  tuvo la suerte de tener como maestros a Manuel Pacheco y Antonio Vaquero Poblador

                         

 

 

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad