Solo coincidí con don Alonso un día, en noviembre de 1983, en Cáceres, cuando presidió el tribunal de mi tesis. Le recuerdo como un hombre afable que, durante la comida, hizo todo lo posible, preguntándome e interesándose por mi vida, para que me sintiera cómodo.
Por eso y porque recibí su magisterio a través de su discípulo don Antonio Viudas (quien fue mi profesor y me dirigió la tesis), quiero dejar constancia aquí de mi adhesión a este “Itinerario artístico literario Alonso Zamora Vicente”, con motivo de los cien años de su nacimiento. Juan Rodríguez Pastor

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad