en Barcarrota, PACHECO 2020

2020 10 07 22:44 Última actualización.

Mecedora Habladora

MANUEL PACHECO Y EL FUERO DE BAYLÍO

 

 

 

 

 

 

Manuel Pacheco Conejo

 

 

 

 

 

 

Justo Pacheco Góme

Joaquín

Pacheco

Gómez

Emilia

Conejo

Pinilla

 

Manuel

Pacheco

Rosado

 

 

 

Lucía

Gómez

Márquez

 

 

 

Joaquín

Conejo

Díaz

 

 

 

Narcisa

Pinilla

Márquez

 

 

 


«MANUEL PACHECO Y EL FUERO DE BAYLÍO

Querido Antonio, me has olvidado durante varios días.
Por fin ayer que hizo buen sol has vuelto a tu asiento preferido.
Gracias por tu compañía y grata caraba, Antonio.

HAS RECTIFICADO

Sé que has rectificado y completado datos precisos testamentarios sobre la biografía de Manuel Pacheco.

Has vuelto a leer la nota amplia – que consiguió Pedro de las Heras del registro de la propiedad de Olivenza, gracias a la amabilidad de Juan Pedro, su Secretario—sobre la casa donde nació tu amigo Manuel Pacheco Conejo en la calle Juan Caldera –hoy, Gabriel y Galán–. Esa nota te la pasó a ti el mismo día 11 de enero de 2020,

MEDALLÓN EN LA CASA NATAL DE PACHECO EN OLIVENZA

Sé que Pedro de las Heras, el Comité Científico Técnico Cien Años del nacimiento de Manuel Pacheco 2020 y tú os habéis propuesto colocar un medallón con su efigie y una inscripción en la casa natal donde nació el escritor.

También sé, Antonio, que ya tenéis autorización verbal de los actuales propietarios doña María del Carmen Ramayo Rodríguez –con quien habló Pedro en persona, el 11 de enero de 1920 y que tú completaste la gestión en ese mismo momento por teléfono con ella– y de su esposo don Enrique Rodríguez Guerra.

Ahora, Antonio, os falta que el Ayuntamiento de Olivenza os haga caso y fije medios y fecha para el acto inaugural que le solicitaron en entrevista hace un mes Carlos Tristancho y Pedro de las Heras, en nombre del Comité Científico Técnico Pacheco 2020.

EL LEGADO-EXPOLIO DE MANUEL PACHECO A DISPOSICIÓN DE LOS INVESTIGADORES

Carlos y Pedro también le pidieron al Ayuntamiento que se invantaríe, se fiche y se ponga a disposición de los investigadores el “Expolio-Legado de Manuel Pacheco en Olivenza”.

Ya sabes Antonio, que expolio es un falso amigo en lengua portuguesa, no significa lo que en español. Expolio en portugués equivale a legado y tú amiga María Victoria Navas Sánchez-Élez y condiscípula en Alonso Zamora Vicente, que sabe mucho de la historia de Portugal lo usa mucho en sus valiosos escritos sobre la lengua y literatura portuguesas. José Antonio Llera Ruiz no ha tenido ningún problema para disponer de las cartas literarias de Manuel Pacheco dirigidas al gran poeta aragonés del siglo XX Miguel Labordeta, hermano del cantautor Juan Antonio, para que los pocos versados lo sitúen, ya que el Archivo del Autor, custodiado por la Universidad de Zaragoza le ha dado todas las facilidades del mundo. Por eso, Antonio, el Ayuntamiento de Olivenza tiene que agilarse y poner a disposición de los investigadores ese expolio-legado en territorio del Fuero de Baylío.

 

PACHECO NACIÓ EN LA FINCA URBANA NÚMERO 999 DE OLIVENZA

Pues, sí, Antonio, veo que Manuel Pacheco Conejo nació en la finca número 999 de Olivenza. Bonito número,¿ no te parece? inscrita en el Registro de la Propiedad de Olivenza por primera vez el 9 de abril de 1866, en la calle “Juan (sic) Caldera, 23, nombre antiguo de la calle hoy llamada de José María Gabriel y Galán. Se ignora el número antiguo de la casa. Pacheco no dudó en decirte que nació en la calle Juan Caldera, nunca te habló de João Caldera. Lo ha dejado escrito en un prosema en la «Obra en prosa (1995)» donde yo lo he leído.

EL ABUELO PATERNO DE PACHECO Y EL DERECHO DE BAYLÍO

En ese documento del Registro te has enterado que el abuelo paterno de tu amigo escritor, don Manuel Pacheco Rosado tuvo dos hijos: Joaquín y Justo Pacheco Gómez. Fruto de su primer matrimonio con doña Lucía Gómez Márquez. Enviudó y contrajo segundas nupcias con doña María Urballo / Urvallo Martínez.

En la «Consulta efectuada por Pedro Fco. de las Heras Salas, el Sábado día 11 de Enero de 2020 al dictado del Secretario del Registro de la Propiedad de Olivenza, Juan Pedro, con la aquiescencia del titular del mismo, D. Juan Pablo Gallardo Macías”

has leído, Antonio, que la segunda esposa de Manuel Pacheco Rosado era “campesina de esta vecindad” y que el abuelo Manuel la casa donde nació tu amigo:

“la adquirió por adjudicación al fallecimiento, de su dicha esposa [María Urballo / Urvallo Martínez], según la inscripción once: falleció dicho señor de su vecindad, el siete de Agosto de 1926”.

Sin quererlo, Antonio, gracias a este documento acabas de descubrir quiénes fueron sus abuelos paternos. El abuelo se llamaba Manuel como su nieto el escritor y la abuela María, nombre con el que bautizaron a su hermana, la que estuvo internada con él en el Hospicio de Badajoz.

Antonio, no desesperes que ya tienes los apellidos de Pacheco para que un heraldista le haga su escudo genealógico.

Sus apellidos oliventinos son Pacheco-Rosado por parte de su abuelo Manuel y Gómez- Márquez por parte de su abuela Lucía. Por tanto, Antonio, ya sabes que los abuelos paternos de Pacheco se llamaban Lucía y Manuel y te has enterado que su único tío paterno era don Justo Pacheco Gómez.

Antonio, en ese documento has verificado que su abuelo era carpintero, que enviudó y llevando al matrimonio sus dos hijos solteros (Manuel y Justo Pacheco Gómez) se casó en segundas nupcias con “una campesina de Olivenza” y fallecida ella sin descendencia heredó toda su hacienda por el Fuero de Baylío que se rige por “lo mío es tuyo y lo tuyo mío” y «por lo tuyo es mío y lo mío tuyo».

 

Existe, Antonio, un refrán-máxima que resume muy bien este derecho que se parece mucho al derecho de la vecindad aragonesa, derechos que vienen de muy antiguo y que según Joaquín Costa refuerzan la propiedad rentable de una saga:

“«–¿Qué es el Fuero de Baylío?

–Que lo mío es tuyo y lo tuyo es mío»

Es curioso, hay otro refrán complementario “Lo mío es mío y lo tuyo de los dos”. Mientras estemos casados lo mío es mío, pero si tú falleces es de los dos, es decir, también es mío. Hay que ver, Antonio, lo sabio que deben ser los que inventan los refranes. En muy pocas palabras encierran muchísimo contenido.

Antonio, si te has fijado bien en el Registro de la Propiedad se habla de “vecindad” en sentido jurídico tradicional. La palabra vecindad hace referencia a los antiguos foros medievales de España.

Querido Antonio, el Secretario del Registro le informa a Pedro de las Heras en esa documentación:

“… según la inscripción once: falleció dicho señor de su vecindad, el siete de Agosto de 1926 no dejando sucesión de su segundo matrimonio y dejando del primero con Lucía GÓMEZ MÁRQUEZ dos hijos llamados JUSTO Y JOAQUIN PACHECO GÓMEZ”.

Ya ves de nuevo te acabas de enterar que Pacheco perdió a su abuelo Manuel Pacheco Rosado un siete de agosto de 1926.

Juan Pedro le informa a Pedro de las Heras de la cuestión testamentaria del abuelo Manuel y escribe:

“El fallecimiento tuvo lugar bajo testamento que otorgó en ésta el día 9 de Julio de 1926, ante el Notario Juan Feliz Suarez-Bárcena y Gómez, que es el vigente del cesante, según certificación del acta concedida por el encargado del Registro Civil de esta el nueve de Julio último. En tal testamento inicialmente, después de manifestar ser del estado y mención dichos; nombró herederos de todos sus bienes, derechos y acciones por iguales partes a sus dos dichos hijos, el heredero JOAQUÍN PACHECO GÓMEZ, mayor de edad, obrero, falleció en ésta el ocho de Noviembre de 1928 en estado casado en primeras nupcias con EMILIA CONEJO PINILLA, de cuyo matrimonio dejó cuatro hijos llamados MANUEL, MARIA, AURORA y FRANCISCO PACHECO CONEJO. El fallecimiento tuvo lugar sin haber otorgado disposición testamentaria alguna por lo que por auto dictado en ésta el día diecinueve de Julio último (1943), por el Juez de 1ª Instancia de Olivenza”.

Para que no te equivoques en la genealogía pachequiana, te transcribo –y me cuesta mucho leer esa letra manuscrita– la fotocopia de la partida de nacimiento de Manuel Pacheco Conejo, que ese mismo día, el 11 de enero de 2020, Pedro de las Heras Salas consiguió en el Registro Civil de Olivenza. Dejo literalmente lo escrito:

«MANUEL PACHECO CONEJO. NÚMERO 28). REGISTRO CIVIL DE OLIVENZA. FOLIO 146

“En la ciudad de Olivenza a las diez del día vein/te y dos de Diciembre de mil novecientos veinte, ante / Don Ignacio Alcalde Marcos Juez Municipal y / don Pedro Ramón Rivero Secretario, compareció / Joaquín Pacheco Gómez natural de esta Ciudad / de treinta y siete años, zapatero, y domiciliado en / la calle Juan Caldera número quince presentan / do [sic] con objeto de que se inscriba en el Registro / civil un niño y al efecto como padre del mis / mo declaró: Que dicho niño nació en la casa del / declarante el día diez y nueve á las cinco y treinta / minutos. Que es hijo legítimo del que declara y de / su mujer Emilia Conejo Pinilla, natural de Bar /carrota, de vente [sic] y nueve años y domiciliada / con su marido. Que es nieto por línea paterna de / Manuel Pacheco Rosado casado y de Lucía Gómez Márquez, difunta: por la parte materna de Joaquín / Conejo Díaz y Narcisa Pinilla Marquez. Y que a / expresado niño se le había puesto el nombre de / Manuel. Fueron testigos presenciales don Joaquín Ortiz Mendez y Don Manuel Moreno Vélez, mayores / de edad y de esta, vecindad. Leída intensamente esta acta é invitadas las personas que deben / suscribirla a que la leyeran por sí mismas si / así lo creían conveniente se estampó un sello del / Juzgado Municipal y la firmaron el Señor Juez / testigos con el declarante y de todo como Se / cretario certifico.
[Firmado con rúbrica] Ignacio Alcalde, Jaoquín Pacheco,
Joaquín Ortiz Mendez, Manuel Moreno
Pedro Ramón Rivero”

Al margen de la inscripción de nacimiento, Antonio, leo estas anotaciones:

“Queda emancipado emancipado el interesado en esta acta por su madre Doña Emilia Conejo Pinilla; por escritura otorgada á tal efecto ante el Notario de esta Ciudad Don Clemente de la Cruz Rodríguez Díaz en fecha cuatro de Agosto 1943. Olivenza á 5 de agosto de 1943. El Juez y El Secretario. [firmas ilegibles para mí] Nota.
Falleció en Badajoz el día 13 de marzo de 1.998. Tomo .- 36 Página.- 122
Olivenza, a 28 de agosto de 1.998”.

 

Bueno, ya sabes que los abuelos maternos se llamaban «por la parte materna de Joaquín Conejo Díaz y Narcisa Pinilla Marquez».  Ya ves que los apellidos genealógicos de Manuel  Pacheco por línea materna son: El Excelentísimo Señor don Manuel Pacheco Conejo Pinilla Díaz Márquez.  Si me he equivocado, Antonio, le das los datos al genealogista de la Casa de Ovando donJosé Miguel de Mayoralgo y Lodo y que te los ponga en orden.

SUSTANCIOSA INFORMACIÓN
Sustanciosa información, Antonio. Gracias al Secretario del Registro de la Propiedad de Olivenza estás averiguando que el padre de Pacheco murió el ocho de noviembre de 1928.

Por tanto donde escribiste que Manuel Pacheco Conejo ingresó en el Hospicio en 1927 tienes que rectificarlo, ya sabes lo que decía Unamuno, tienes el derecho a equivocarte y también a rectificarte e incluso a cambiar de opinión ante pruebas y documentos convincentes.

Has comprobado que el abuelo del poeta murió en el siete de agosto de 1926 y que su padre Joaquín Pacheco Gómez falleció intestato el ocho de noviembre de 1928.

HUÉRFANO EN EL ORFELINATO DE BADAJOZ
Querido Antonio, piensa que Manuel, huérfano, debió ingresar en el Orfelinato de Badajoz en noviembre o diciembre de 1928. Tendrás que ver la documentación que se conserve en el Hospicio de Badajoz. Piensa que debía tener 7 siete años e iba a cumplir los ocho.

PACHECO RECIBE LA HERENCIA POR EL FUERO DE BAYLÍO
Los herederos de Joaquín Pacheco Gómez, entre ellos el escritor, hasta 1943 no hicieron la repartición de herencia y el reparto lo hicieron acogiéndose al Fuero de Baylío, que sigue la costumbre medieval A MEATADE PORTUGUESA.

DE LA CASA DE SU PADRE SE HICIERON DOS MITADES

De la casa originaria se hicieron dos mitades indivisas.

La primera mitad se adjudicó a los tres hermanos mayores de edad y la otra mitad se dividió en cuatro partes entre los tres hijos mayores y el hermano de su padre Justo Pacheco Gómez.

Su cuarto hermano al ser menor de edad en 1943 no figura en la herencia y por causas, Antonio, que ni tú ni yo conocemos, la madre de Manuel Pacheco, Emilia Conejo Pinilla, nacida en Barcarrota no figura en la repartición de ninguna de las dos partes de la casa natal de Manuel Pacheco Conejo.

Emilia Conejo Pinilla era madre de cuatro hijos –habidos con Joaquín Pacheco Gómez: Manuel, María, Aurora y Francisco– y cuñada del tío de Pacheco don Justo Pacheco Gómez.

En el informe del Secretario de la Propiedad de Olivenza en la Inscripción 14ª leo:

“JOAQUIN PACHECO GÓMEZ, dueño de la parte relacionada anteriormente, fallece intestado , adjudicándose esta parte indivisa de finca, por iguales partes a sus herederos MANUEL, AURORA Y MARIA PACHECO CONEJO, que inscriben por partes iguales en virtud de Escritura otorgada en Olivenza el 4 de Agosto de 1943, ante el Notario Clemente de la Cruz Rodríguez Díaz”

“El fallecimiento tuvo lugar sin haber otorgado disposición testamentaria alguna por lo que por auto dictado en ésta el día diecinueve de Julio último (1943), por el Juez de 1ª Instancia de Olivenza.
MANUEL PACHECO CONEJO, carpintero de 22 años de edad, domiciliado en Badajoz.
MARIA PACHECO CONEJO, soltera, de 20 años de edad, mecanógrafa, vecina de Badajoz.
AURORA PACHECO CONEJO, soltera, de 18 años de edad, sin profesión especifica, vecina de Badajoz.
HERENCIA en virtud de Escritura otorgada en Olivenza. Notario, Clemente de la Cruz Rodríguez Díaz, en fecha de cuatro de Agosto de 1943.
FRANCISCO PACHECO CONEJO, menor de edad, no consta como heredero.
En virtud de la Inscripción 13ª se adjudica el resto de las participaciones a JUSTO PACHECO GÓMEZ, teniendo esa inscripción fecha de 29 de Febrero de 1944”.

JOAQUÍN COSTA, ANTONIO UBIETO ARTETA Y JOSÉ MARÍA LACARRA

Ya sé, Antonio, que esto es un lío para ti, que conoces muy bien «Los fueros de Aragón» gracias a Joaquín Costa y sus escritos y a las conversaciones que tuviste con Antonio Ubieto Arteta –que lo echaron de la Universidad de Valencia por defender la historia verdadera de Aragón–.

Ubieto, discípulo del extraordinario medievalista José María Lacarra, ocupó tras su jubilación su cátedra de historia medieval de la Universidad de Zaragoza.

Antonio, entiendo que es muy difícil para ti entender el «Fuero de Baylío» aplicado a Manuel Pacheco, imagínate lo difícil que debe ser para muchos españoles que se rigen por el piñón fijo atávico del Código Civil –que necesita una reforma a fondo en materia de familia y testamentaría–, heredero de los Fueros de León y Castilla y al que Joaquín Costa intentó incluir muchas reformas que no se las admitieron durante su elaboración antes de su aprobación el 24 de julio de 1889.

EN CONCLUSIÓN: PACHECO HEREDÓ POR EL FUERO DE BAYLÍO EL 29,1 POR CIENTO DE SU CASA NATAL

En conclusión, Antonio, que Manuel Pacheco recibió en 1943 –terminada su estancia en la guerra incivil española en el bando sublevado nacional, reclutado forzoso, por tierras de Vitoria desde el 19 de diciembre de 1938 y leyendo libros como soldado vigilante de refugiados en la frontera de Oyarzun y su servicio militar que servicio militar en el cuartel de Artillería de Badajoz, conocido por la Bomba, y saliendo victorioso de su enfermedad en el Hospital de Badajoz en donde escribía en los ratos libres sus primeros diarios «Fragmentos de mi vida. Diario sobre mi estancia en el Hospital [Martes, 25 de agosto de 1942 –Día 3 de noviembre de 1942]»y algún que otro poema– con 22 años la tercera parte de la primera mitad de la casa donde nació y la cuarta parte de la segunda mitad de la segunda parte de dicha casa. En tantos por cientos: El 16,6 por ciento de la primera mitad y el 12,5 por ciento de la segunda mitad. En total un 29,12 por ciento en propiedad indivisa de su cata natal. Acto seguido su madre, al día siguiente, lo emancipó escritural, notarial y pachequianamente hablando el 5 de agosto de 1943”.

Antonio, este escritor se merece que el Ayuntamiento de Olivenza gestione la colocación de un digno medallón en la fachada de su casa natal en un día grande del centenario de su nacimiento entre el 19 de diciembre de 1920 y el 19 de diciembre de 2021, tiempo en que lo celebraré con vosotros y me seguiré meciendo de alegría mientras se reconoce su universal talla».  MECEDORA HABLADORA, 7S2020.

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad