en PACHECO 2020

2020 02 25

Papers / Escritorio

 

Pacheco, jazmín surrealista simbolista y azucena de celuloide

Por Antonio Viudas Camarasa

 

Le sigo dando vueltas a las consecuencias del manifiesto de Neruda sobre la poesía sin pureza o poesía impura. Creo que Pablo Neruda junto con otros muchos entre ellos sus compañeros de militancia en el partido comunista hablan de la poesía impura como la que se compromete con el obrero, poesía comprometida con la defensa del hombre desde la teoría marxista. Se oponen a la poesia de la rosa o poesía pura entendida a la manera burguesa de Juan Ramón Jiménez a quien ataca tanto él como Miguel Hernández. La poesía militante, eufemismo con el que los críticos hablan para referirse a la poesía sobre todo defendida por los comunistas ( Neruda, Alberti, Miguel Hernández y otros) se opone a la poesía defensora de Góngora, Garcilaso y otros de estilo purista. En la posguerra la clasificación de Dámaso Alonso entre poesía arraigada y poesía desarraigada no refleja la realidad de las distintas tendencias. La coletilla de poesía social tampoco resuelve el asunto. Lo que veo muy claro es que Manuel Pacheco por un lado es un escritor que escribe al estilo puro unos versos y otros al estilo impuro y se adapta bastante bien a la teoría de la poesía sin pureza expuesta por Pablo Neruda. Pacheco sin ejercer de poeta militante tiene un claro compromiso con el HOMBRE que él escribe casi siempre con mayúsculas. La poesía de Pacheco se alinea en la estética de la literatura autobiográfica trascendida con muchos matices. Lo que que tengo claro que aunque los problemas de la sociedad no le son ajenos tienen muchas coincidencias con los escritores de la revista «Espadaña», a los que las dicotomías al uso califican como poesía desarraigada, en el fondo como poesía impura en lo expresado por Pablo Neruda, en la línea de Miguel Hernández y Arturo Serrano Plaja en los poemas publicados en «Caballo verde para la poesía». Pacheco no es un poeta social, Pacheco es un poeta escritor comprometido con el hombre que creía que con la poesía se podían resolver los problemas del hombre. Será muy difícil quitarle la etiqueta de poeta social en la que aparece en casi todas las referencias de quienes no han leído toda su obra. Manuel Pacheco se embriagó de Guadiana y sigue dando que hablar en el ciberespacio. Pacheco, jazmín surrealista simbolista y azucena de celuloide, en la poesía del Carrnaval de la vida, busca una libélula que cure al HOMBRE de sus carencias en su residencia en la tierra. Busco la manera de dar a conocer la obra de Manuel Pacheco con todas sus resonancias y gracias a las lecturas de sus obras con nuevos lectores podré conseguirlo. Doy las gracias a todos los que ayudáis con nuevas fuentes del Nilo. De muchos autores bebió Manuel Pacheco, pero si él no hubiera transcendido su día a día ahora sería un poeta más de los cultos y eruditos. Algo tiene su escritura que no deja indiferente al nuevo lector… Pacheco leyó a Pablo Neruda sin duda y algo dejó escrito en su Oda a Pablo Neruda. Volveré a releerla, seguro que encuentro nuevos matices. Buenas noches.

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad