en PACHECO 2020

2020 10 11. 18:32. Última actualización

Censurado «En la muerte de Federico García Lorca» (1950) de Manuel Pacheco Conejo

Por Antonio Viudas Camarasa

Colaboración en papers / escritorio

Todavía está por investigar la acción de la censura en la publicación de los escritos de Manuel Pacheco Conejo. Sabemos algo sobre la censura de algunos recitales en los últimos años de la dictadura, pero muy poco.

En la edición de su Poesía completa (1999) además de contar con los materiales de su archivo personal tuve la suerte de que María Fe Baigorri, viuda de Luis Álvarez Lencero, antes de ofrecer el expolio-legado a la Diputación de Badajoz me dejara consultar unas cuantas carpetas del Archivo Personal de Luis Álvarez Lencero que contenían diverso material. En ellas encontré una versión del poema  «En la muerte de Federico García Lorca», escrita en papel cebolla , fechada el 3 de agosto con el título «A Federico García Lorca».

En 1975 se publicó en  Poesía en la tierra (Antología 1949-1972) en la página 43. 

Portada con dibujo de Luis Álvarez Lencero de LOS CABALLOS DEL ALBA, publicado el 1 de enero de 1954, sufragado por el amigo de Pacheco José Díaz Ambrona. La censura prohibió la publicación del poema de Pacheco dedicado a Federico García Lorca.

En el Homenaje a Federico García Lorca que en 1986 preparó la revista Cuadernos hispanoamericanos Manuel Pacheco en asterisco en nota a pie de página anota «Poema quitado por la censura de mi libro Los caballos del alba publicado por ediciones «Ensayos», Madrid, en 1954″.

En la página 700 del volumen se da a conocer la versión «En la muerte de Federico García Lorca» — comparte espacio con «En la tierra sin agua, rumor de agua» del poeta mexicano José Emilio Pacheco (Cuadernos Hispanoamericanos Nº 433-434, julio-agosto 1986)– que reproduzco:

 

 

 

 

 

 

En la muerte de Federico García Lorca*

                      I

El remanso no se atreve

a reconocer tu caída.

arma de nardo vencida

por situaciones de nieve.

Cristal de la fuente leve

para tu cuerpo mordido.

Perforaron tu latido

con amapolas de acero

en una cama de Enero

te quedaste amortecido

                   II

Te quedaste amortecido

sin gitanos ni panderos

y un llanto de limoneros

preguntó por tu sonido.

Fuiste un ángel perseguido

por charoles y guadañas

y en la flor de tus pestañas

los yunques gritaron lumbres.

Nubes heridas de cumbres

derramaron sus entrañas.

            Manuel Pacheco

*Poema quitado por la censura de mi libro Los caballos del alba publicado por ediciones «Ensayos», Madrid, en 1954″.

En este volumen Félix Grande y José María Maravall colocaron a Manuel Pacheco entre los grandes de la poesía española e hispano americana.

Manuel Pacheco comparte escenario con poetas de la generación de los 50 y poetas jóvenes, entre ellos su discípulo Juan Quintana, fallecido muy joven, en quien Pacheco tenía puestas muchas esperanza y José María Bermejo y Pureza Canelo, ambos premio Adonais.

En esta antología de escritores, de la que ofrezco una selección,  el lector observará que Manuel Pacheco es considerado por que el suscribe como el mejor poeta extremeño de la segunda mitad del siglo XX y uno de los mejores de los de nacionalidad española y en la misma categoría en la que se puede situar al mexicano José Emilio Pacheco:

  • Enrique Badosa:  Planto por Federico García Lorca
  • José María Bermejo:  Elegía en Víznar
  • Alfonso Canales: Elegía
  • Pureza Canelo: Poemas de poetas mayores que tropiezo
  • Antonio Colinas: En Granada
  • Antonio Fernández Molina: Brisas lorquianas en Nueva York
  • Antonio Gamoneda: Diván de Nueva York
  • José García Nieto: Lágrima por Federico García Lorca
  • Ramón de Garcíasol: Federico
  • Clara Janés: Homenaje a García Lorca
  • Leopoldo de Luis: La muerte no era suya
  • Rafael Morales: Federico
  • José Emilio Pacheco: En la tierra sin agua, rumor de llama
  • Luis Pastori: Versos de otros y de uno para Federico García Lorca
  • Juan Quintana: F. G. L.
  • Concha Zardoya: Poeta en Harlem

La poesía de Manuel Pacheco está a la altura de la de Antonio Fernández Molina, Leopoldo de Luis, Rafael Morales, Antonio Colinas y José Emilio Pacheco. Por eso Manuel Pacheco es uno de los grandes escritores de la literatura española e hispanoamericana del siglo XX tanto de su generación del 50 como de las posteriores de los novísimos y los posmodernos.

Como Miguel de Unamuno si me equivoco en este juicio de valor estoy dispuesto a rectificar e incluso ante otras razones convincentes estoy dispuesto a cambiar de opinión, siempre que aporten razones convincentes. Por eso en los cien años del nacimiento de Manuel Pacheco quien lee a Pacheco se convence de su valor, quien conoce a Pacheco de oídas y no lo lee nunca podrá conocer profundamente el valor de este poeta marginado por la crítica oficialista de los críticos de España.

Sentado en mi Mecedora Habladora.

Malpartida de Cáceres,

20:40 h. del 11 de octubre de 2020.

 

 

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad