en Etapa 2: Mérida 16-17 Diciembre

2016 12 15 Antonio Viudas Camarasa

La etapa 2 de Mérida del itinerario Alonso Zamora Vicente contará con la presencia de  traductores del Quijote a variedades habladas en Extremadura.

INAUGURACIÓN DE LA  ETAPA 2. MÉRIDA

Lugar: 4ª Planta.  Biblioteca Pública Municipal «Juan Pablo Forner». Calle John Lennon, nº 5 Mérida, 06800

20:30h.

INAUGURACIÓN DE LA ETAPA 2: MÉRIDA.  «ITINERARIO ARTÍSTICO LITERARIO ALONSO ZAMORA VICENTE. 100 AÑOS DE SU NACIMIENTO»

VIERNES, 16 DICIEMBRE DE 2016. ETAPA 2: MÉRIDA

Tarde

 

*Apertura de la Exposición «CERVANTES, SOLDADO Y ESCRITOR. MÉRIDA Y ALONSO ZAMORA VICENTE”. Fondos de la Biblioteca Municipal de Mérida «Juan Pablo Forner» y del CEFOT Nº 1 de Cáceres. Comisarios de la exposición: Manuel Osorio Escudero, Magdalena Ortiz Macías. Colaboradoras: Nieves Acedo Penco y Rosa Lencero Cerezo

*Lectura de  El Quijote universal (2016) por los traductores al altoextremeño (José María Alcón Olivera y al bajoextremeño (Javier Feijoo y José Carlos Risco Chamizo)

José María Alcón Olivera

leerá un párrafo de su traducción que gentilmente me ha enviado, que inserto aquí:


Capítulu VII. Pol mé lo que pasó don Quijoti con el su escuderu y algotrus requilorius de sonadía

 

Cuantis que cuantis s’apercató el ama que Sanchu Panza s’afechaba con el su señol, cuandu acaluga de las mochas jechas; y afigurándusi que d’aquella palramenta hubía de salil la resolución de la salía tercia y engazapandu la su toquiya, ajiná y apesaumbrá, cogió el portanti p’an cata del bachillel Sansón Carrascu, paciénduli que, pol sel lengüereta y collazu charpicáu de su señol, puiría engamonitalu a que dejaisi tan pelegrinu propósitu.

Enjalloli goripeandu por el su patiu casa, y viénduli s’arrumbó delantri los sus piesis, trasuandu y jegosa. Cuantis que la vio Carrascu con el sembranti tan aloncráu y con esparabanis, le espetó:

            – ¿Pos y qué es estu, señá ama? ¿Qué cosa l’acontizu, que paci que se le quieri ripal el alma?

            – No es ná, señol Sansón míu, sino qu’el mi amu se sali, ¡sálise sin dúa!

            – ¿Y por andi se sali, señá?  -preguntó Sansón- ¿Se l’a escacháu algu del su cuelpu?

– No se sali  -respuendi el bachillel- si no es por’el portáu de la su repiaúra. Quiéu idil, señol bachillel del mi ánima, que güelvi a querel salil, que con esa habrá de sel la tercera, d’arrebusca por esi mundu lo que él mienta venturas, que yo no pueu entendel cómu los da esti nombri. La vez primera mos lo golvierun atravesáu  poncima el ruchi, maquiláu a palus. La segunda apaeció en un carru e bueys, embocháu y embujeáu en una jaula, andi él se daba a entendel qu’estaba chalanti; y venía de tal möu el agrimáu, que no lo conociera la mairi que lo alumbró: concalecíu, amarillu, los ojus enfoncháus enas últimas trojis del celebru, que, p´habeli de golvel angún tantu en sí, gasté más de ochocientus güevus, comu lo sabi Dios y to el mundu, y las mis gallinas, que no me ejarán cael en caroca anguna.

– Esu me creu yo mu bien –respuendió el bachillel- que ellas son tan güenas, tan búfanas y tan bien criás, que no han de idil una cosa por otra, anque deschicharraran. En efeutu señá ama: ¿no hay otra cosa, ni hubió marruti angunu, sino el que se barrunta que quié jadel el señol don Quijoti?

            – No, señol  -respuendió ella.

– Pos no haiga pena –respuendió el bachillel- sino váigase en’hora güena ancá suya, y me tenga aviáu de almozal anguna cosa calienti y, de caminu, vaiga rezandu la oración de Santa Polonia si es que la sabi, que yo hay de il aluegu p’allá, y verá maravillas.

– ¡Ajinamientu míu! –replicó el ama-; ¿la oración de Santa Polonia idi vusté que reci? Esu había de sel si mi amu lo habiera de las muelas, peru no lo ha sino de los cascus.

– Yo me sé lo que digu, señá ama, váigase y no vos pongáis a buscal enganchalina colmigu, pos sabi que soy bachillel pol Salamanca, que no hay más que bachilleal –respuendió Carrascu.

– Y con estu, se jue el ama, y el bachillel emperchó legu en busca el cura, a comunical con él lo que se ha de idil a su tiempu.

En el que estuvun embujeáus don Quijoti y Sanchu, pasarun las radonis que  con abondu puntualiá y verdaera relación garabutea la estoria.

Diju Sanchu al su amu:

– Señol, yo ya tengu relucía a la mi mujel a que me eji dil con vusté andi quijeri llevalmi.

– Reducía has de idil, Sanchu -espetó don Quijoti- que no relucía.

– Una o dos vedis –respuendió Sanchu- si mal no me recuerdu, hay supricáu a vusté que no m’engargalli el parabraeru, si es que entiendi lo que quieru idil conos vocablus, y que, cuandu no los entienda, espeti: “Sanchu, o diablu, no t’entiendu”; y si yo no me decrarari, antocis puirá enmiendalmi; que yo soy tan fócil…

– No t’entiendu, Sanchu –diju legu don Quijoti- pos no sé qué quié idil soy tan fócil.

– Tan fócil, quié idil –respuendió Sanchu- soy tan asín.

– Menus t’entiendu ara –repricó don Quijoti.

– Pos si no me pue entendel –respuendió Sanchu- no sé comu lo diga: no sé más, y Dios sea colmigu.

– Ya, ya caigu –respuendió don Quijoti– en ellu: tú quieris idil que eris tan maniegu, blandíu y mojimañeru que tomarás lo que yo te dijieri, y pasarás po lo que te endilgairi.

– Apostaré yo –diju Sanchu– que dece el emprecipiu me caló y m’entendió, sino que quiju tracamundealmi por oyelmi idil otras docientas jangás.

– Puirá sel –replicó don Quijoti–. Y en efeutu, ¿qué idi Teresa?

– Teresa idi –diju Sanchu– que ati bien mi deu con vusté y que palrin cartas y callin barbas, porque quien destaja no baraja, pos más vali un toma que dos te daré. Y yo digu qu’el conseju de la mujel es pocu, y el que no le toma es locu.

– Y yo lo digu tamién –respuendió don Quijoti–. Dicil, Sanchu collazu; pasá adelantri, que palráis hoy de pelras.

– Es el casu –replicó Sanchu- que comu vusté mejol sabi, tous estamus asujetáus a la muerti, que hoy semus y mañana no, y que tan aínas se va el borregu comu el carneru y que naidi pue prometelsi enesti mundu ma’joras de via de las que Dios quijeri dal-li, porque la muerti es tarda y cuandu llega a llamal a las puertas de nuestra vía, siempri va a zampatarama y no la jadrán aparalsi ni ruegus ni albeliádis, ni cetrus ni mitras, sigún es conocíu de sonadía o de nombradía, y sigún mos lo idin por esus púrpitus.

– To esu e ferdá – diju don Quijoti- peru no sé ondi vas a paral.

– Voy a paral –diju Sanchu- en que vusté me aseñaili soldá conocía de lo que hay de dalmi ca mesi el tiempu que le sirvieri, y que a tal soldá me s’apoquini de la su jacienda; que no quieu estal a tencias, que llegan tardi, o mal, o nunca; cono míu me ayúi Dios. En fin, yo quiéu sabel lo que ganu, pocu o muchu que sea, que polcima un güevu poni la gallina, y abondu pocus jadin un muchu, y mentras se gana algu no se quea alruchi. Verdá ha de sel que si aconteciesi, lo que ni lo creu ni lo asperu, que vusté me diesi la ínsula que me tié prometía, no soy tan desagraecíu, ni llevu las cosas tan po las asas, que no quedré que se arrepairi lo que monti la renta de la tal ínsula, y se descuenti de la soldá mía gata pol cantiá.

– Sanchu amigu –respuendió don Quijoti- a las vedis, tan güena usa sel una gata comu una rata

– Ya entiendu –diju Sanchu- yo hay de apostal que había que idil rata, y no gata, peru es cosa cabana, pos vusté m’ha entendíu.

– Y tan entendíu –respuendió don Quijoti- que hay cheráu lo úrtimu de las tus pensaeras, y me sé al brancu qu’aguras conas abondu sajetas de los tus reflanis. Cucha, Sanchu: yo bien t’acibataría salariu, si habiera enjalláu en arguna de las estorias de los caballerus andantis ejempru que me descubriesi y endilgasi, por arguna rejendijina, que es lo que usaban ganal ca mesi, o ca añu; peru yo hay leyíu toas o las más de las sus estorias, y no me recuerdu habel leyíu que nengún caballeru andanti haiga aseñaláu conocía soldá al su escuderu. Liqueamenti sé que tos servían a mercé, y que cuantis menus se lo pensaban, si a los sus señoris los habían corríu bien la chamba, s’enjallaban premiáus con una ínsula, o con otra cosa apaecía, y po lo menus, queaban con reconocencia y señoría. Si con estas esperancias y amañaúras vos, Sanchu, petáis gorvel a servilmi, sea en güena hora: que pensal que yo hay de sacal de sus orillas y quicius la endinantis usanza de la caballería andanti es escalabralsi eno descruíu. Asinque, Sanchu míu, dilvus ancá vuestra y decraraili a vuestra Teresa la mi entinción; y si ella acorpari y vos acorparilis de estal a mercé colmigu, bene quidem, y si no, tan amigu comu aniantis, que si al palomal no le falta cebu, no le han de faltal palomas. Y afertil, hiju, que vali más güena esperancia que pegujal guarín, y güena queja que mala paga. D’esti möu palru. Sanchu, pa dalvus a entendel que tamién comu vos sé yo aviental reflanis comu lluvíus. Y al cabu, quieu idil, y vos digu, que si no quieréis venil a mercé colmigu y correl la chamba que yo haiga de correl, que  Dios quéi con vos y vos jaga un santu; qu’a mí no me han de faltal escuderus más obedientis, más mandiletis, y no tan cansutus ni tan palraoris comu vos.

Cuandu Sanchu oyó la firmi aterminación del su amu se le metió en barras el cielu y se le rundierun las alas del coradón, porque tenía creyíu qu’el su señol no s’empercharía sin él pol tos los alavanis del mundu; y asín, estandu amonáu y con pensaris, entró Sansón Carrascu y la sobrina, cona pinsión de oyel con qué radonis engamoniti al su señol que no se juera a buscal aventuras. Portó Sansón, chungón famosu, y, abrazánduli comu la veci primera y de reciu, le diju:

  • ¿Oh, flol de la andanti caballería; oh luci resprandecienti de las armas, oh honol y espeju de la nación española! Plega a Dios topoderosu, andi más largamenti s’albercha, que la presona o presonas que pusierein empedimientu y estorbarien la tu tercera salía, que no l’enjallin ene labrintu de sus pinsionis, ni enjamás se los cumpra lo que mal desearien.

Y golviéndusi el ama, l’espetó:

  • Bien pue la señá ama no redal más la oración de Santa Polonia, que yo sé que es aterminación prejisa de las crasis qu’el señol don Quijoti güelva a ejecutal los sus altus y nuevus pensaris, y yo encarrijelaría abondu la mi concencia si no aconyegasi y engatusasi a esti caballeru que no tenga más tiempu encorujá y detenía la juerza del su valerosu brazu y la buenura del su tenol jardilosu, porque defrauda cona su tardancia el derechu de los tuertus, el cunyegu de los pilus, la jonra de las doncellas, el favol de las veyúas y el arreconcunamientu de las casás, y algotras cosas d’esti jaez, que tocan, atañin, dependin y son azeñíus a la ordin de la caballería andanti. ¡Ea, señol don Quijoti míu, políu y bravu, antis hoy que mañana se ponga vusté y su grandieza en verea; y si arguna cosa hay de echal en falta pa poneli en ejecución, aquí estoy yo pa suplila cona mi presona y jacienda y si juera de neseciá servil a tu magnificencia de escuderu, lo tendré a felicísima ventura.

A esta sadón, espetó don Quijoti, golviéndusi a Sanchu:

– ¿No te diji yo, Sanchu, que me hubían de suebral escuderus? Mía quién se ofredi a selu, sino el inauditu bacillel Sansón Carrascu, perpetuu trastulu y riosu de los patius de las escuelas salmanticiensis, desengueráu de su presona, cácarru de sus biembrus, calláu, sufriol asín del calol comu del fríu, asín de la jambri comu de la sed, con toas aquellas partis que se precurin pa sel escuderu de un caballeru andanti. Peru no premita el cielu, que pol siguil mi gustu, desjarreti y briti la coluna de las letras y el vasu de las cencias, y tronqui la palma eminenti de las güenas y liberalis artis. Quéasi el nuevu Sansón ena su patria y jonrándula jonri lo mesmu las canas de los sus ancianus pairis; que yo con cualisquiel escuderu hay d’estal contentu, ya que Sanchu no se digna de venil colmigu.

– Sí dignu –respuendió Sanchu, escarabeláu y tupíus los ojus de lárimas; y acontinó-:  No se dirá pol mí, señol míu, el pan manducáu y la caraba dejecha; sí que no vengu yo de algún linaji desagraecíu, que ya sabi to el mundu, y especialmenti el mi lugal, quién juerun los Panzas, de quién yo deciendu, a más, que tengu conocíu y caláu por’abondu de obras güenas, y pol más güenas palabras, la pinsión que vusté tié de jadelmi mercé; y si m’hay puestu en cuentas de tantu más cuantu arreferenti a la mi soldá, ha síu pol petal a la mi mujel, la cual, cuandu toma la manu a engatusal una cosa, no hay mazu que tantu apierti a que se jaga lo que quieri; peru, en efeutu, el hombri ha de sel hombri, y la mujel, mujel, y puestu que yo soy hombri andiquiera, que o lo puéu negal, tamién lo quieru sel ancá mía, duelga a quien le duelga; y asina, no hay más que jadel, sino que vusté ordeni el su testamentu con su codicilu, en möu que no se puea revolcal, y mos pongamus alegu en caminu, porque no padeza el alma del señol Sansón, que idi que su concencia le dicta que conveza a vusté a salil veci tercera por esi mundu; y yo de nuevas me ofrezu a servil a vusté fiel y legalmenti, tan bien y mejol que cuantus escuderus han servíu a caballerus andantis enos pasáus y presentis tiempus.

Almiráu queó el bachillel de oyel el términu y möu de palral de Sanchu Panza; que, puestu que hubía leyíu la primel estoria del su señol, enjamás creió que era tan candongu comu allí le pintan, peru oyénduli idil ara testamentu y codicilu que no se puea revolcal, manigual de testamentu y codicilu que no se puea revocal, creió to lo que d’él hubía leyíu, y confirmolu por unu de lo más solenis albolarius de nuestrus sigrus, y diju pa sí que talis dambus repiáus comu amu y mozu no se hubrían vistu en el mundu.

Finalmenti, don Quijoti y Sanchu se azalamarun el unu al otru y quearun collazus, y con paecel y licencia del gran Carrascu, que por antocis era su oguriu, se ordenó que d’allí a tres días juesi su partía; enos cualis hubría lugal de aderezal lo prejisu pal viaji, y de buscal una celá d’encaji, qu’en tos möus diju don Quijoti que hubía de lleval. Ofreciósila Sansón, porque sabía no se la negaría un collazu suyu que la tenía, puestu qu’estaba más escura polos urinis y el moju que crara y espercutía por el destirajáu aceru.

Las mardicionis que dambas, ama y sobrina, avientarun al bachillel no tuvun cuentu: respelonarun sus pelus, arrescuñarun las sus cicas, y, al möu de las endechaeras que s’usaban, changarreaban la partía comu si juera la muerti del su señol. El escogollu que tuvu Sansón, pa persuadili a que otra vez saliesi, fue jadel lo que más alantri cuenta la estoria, to pol conseju del cura y del barberu, con quien él aniantis lo hubu comunicáu.

            En resolución, en aquellus tres días don Quijoti y Sanchu s’apoltronarun de los que los pació convenilis; y hubiendu abadáu Sanchu a la su mujel, y don Quijoti a la su sobrina y a la su ama, al  parcegueal, sin que naidi lo viesi, sino el bachillel, que quiju carabealis media legua del lugal, ajilarun caminu el Tobosu: don Quijoti caballeru en su buen Rocinanti, y Sanchu empollináu en su antiguu ruchi, tupías las alfojas de cosas tocantis a la bucólica, y la faldiquera que le dio don Quijoti pa lo que se ofreciesi. L’abrazó Sansón, y le perpidió le avisasi de su güena o mala suerti, p’alegralsi con esta o agrimalsi con aquella comu las leyis de su alebuta peían. Se lo prometió don Quijoti, dio Sansón la güelta al su lugal, y dambus los dos tomarun la de la gran zudá del Tobosu.

Javier Feijoo y José Carlos Risco Chamizo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Start typing and press Enter to search