en Otras Colaboraciones

2016 11 16. Antonio Viudas Camarasa

Prosema en forma de Paridera de Tito en homenaje Alonso Zamora y María Josefa Canellada

PARIDERA donada y entregada al legado Alonso Zamora.

Fundación Alonso Zamora Vicente. Cáceres. Spain.

Por Antonio Viudas Camarasa

Pasadas ya casi setenta y dos horas del exitazo de la primera etapa del “Itinerario Artístico Literario Alonso Zamora Vicente. 100 años de su nacimiento” queda mucho trabajo por hacer y recopilar para seguir con las dos etapas siguientes de Mérida y Madrid.

Este prosema quiere resumir telegráficamente las etapas por las que ha pasado la pieza Paridera que Juan Pablo Martínez Muñoz, hijo de Pablo Martínez Villacañas,  y nieto de Juan Martínez Padilla, saga de alfareros de Úbeda, ha ofrecido para presidir la Exposición CERÁMICA POPULAR HISPANA, que está abierta en horario matinal en la Cuesta de Aldana, 5 10003 CÁCERES, sede de la Fundación Biblioteca Alonso Zamora Vicente. Esta pieza es un obsequio en memoria de Alonso Zamora Vicente y María Josefa Canellada Llavona y la donan al legado Alonso Zamora.

Este matrimonio debió conocer a los Tito de Úbeda en los años sesenta. Alonso Zamora Vicente se preocupó de promocionar la artesanía popular y dirigió a un alumno suyo en la Universidad Complutense una memoria de licenciatura sobre las formas y el léxico de la cerámica de Úbeda. En dicha memoria se encuentran fotografías de Tito abuelo, Juan Martínez Padilla, que se independizó de su maestro alfarero en la posguerra del 36.

La paridera es una pieza emblemática para los Tito. Alonso Zamora compró una hace muchos años, que se expone en la muestra 2016 de la Casa del Mono, y un golpe de aire la astilló. Su arreglo fue difícil en vida del matrimonio Zamora Canellada. Con motivo del homenaje Juan Pablo Martínez Muñoz quiso darle una muestra de cariño a la memoria de don Alonso y ha generado esta pieza tan singular e innovadora a base de caligrafía en azul cobalto y fondo de arcilla blanca. Este prosema  es visual, realzado con fotos tomadas por mí momentos antes de abrirse la exposición.

tn_01-antonio-viudas-camarasa-entrega-la-paridera-de-los-tito-casa-del-mono3N20016 Tomo una foto de la empinada Cuesta de Aldana. Aquí debo de cumplir mi palabra y entregar la pieza viajera llamada “Paridera”

tn_02-antonio-viudas-camarasa-entrega-la-paridera-de-los-tito-casa-del-monoDetrás de esa ventana he pasado seis meses de intenso trabajo, convirtiendo un espacio público en mi oficina de homenaje itinerante a Alonso Zamora Vicente. Con el calor del verano la sala de lectura ha sido para mí una sala multiusos con un bloc, un bolígrafo, un móvil y muchas ilusiones puestas. He localizado a más de un centenar de personas. He disfrutado trabajando.

tn_03-20161109_111231-antonio-viudas-entrega-la-paridera-de-los-tito-casa-del-mono9N2016. La paridera ha llegado a su destino. A principios de septiembre no existía. Un lunes de la tercera semana de septiembre la recojo en Úbeda en el taller de Tito, obsequio suyo para una exposición que todavía no tengo respuesta oficial de que se va a celebrar.

tn_04-20161109_111131-antonio-viudas-entrega-la-paridera-de-los-titoRealismo mágico, hoy 9N2016, se está empezando a montar la exposición que se inaugura el día 11N. ¡¡Miraculum!!

Deposito el blanco paridera sobre fondo rojo granate en la Casa del Mono de Cáceres. La exposición ya es realidad.

N9. Pienso: Tito hace la pieza y la idea con letra azul con fondo blanco. Texto, un fragmento de un cuento de “A traque, barraque”.

tn_04-paridera-los-rojillos-alonso-zamora-vicente-antonio-viudas-entrega-la-paridera-de-los-tito-casa-del-mono“Los rojillos, hijo mío, los rojillos, a ver quién, si no. Qué salidas. Como se nota que vienes de Alemania. A ver, allí […]”.  Sigue leyendo si puedes.

tn_05-paridera-los-rojillos-alonso-zamora-vicente-antonio-viudas-entrega-la-paridera-de-los-tito-casa-del-monoNo te desesperes, Antonio, que el alfarero lo ha hecho en un tris tras y tú no podrás leerlo nunca completo. Ahora qué bien lo veo. LOS ROJILLOS, HIJO MÍO, LOS ROJILLOS…

tn_06-paridera-maria-josefa-canellada-antonio-viudas-entrega-la-paridera-de-los-tito-casa-del-monoEn las dos asas  a Juan Pablo le han cabido los versos  de María Josefa del libro de visitas que le regaló don Alonso a Tito

tn_07-antonio-viudas-camarasa-entrega-la-paridera-de-los-tito-al-comisario-exp-azv-florencio-javier-garcia-mogollonColoco la paridera sobre el expositor mientras el Comisario de la Exposición CERÁMICA POPULAR HISPANA repasa las cartelas de cada una de las 150 piezas de que consta el catálogo

tn_08-20161109-antonio-viudas-camarasa-entrega-la-paridera-de-los-tito-a-florencio-javier-garcia-mogollon9N2016. Le entrego la pieza y Florencio-Javier García Mogollón acaricia el asa de la paridera y se la hace suya para catalogarla y exponerla en la expo CERÁMICA POPULAR HISPANA

tn_09-20161109-antonio-viudas-camarasa-entrega-la-paridera-tito-a-florencio-y-adrian-guzman9N2016. Encima de la vitrina con fichas provisionales en las piezas la Paridera dice “Ya estoy aquí, por fin, Antonio, se termina mi viaje. Me voy a hacer un hueco entre las numerosas piezas que coleccionaron en vida Alonso y María Josefa. Vete tranquilo, Toño, después de acogerme en tu coche en Úbeda un lunes  me llevaste a comer a Alcaraz con su castillo, visité contigo a mis congéneres alfareras en Chinchilla de Montearagón, dormí una noche en un calle de Tarazona de La Macha, cerca de las vegas del Júcar y me acordé de la infancia del pequeño Alonso. Pasé por Roda de la Mancha y saludé a familiares de don Tomás Navarro Tomás en una cafetería. Al atravesar Arganda del Rey vi trenes imaginarios y le dije a la tía Rosa ¡qué mala había sido con Alonso en el luto de Asunción!. En Madrid fui muy buena en el garaje del Muralto. Al pasar por Talavera de la Reina saludé a los operarios de la Virgen del Prado, al propietario de la Menora y a los alfareros de Puente del Arzobispo, que habían venido al mercado.

Antonio, estuve muy bien en tu casa durante casi dos meses, pero como sabes que no soy tuya, por deseo de los Titos me siento muy feliz en los brazos de Adrián  Guzmán Aparicio, el director de la Biblioteca Alonso Zamora Vicente, que me cuidará como a los investigadores, visitantes y turistas que son hijos como yo del barro. Ellos temporalmente tienen carne,  pero siempre permanecen barro. Yo nací del barro y sigo siendo barro, pero siempre he ayudado a que nazcan del barro seres suaves pequeñitos que se convierten en hombres. Ya sabes, Antonio, estaré junto a muchos barros que han querido estar juntos aquí en el legado de la familia Zamora Canellada. He tenido mucha suerte: me creó del barro un alfarero amigo de don Alonso y me ha acompañado desde Úbeda recorriendo media España un discípulo fiel de don Alonso. Ahora desde aquí empezaré a captar nuevos adeptos que mirándome descubran los valores éticos y científicos que defendieron don Alonso y doña María Josefa. Yo soy el legado Zamora Vicente con cuerpo de filólogo y escritor y brazos de costurera, bordadora, dialectóloga, escritora, novelista, poeta y buena persona. Antonio, no me olvides de tarde en tarde ven a visitarme cuando tengas tiempo y tomamos unas perrunillas con vinos espritosos. No te olvides de mí y tampoco del legado de esta pareja que me han dado la vida en las manos de su amigo Juan Pablo Martínez Muñoz, alfarero en la tierra de «olivos altivos» en piel de toro y vaca ciega.

 

 

 

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad