Con mi más entrañable recuerdo a don Alonso, con quien compartí risas y complicidades en sus visitas a Extremadura; no olvido sus manos dulces en el sol del otoño emeritense, sus ojos chispeantes y el tono pícaro de su voz… Siempre en la memoria.
Rosa Lencero
Escritora

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad