Fue una lástima que D. Alonso estuviese tan pocos años en Santiago. La historiografía lingüística de Galicia habría sido otra; por lo menos habríamos corregido nuestro atraso en 30 años

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad