en Otras Colaboraciones

2016 10 22 Antonio Viudas Camarasa

2007-ceramica-popular-espanola-azv

Estamos en la recta final para montar la exposición CERÁMICA POPULAR HISPANA, que se inaugurará el día 11 de noviembre a las 12 horas en la Fundación Biblioteca Alonso Zamora Vicente

En la reunión del martes pasado María Jesús Herreros de Tejada, Florencio García Mogollón y el que os escribe nos dividimos el trabajo.

María Jesús se encargaba de las cuestiones técnicas, Florencio terminaba la redacción del catálogo y a mí se me encomendaba redactar quince líneas para insertar en el folleto desplegable. Tomamos como modelo de diseño por las dimensiones el del Museo de Cerámica de Chinchilla de Montearagón que compré el  19 de septiembre junto con los dos libros que tiene a la venta dicho museo:

tn_20161022_060211

De este modo Juan Díaz Bernardo estará informado de nuestra sugerencia, en papel mate preferentemente porque el brillo es muy chillón, de acuerdo con las resmas que usa la imprenta provincial de la Diputación de Cáceres.

Desorillar

El refrán nos dice claramente que si no se hubiera trabajado duro en la Biblioteca Alonso Zamora Vicente hoy no podríamos celebrar el centenario de su nacimiento con ventaja. El labrador que trabaja hora a hora todos los días del año su finca cuando llega el hogaño, el día de la cosecha, juega con ventaja, frente al ocioso.

000-20070418-fachada-fb-azv

La acepción de la palabra desorillar la acabo de encontrar en un pueblo serrano de Burgos “DESORILLAR. v. Segar la hierba verde o los cereales secos de las orillas de una finca para que después siegue la máquina segadora” y el diccionario académico nos da una acepción similar en Hispanoamérica “2. tr. Cuba. Limpiar de malas hierbas el pie de una planta”.

En mi tierra de La Litera tiene dos expresiones, una en el pueblo de Benito Coll Altabás, el primer lexicógrafo de La Litera “limpiar espuendas” y otra que recojo de mi habla familiar “Llimpllá espones”.

tn_001-20070418-hall-de-entrada-fb-azv

¡¡Las espuendas que se han limpiado en el legado Alonso Zamora Vicente, conserva

do en Cáceres, han sido muchas!! Cada año que ha pasado desde el traslado de los libros (verano de 1989) del piso del Secretario Per

petuo de la Real Academia Española a la Cuesta de Aldana, 5 ha supuesto para el erario público un gasto que ahora vemos recompensado, a pesar del poco valor que tiene la cultura en el mundo mercantilista de la globalización. La prensa tanto local como nacional apenas se hizo eco de la primera exposición. Fue una lástima.

Es evidente que sin esa labor callada de años y con el presupuesto invertido en la partida correspondiente de la Diputación Provincial, gracias a los desvelos de María Antonia Fajardo y a la atención que le prestaba el Presidente y Diputado del área hoy podemos celebrar el Itinerario con documentación de primera mano, en consulta en sala y en consulta online.

Consulta catálogo

http://catalogo.dip-caceres.es/cgi-bin/abnetcl.cgi/O7097/ID73d0d07f?ACC=101

 

Escribo “cerámica” y descubro que Alonso Zamora empieza a tener bibliografía fechada desde 1970 en su biblioteca paricular, hoy pública. En esos años le dirigió la memoria de licenciatura, inédita, a José Navarrete Rojas

LA ALFARERÍA DE ÚBEDA: FORMAS Y LÉXICO:

INDICE: Introducción. Historia y tradiciones. Proceso de fabricación. Producción de la alfarería. Tipos y tamaños. Proceso de mercado. Mercados. Relación con la EMPRESA NACIONAL DE ARTESANÍA. Tabla de precios. Léxico de la alfarería de Úbeda.

De la misma época es la presentación de la tesis doctoral de Natacha Seseña en una universidad española.

Pero no debemos olvidar las relaciones tan gratas que mantuvo con el alfarero de Mérida a partir de 1940, recogiendo materiales para su tesis doctoral «El habla de Mérida y sus cercanías», que en contra de lo que dice la Wiki y se repite en la entropía internet,  se leyó el año 1942 y no el año 1941 según consta en el facísmil que tiene en imprenta la Editora Regional de Extremadura y se presentará en Mérida el 17 de diciembre de 2016 con el beneplácito de los dioses del Olimpo.

Pues bien, para redactar estas quince líneas me he ido primero a mi memoria personal y después a la escasa documentación que se conserva, casi todo ella gracias a la Agenda digital de APLEX.

Hoy en día me dice el informático Paco de la Osa, que una página web sin foto no la lee nadie. Para que alguien la lea traigo aquí varias fotos de la primera muestra de la exposición de cerámica popular española que se llevó a cabo en 2007, en cuya inauguración estuvo la Diputada de Cultura, un representante del rectorado de la Universidad de Extremadura, la directora de la Biblioteca Alonso Zamora Vicente y el que os escribe con mis alumnos de primero de historia del curso 2006-2007. Para la inauguración de este centenario nos acompañará el Presidente de la Fundación Nebrija, un representante de la Universidad de Extremadura, puesto que el rector tiene la agenda ocupada y un representante de la Universidad Complutense puesto que el rector también tiene la agenda ocupada. Estamos haciendo gestiones para que asista en representación oficial un miembro de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad  Complutense donde estudió Alonso Zamora Vicente y donde defendió su tesis doctoral el 12 de marzo de 1942, publicada un año después en 1943. Doy estos datos para que donde esté mal referenciado se corrija, si es posible en esta nube de información donde todos abusamos a veces sin confrontar fuentes del corta y pega.

tn_006-20070418-sala-2-fb-azvMe consta porque fui testigo de ello que el equipo que montó la exposición trabajó duro para llevarla a cabo. Como fue un éxito, por esa misma razón hemos gestionado con éxito el montaje de esta segunda edición bajo el título de

CERÁMICA POPULAR HISPANA

La primera fue un éxito, esperemos y confiamos en los dioses que en esta ocasión sirva para revalorizar y dar a conocer todos las facetas que tiene el legado Alonso Zamora: libros, documentos, epistolario, objetos de etnografía y por supuesto una colección de cerámica que perteneció a un escritor que a todos sus discípulos nos ayudó a valorar la cultura de nuestros pueblos, CULTURA CON MAYÚSCULAS, que no se reduce a la cultura oficial y de élite, sino también al saber popular que se transmite de generación en generación y que las nuevas tecnologías no abolirán porque siempre habrá el recurso a la arqueología etnográfica del mismo modo que en el Renacimiento una serie de sabios se dedicaron a escudriñar los documentos y con los documentos los restos abandonados de civilizaciones anteriores.

La guerra al plástico de Joaquín Sabina en el libro de firmas de Alfarería Tito de Úbeda que me enseñaron con orgullo tanto Tito grande como Tito chico no está ganada, pero estamos en ello, aunque los alfareros tradicionales están despareciendo y muchos de los que se mostrarán sus obras han fallecido sin saga que les haya pervivido.

Por eso el valor de esta muestra que tiene que ser testigo de una cultura que se fue, pero que está presente en sus palabras y en esta ocasión de las cosas, los objetos que con visión de arqueología cultural recolectó alfar por alfar el matrimonio Zamora Canellada, en numerosas ocasiones acompañados por los discípulos más cercanos, entre otros, Pedro Peira, Pablo Jauralde,  María Josefa Postigo,  María Victoria Navas Sánchez-Élez, Juan Manuel González Martel con los que en alguno ocasión he compartido excursión y en otras me han dado testimonio de ello.

Antonio Viudas Camarasa

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad