en Material Didáctivo, PROFESOR TITULAR DE UNIVERSIDAD EN FUNCIÓN DE SUSTITUTO DEL SUSTITUTO, Uncategorized

2019 04 27

 

Madrid. De corte a checa. Foxá completa la visión de María Josefa Canellada, Arturo Barea y Manuel Chaves Nogales del primer año de la guerra incivil española

Diálogos en el foro de la Sociedad Científica de Mérida

Por Antonio Viudas Camarasa

Carlos, José Carlos, Martín, foreros todos:

En mi afán por esclarecer puntos nuevos sobre la teoría del discurso me encuentro en el camino nuevas perspectivas totalmente diferentes a las que el saber común da como dogmas.

  • Empecé leyendo y creyéndome con reparos la bibliografía sobre la guerra civil. Recuerdo que en el verano de 1975, vivía el generalísimo, visité  una exposición en Venecia sobre una temática única: Los carteles de la guerra civil (de los dos bandos).
  • En la transición leía los cinco diarios de moda con sus suplementos y especialmente los monográficos de Diario 16, Cambio 16. Me lo tragaba todo, pero siempre con algún pero.
  • La luz se ha hecho cuando leí a Arturo Barea y luego a María Josefa Canellada con su Penal de Ocaña.
  • Hace setenta y dos horas que he descubierto dos fuentes nuevas. Por la liberalidad de izquierda al andaluz Manuel Chaves Nogales y por la liberalidad de la derecha me encuentro con Agustín de Foxá.

 

 

 

  • Mario Pedrazuela, documentalista y biógrafo de Alonso Zamora Vicente, me advirtió del valor como testimonio de la obra de Agustín de Foxá MADRID. DE CORTE A CHECA.
  • Estoy entreleyendo esta obra ignorada y ocultada por la mayoría de los posmodernos y encuentro en ella datos muy esclarecedores para conocer la historia literaria y la historia historia de ese período. Es otra manera de ver la guerra a cómo la han presentado los estudiosos británicos, a la visión de Arturo Barea y la de María Josefa Canellada.
  • De Chaves Nogales no hablo más que de oídas, cuando lo lea seguro que encuentro otra visión muy rica. Mi reflexión es inquietante. Con las perspectivas de estos cuatro escritores –los cuatro olvidados o interpretados a su modo y manera por los posmodernos– estoy ante un ajedrez en mi cabeza sobre este período del discurso histórico de España que encuentra piezas nuevas que llenan los huecos del rompecabezas que pocos han querido conocer yendo a las auténticas fuentes del Nilo.
  • La imagen de un árbol para conocerla hay que verla desde los cuatro puntos cardinales y durante las veinticuatro horas del día de las cuatro estaciones, la imagen del discurso de la historia hay que verla desde las perspectivas del discurso que están encerradas en las coordenadas del espacio y el tiempo siempre cambiantes.
  • MADRID. DE CORTE A CHECA es una fuente nueva para mí e intentaré buscar los fundamentos de su propio discurso.
  • Desleer la novela para conocer una nueva lectura y leerla con las claves con la que el escritor la escribió, no teniendo en cuenta para nada los discursos valorativos que otros lectores han hecho de ella, pero sí teniendo en cuenta sus razonamientos y sus circunstancias:

    «Madrid, de Corte a checa; y que es considerada una de las mejores novelas de la primera mitad del siglo XX, escrita al calor de los acontecimientos en el Madrid frentepopulista, sobre las mesas del café Novelty de Salamanca, entre 1936 y 1937» . https://fnff.es/memoria-historica/748063362/agustin-de-foxa-el-ingenio-hecho-hombre.html.

  • Esta cita me recuerda al Café Novelty de Gonzalo Torrente Ballester y con él a todos los que vivieron la dictadura de Primo de Rivera, Berenguer, la Segunda República, la guerra incivil y su posguerra.
  • Como el héroe de Soldados de Salamina Sánchez Mazas fue falangista Agustín de Foxá: «

«Fue un gran amigo de José Antonio Primo de Rivera, e integrante de aquella corte literaria que rodeaba a José Antonio. Estuvo vinculado a la Falange y colaboró, junto a Rafael Sánchez Mazas, Eugenio Montes, Jacinto Miquelarena y otros, en la creación y redacción de las estrofas del himno falangista Cara al sol. Fue también cotidiano contertulio en la tertulia literaria «La ballena alegre», a la que asistían José Antonio Primo de Rivera y destacados falangistas de primera hora.Trabajó y colaboró en diferentes periódicos y revistas nacionales, como Jerarquía y Vértice junto a intelectuales de la talla de Alfonso García Valdecasas, Pedro Laín Entralgo, Ángel María Pascual, Gonzalo Torrente Ballester, Dionisio Ridruejo, Eugenio D´Ors, el pintor Sáenz de Tejada, Ernesto Giménez Caballero, José María Pemán, Edgar Neville, José María Castroviejo, Álvaro Cunqueiro, etc.» Fuente de la cita: https://fnff.es/memoria-historica/748063362/agustin-de-foxa-el-ingenio-hecho-hombre.html.

 

  • Termino expresando que tras la lectura vertical que he hecho de MADRID. DE CORTE A CHECA de Agustín de Foxá me gustará releerla disfrutando de su nueva lectura y contrastando con otras fuentes los acontecimientos y personajes que corren por esta novela autobiográfica que encarna José Félix Carrillo, que es encarcelado en la cárcel modelo de Madrid en la revuelta estudiantil del Hospital San Carlos y da por terminada su novela en septiembre de 1937 en el Hotel Novelty de Salamanca:

«Al anochecer llegaban a Salamanca. Era imposible encontrar habitación.La gente se arracimaba en el Gran Hotel, en el Hotel Novelty. Porque la ciudad había crecido desmesuradamente; allí se había fijado la capital trashumante del nuevo Estado. Y los altos funcionarios de la diplomacia, pagados en oro, y los jefes del Ejército, dormían en pensiones modestas, en cuartos de estudiantes, con patronas, junto a lecherías y hueverías».

  • Un año de guerra civil en la novela de Agustín de Foxá, contada con espíritu muy distinto al que usaron Arturo Barea en La llama y María Josefa Canellada en Penal de Ocaña. Me falta disfrutar de la perspectiva del discurso de A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España de Manuel Chaves Nogales, Chile 1937.

Start typing and press Enter to search