en Uncategorized

2020 12 08

Papers/ Escritorio

Manuel Pacheco, ausencia autobiográfica erótica de sus manos 1949

Antonio Viudas Camarasa

La poesía de Rilke es devastadora en esta obra porque plantea la crisis del hombre de la década del 20 frente al mundo que enfrenta. Arremete contra el Dios de sus padres, contra el imaginario de nación, a la construcción tradicional poética. Nacen las contestatarias vanguardias poéticas y con ellas el simbolismo, el naturalismo, el surrealismo.

EL INCONMOVIBLE DIOS DE EL LIBRO DE HORAS, DE RAINER MARÍA RILKE

 

 

 


¡Ojo al parche!.

  • El inicio cultural de la poesía de Pacheco se encuentra en las décadas del 10,  20 y 30 del siglo XX.
  • Su inicio son los autores que lee Pacheco, guiado por el ambiente de los intelectuales de su entorno Manuel Ruiz González-Valero, José López Prudencio, Carlos Villarreal, Joan Alzina, Manuel Monterrey, Enrique Segura Otaño y los que cita en las dedicatorias de «Ausencia de mis manos» 1949.
  • Tuvo muy buenos consejeros Pacheco desde que conoció en 1942 al médico Federico Alba Quesada en el Hospital e hizo unas manitas religiosas con la hermana enfermera sor Justa.
  • Desde entonces la poesía de Manuel Pacheco es ausencia autobiográfica erótica de sus manos. Esto es más que Rilkev, pero con Rilke y todos los movimientos literarios del momento al inicio de su primera publicación en 1949.
  • Desde los ocho años hasta que publicó «Ausencia de mis manos» 1949 Pacheco había leído mucho. De tal manera que tenía una relación de tú a tú con otro poeta que había leído tanto como él: su defensor ante el cavernícola Pedro Romero Mendoza, director de la revista Alcántara. Ese poeta lector era Antonio Rodríguez-Moñino.
  • A Pacheco lo descubre su amigo Manuel Ruiz González-Valero que lo introduce en el círculo cultural de Badajoz en la sede de la Sociedad de Amigos del País de Badajoz en la tertulia de López Prudencio, lo admira Manuel Monterrey y Enrique Segura y se hace amigo de Manuel Terrón y Esperanza Segura.
  • En «Ausencia de mis manos» encuentro al menos tres musas del poeta Manuel Pacheco: la principal Sor Justa, Isabel Benedicto y Esperanza Segura. Todo amor erótico con ausencia de sus manos.

  • «Ausencia de mis manos» es un libro mina para quien lo lee más de treinta veces en tiempos distintos. Disfruto siempre más releyendo que leyendo por primera vez un libro. Lo recreó mejor para mí mismo.
  • Odio a los malos críticos literarios, pero adoro a los buenos lectores.
  • A ser buen lector se llega siempre releyendo con nuevas llaves y perspectivas.
  • Leer a Pacheco desde la clave Rilke, Adrián, me ha hecho gozar de otro Pacheco.
  • Escuchar a Pacheco en la voz de vida de Concha Rodríguez me ha resucitado a otro Pacheco.
  • Odio a los malos críticos literarios que con una sola mala lectura o resumiendo la solapa de un libro  ensalzan o hunden a un escritor ante sus adictos lectores.
  • Odio al censor que está censurando la voz Manuel PACHECO Poeta en Wikipedia y odio a WIKIPEDIA que no deja crear la voz Manuel PACHECO Conejo Escritor.
  • Odio las escrituras sesgadas.
  • Le doy las gracias a mis odios que me ayudan a buscar las nuevas fuentes del Nilo.

Antonio Viudas Camarasa. Día de Purísima.

8 de diciembre de 2020

 

Documentación:

Poemas publicados por Manuel Pacheco en la Revista Alcántara

1949

Start typing and press Enter to search

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad