en Uncategorized

 

2018 06 06 Antonio Viudas Camarasa

 

Acabo de encontrar en mi ordenador guardado desde primeros de enero 2015 “UNAMUNO’S  LAST LECTURE. TWO BRAVE MEN by LUIS PORTILLO” “La última lección de Unamuno. Dos hombres bravos” por Luis Portillo, publicado en HORIZON, págs. 394-400. Con las fuentes polícromas que se han expuesto en estos días en Internet y comentadas en la Sociedad Científica de Mérida, su lectura me confirma que es un RELATO LITERARIO.

 

Todo relacionado con la película de Alejandro Amenábar, claro.

 

Carlos Baena me ha facilitado un enlace donde se reproduce la entrevista de Johan Brouwer a Unamuno en septiembre de 1936, en escrito de la mano de Frederik Verbeke, publicado en la revista ínsula en 2003.

 

 

Antologo las respuestas de Unamuno que pudieron influir en su alocución el día 12 de octubre de 1936.

Hablan de la fe de San Manuel Bueno.  Unamuno le aclara a Brouwer:

La fe y la iglesia están fuera de la vida real.

“[…] Es usted injusto con conmigo, con San Manuel Bueno y con la fe si no ve, o no quiere ver, que es afín a las grandes figuras de la vida religiosa española. Por desgracia, esa fe ha perdido fuerza ahora. Allí está el origen de la tragedia actual de España. Mire usted la calle. La gente lleva escapularios, medallas e imágenes religiosas en el pecho. Sin embargo, no entran nunca en una iglesia. Vivir sin Dios, y sin lucha espiritual. La fe y la iglesia están fuera de la vida real. En lo interior no se nota. No se sufre. El “corazón agitado” casi desconocido aquí. San Manuel Bueno busca el camino de vuelta, a Santa Teresa, a San Juan de la Cruz”.

UNAMUNO: TODA LA VIDA EN GUERRA

“Me tiene que entender bien. Nací durante una guerra civil. Mis primeros recuerdos están relacionados con una guerra civil. Y ahora termino mi vida durante una guerra civil. Toda mi vida he llevado una guerra civil en mi alma. Esa lucha se ha librado continuamente en mi interior. Estoy desgarrado por la incertidumbre, la búsqueda de una solución. Mi alma clama seguridad. Mi ser entero se rebela contra los límites de mi existencia. Contra los límites de mi razón. Soy mi propio adversario. Los extremos se enfrentan en mí de modo irreconciliable. Mi cabeza se enfrenta con mi corazón”. Johan Brouwer. Entrevista con Unamuno. Septiembre de 1936

 

UNAMUNO CULPA LA FRIVOLIDAD DE MANUEL AZAÑA

Johan Brouwer le pregunta sobre Azana y Unamuno responde:

“Azaña es el realmente culpable. Azaña ha jugado con España,  por frivolidad, efectivamente, sin darse cuenta de lo que hacía. En un pueblo que no estaba preparado para grandes cambios, cambios radicales, Azaña ha creado una situación de completa inestabilidad. Ha arrancado todos los fundamentos históricos, sin sentar a tiempo nuevas y sólidad bases. Su crítica fría y tajante ha sido muy destructiva. Ha traído desorden, alteración, desestabilidad, vacío…”.  Johan Brouver. Entrevista con Unamuno. Septiembre de 1936

 

Johan Brouwer le apostilla que Azaña no quiso provocar una agitación social. Unamuno insiste:

“Efectivamente, pero España, en cuanto a la política, no es comparable a ningún país europeo. Los sistemas políticos generales y los conceptos no son aplicables a las situaciones y movimientos españoles. Lo irresponsable de Azaña ha sido que un par de años ha querido cambiar situaciones históricas. Francia, Inglaterra, los Países Bajos han necesitado para eso siglos. No se puede forzar la historia. No se puede obrar contr el pueblo. El transcurso de la historia ha colocado espiritualmente y socialmente  al pueblo español en formas inamovibles. Quien elimina bruscamente esas formas inamovibles, causa confusión para el pueblo. Provoca desconcierto. Desata pasiones oscuras. Eso es. Por culpa de Azaña España se ha convertido en un barco a la deriva…” Johan Brouwer. Entrevista con Unamuno. Septiembre de 1936

 

Unamuno opina sobre España en septiembre de 1936 tras la destitución como rector vitalicio de la Universidad de Salamanca:

“¿Y ahora? No lo sé. España se ha convertido en un caos. Los adversarios son llevados a consecuencias extremas. No hay deliberación razonable, ni reconciliación.  Los fuerzas mediadoras no encuentran una salida para llegar a una solución pacífica y sensata. La violencia se enfrenta con la violencia, con típica firmeza española. Un español no es un hombre con muchos matices. Suele ser un hombre con algunas ideas fijas y sentimientos básicos. Ahora se ha llegado tan lejos que los contrastes ya pueden dar lugar a una síntesis. Entonces…”. Johan Brouwer. Entrevista con Unamuno. Septiembre de 1936

Unamuno: “Mi posición nunca está clara. Nunca he estado de acuerdo con nadie. Ni conmigo mismo. Lo único claro es que esta guerra debe acabar.”

Johan Brouwer posiciona a Unamuno en el partido de la derecha por haber dado una suma para ese ejéricito. Unamuno dice que nunca se posiciona:

“Mi posición nunca está clara. Nunca he estado de acuerdo con nadie. Ni conmigo mismo. Lo único claro es que esta guerra debe acabar. Un país como España, un pueblo como España necesita unos dirigentes constructivos y con autoridad. La historia debe poder desarrollarse con tranquilidad. Desde estas convicciones apoyo el partido que se ha rebelado.  La rebelión es la línea continua. Con el mantenimiento de la autoridad habrá la oportunidad para la sabiduría, para la reflexión y también para la educación del pueblo. Aquí hay que empezar. Desde unos principios básicos y fecundos hay que instruir y educar al pueblo. Sin embargo, si los extremos irreconciliables siguen existiendo en la lucha, España no podrá recogerse en sí misma durante siglos. Temo tanto un peligro fascista como comunista. Ninguno de los partidos reconoce la plena dignidad espiritual, racional y social del ser humano”. Johan Brouwer. Entrevista con Unamuno. Septiembre de 1936

 

Johan Brouwer apuesta por un Unamuno que ” quiere retomar la lucha por la diginidad espiritual de España”

Unamuno termina la entrevista con esta contestación:

“Estoy del lado de los rebeldes porque sólo en ellos veo garantías para una solución progresiva de los problemas en España. Con ellos veo posibilidades para una acción colectiva y constructiva. Esperemos que los diversos partidos políticos que están unidos en el frente de la derecha encontrarán en la lucha común la buena voluntad y el espíritu de sacrificio para reconstruir España. La Iglesia tendrá que dedicarse con empeño a su tarea evangelizadora, la gran masa tendrá que estar unida con ella en  fe.  En cuanto al fascismo… Solo puede surgir y existir en un Estado espiritualmente débil”.  Johan Brouwer. Entrevista con Unamuno. Septiembre de 1936

 

Gracias a Alejandro Amenábar la figura de Miguel de Unamuno es objeto de debates en la Sociedad Científica de Mérida, buscando las fuentes del Nilo, para situar las zozobras y contradicciones de Miguel de Unamuno que tan excelentemente entendió Antonio Machado.

 

Start typing and press Enter to search