en Uncategorized

 

2018 06 07 Antonio Viudas Camarasa

 

Manuel Azaña cesa a Miguel de Unamuno y Jugo, por haberse sumado de modo público a la facción en armas y por falta de lealtad a la República,

  • como rector vitalicio de la Universidad de Salamanca y titular de la Cátedra Miguel de Unamuno
  • y le quita su nombre al Instituto de Segunda Enseñanza de Bilbao.
  • También se le separa de todo cargo o comisión relacionada con el ministerio de Instrucción Pública y  Bellas Artes.

 

TRANSCRIPCIÓN LITERAL DEL DECRETO

MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA
Y BELLAS ARTES
DECRETOS

El Gobierno ha visto con dolor que D. Miguel de Unamuno, para quien la República había reservado siempre las máximas expresiones de respeto y devoción y para quien había tenido todas las muestras de afecto, no haya respondido en el momento presente a la lealtad a que estaba obligado, sumándose de modo público a la facción en armas.
En vista de ello, de acuerdo con él Consejo de Ministros y a propuesta del de Instrucción pública y Bellas Artes,
Vengo en decretar:

Artículo 1.° Queda derogado y nulo en todos sus extremos el Decreto de
30 de Septiembre de 1934, por el que se nombraba a D. Miguel de Unamuno
y Jugo Rector Vitalicio de la Universidad de Salamanca, que creaba en
este Centro docente la Cátedra “ Miguel de Unamuno” , señalando como titular de ella al mismo señor, y se designaba con dicho nombre al Instituto
Nacional de Segunda enseñanza de Bilbao.
Artículo 2.° Queda asimismo separado de cuantos otros cargos o comisiones
desempeñara relacionados con el Ministerio de Instrucción pública y
Bellas Artes.
Dado en Madrid a veintidós de Agosto de mil novecientos treinta y seis.
MANUEL AZAÑA
El Ministro de Instrucción pública
y Bellas Artes,
Francisco  Barnés Salinas.

Gaceta de Madrid.—Núm. 236 23 Agosto 1936 1427

Acabo de encontrar en mi ordenador guardado desde primeros de enero 2015 “UNAMUNO’S  LAST LECTURE. TWO BRAVE MEN by LUIS PORTILLO” “La última lección de Unamuno. Dos hombres bravos” por Luis Portillo, publicado en HORIZON, págs. 394-400. Con las fuentes polícromas que se han expuesto en estos días en Internet y comentadas en la Sociedad Científica de Mérida, su lectura me confirma que es un RELATO LITERARIO.

TODO RELACIONADO CON LA PELÍCULA DE ALEJANDRO AMENÁBAR, CLARO.

 

 

30 de septiembre de 1934

La Segunda República nombra a Unamuno, Rector vitalicio de la Universidad de Salamanca

 

“MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS Y BELLAS ARTES

DECRETOS

La vigorosa personalidad de D.  Miguel de Unamuno merece la honores de la República en deuda con este hombre admirable, maestro y apóstol de varias generaciones a las que entregó su espíritu y ofrendó el ejemplo de su vida abnegada y austera.

La Naturaleza quiso concentrar en este gran español todas las virtudes humanas y la más alta representación espiritual de la raza. Su elevación moral y su poderoso entendimiento se adornan con el caudal riquísimo de la más intensa y riquísima cultura, de la que fue pródigo para bien y exaltación de la Patria.

La jubilación de su cátedra de Historia de la Lengua Castellana, no puede ser más que un episodio administrativo. El maestro Unamuno, durante su vida y después de su muerte, ha de estar unido a la Universidad de Salamanca, madre espiritual de nuestra España. Continuará desde el Rectorado la tradición gloriosa de la vieja Escuela. Una de las Cátedras universitarias llevará el nombre de Miguel de Unamuno, para que éste con libertad de temas y de tiempo, no interrumpa su obra magnífica y fecunda. Su apostolado y su magisterio, al que se entregó con el fervor místico de los hombres ungidos por el genio y la virtud.

Con la satisfacción de hacer una obra de justicia, de acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta del de Instrucción pública y Bellas Artes,

Vengo a decretar lo siguiente:

Artículo 1º  El Homenaje a D. Miguel de Unamuno, que se celebra, tiene carácter nacional.

Artículo 2º Se nombra a D. Miguel de Unamuno Rector vitalicio de la Universidad de Salamanca.

Artículo 3º Se crea en la Universidad de Salamanca la Cátedra”Miguel de Unamuno”, de la cual será titular D. Miguel de Unamuno y Jugo, y la labor de aquélla consistirá en cursos, conferencias y lecturas, elegidas libremente por su titular, tanto en lo que se refiera al tiempo,  como a la forma  de realizarlas.

Artículo 4º. Se el nombre de “Miguel de Unamuno” al Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Bilbao.

Dado en Salamanca a treinta de Septiembre de mil novecinetos treinta y cuatro.

NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES

El ministro de Cultura y Bellas Artes,

FILIBERTO VILLALOBOS  GONZÁLEZ” Apud Pág. 50 2 Octubre 1934 Gaceta de Madrid.—Núm. 275

 

Otros ceses de Unamuno como Rector de la Universidad de Salamanca

 

 

1936, 26 de septiembre

Mensaje de la Universidad de Salamanca a las Universidades y Academias del mundo acerca de la guerra civil española:

“La Universidad de Salamanca, que ha sabido alejar serena y austeramente de su horizonte espiritual toda actividad política, sabe asimismo que su tradición universitaria la obliga, a las veces, a alzar su voz sobre las luchas de los hombres en cumplimiento de un deber de justicia.= Enfrentada con el choque tremendo producido sobre el suelo español al defenderse nuestra civilización cristiana de Occidente, [conductora]89 de Europa, de un ideario oriental aniquilador, la Universidad de Salamanca advierte con hondo dolor que sobre las ya [agudas]90 violencias de guerra civil destacan agriamente algunos hechos que la fuerzan a cumplir el triste deber de elevar al mundo civilizado su protesta viril.= Actos de [crueldad]91 innecesarios —asesinatos de personas laicas y eclesiásticas— y de destrucción inútil — bombardeo de santuarios nacionales (tales el Pilar y la Rábida), de hospitales y Escuelas, sin contar los sistemáticos de ciudades abiertas—, delitos de [lesa]92 inteligencia en suma cometidos por fuerzas directamente controladas o que debieran estarlo por el Gobierno hoy reconocido de jure por los Estados del mundo. De propósito se refiere exclusivamente a tales hechos la Universidad, silenciando por propio decoro y pudor nacional los innumerables crímenes y devastaciones [acarreado]93 por la ola de demencia colectiva que ha roto sobre parte de nuestra patria, porque tales hechos son reveladores de crueldad y destrucción innecesarios e inútiles, o son ordenados o no pueden ser contenidos por aquel organismo que, por otra parte, no ha tenido ni una palabra de condenación o de excusa que refleje un sentimiento mínimo de humanidad o un propósito de rectificación.= Al poner en conocimiento de nuestros compañeros en el cultivo de la ciencia la dolorosa relación de hechos que antecede, solicitamos una expresión de solidaridad, referidos estrictamente al orden de los valores en relación con el espíritu de este documento”

Libro de Actas del Claustro Ordinario. AUSA/548, fols. 80-83. Firmaron el documento todos los
presentes:

  • Unamuno (Rector),
  • Esteban Madruga Jiménez (Vicerrector),
  • Celso Sánchez y Sánchez (Secretario),
    Teodoro Andrés Marcos,
  • Ancoechea [¿],
  • Isidro Beato y Sala,
  • Ramón Bermejo Mesa,
  • Tomás Cortés Hernández,
  • Manuel García Blanco,
  • Antonio García Boiza,
  • Gonzalo García Rodríguez,
  • Andrés García
    Tejado,
  • Manuel González Calzada,
  • Wenceslao González Oliveros,
  • Leopoldo Juan García,
  • Francisco Maldonado de Guevara,
  • Arturo Núñez García,
  • José Pérez López-Villaamil,
  • Serafín Pierna Catalán, Ramos
    Fernández,
  • José María Ramos Loscertales,
  • Nicolás Rodríguez Aniceto,
  • Emilio Román Retuerto,
  • Sánchez Salcedo,
  • Isaías Sánchez Tejerina,
  • Mariano Sesé Villanueva.

– El día 28 la Universidad dio a conocer a la
Junta de Defensa Nacional el Mensaje «en protesta de los atentados cometidos contra la cultura por el
Gobierno rojo» (Libro de Registro de Salida de la Superioridad. AUSA: D1/L 160).

Apud

Apud HACIA UNAMUNO CON UNAMUNO (II)
To Unamuno with Umamuno Antonio HEREDIA SORIANO  https://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/72972/1/Hacia_Unamuno_con_Unamuno_(II).pdf

 

1936, 25 de julio. Acta del ayuntamiento de Salamanca

Unamuno hizo constar:

“Estoy aquí por una razón de continuidad, pues soy Concejal desde el 14 de Abril de 1931 designado por el pueblo. En todo momento he servido a España por la República y mi posición es bien clara: no quiero extenderme en consideraciones sobre el momento presente que no es pugna de ideas ni de doctrinas, es sencillamente un estallido de malas pasiones, y para que España viva hay que salvar la civilización occidental que está en peligro.
Aquí estoy en lo que lo permitan otras atenciones y la edad. Este espectáculo lamentable y triste es debido no sólo a esas malas pasiones, sino a que se está creando una generación de idiotas con juventudes cuya mentalidad es de chicos de corta edad.
Al ir diariamente a mi despacho de la Rectoral, contemplo y admiro la estatua de Fray Luis de León, una de las mejores que tiene Salamanca, y su gesto admirable, la mano tendida como aconsejando calma y meditación, me parece la encarnación más acertada del consejo que puede darse en los momentos actuales.
Hay que salvar la civilización occidental, la civilización cristiana tan seriamente amenazada; mi posición es de todos bien conocida, consecuencia de ver muchos pueblos regidos de forma tal que puede asegurarse que entre los dirigentes no falta ningún presidiario”

Actas de las Sesiones del Excmo. Ayuntamiento de Salamanca. Sesión extraordinaria de constitución celebrada el día 25 de julio de 1936, fol. 402 recto y vuelto. Apud HACIA UNAMUNO CON UNAMUNO (II)
To Unamuno with Umamuno Antonio HEREDIA SORIANO  https://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/72972/1/Hacia_Unamuno_con_Unamuno_(II).pdf

 

 

1923.  Miguel de Unamuno, “Ante el nuevo curso” en «La Tribuna». Revista estudiantil, Salamanca.  30 de septiembre de 1923

20 de febrero de 1924

  • La Gaceta de Madrid publica el cese de Miguel de Unamuno como vicerrector, decano de Filosofía y Letras, suspensión de empleo y sueldo y destierro.
  • Cierre del Ateneo de Madrid

 

Unamuno y el destierro

«Gobierno Civil de la Provincia de Salamanca. Negociado 3.°, número 213. El Excmo.
Señor Director General de Seguridad en telegrama del día de hoy recibido a las
diez y ocho horas me comunica lo siguiente: «Ruego comunique Catedrático de esa
Don Miguel de Unamuno que por acuerdo Directorio Militar se ha decretado su
destierro para la isla de Fuerteventura (Canarias) para donde deberá salir en término
de veinticuatro horas a contar desde notificación por V.E. que me acusará recibo del
presente así como de notificación al interesado. Lo que traslado a Ud. para su conocimiento y como notificación de lo dispuesto por el Directorio Militar a los efectos prevenidos debiendo firmar el ENTERADO en el duplicado que se acompaña para su constancia en el expediente de su razón, manifestándome el puerto por donde desea embarcar. Dios guarde a Ud. muchos años. Salamanca 20 de Febrero de 1924. El Coronel Gobernador Civil. Maximiliano… [ilegible]. Señor Don Miguel de Unamuno
y Jugo. Calle Bordadores n.° 4. SALAMANCA»

 

El 24 de julio de 1924 es amnistiado, pero no se le repone en la cátedra.

Obtiene la cátedra de Unamuno un clérigo salmantino.

El 16 de julio de 1926  Esperabé hijo, con 27 claustrales,  nombra doctor honoris causa a Primo de Rivera.

1928. Reforma Castillejo. García Valdecasas, Wenceslao Roces y José Antón Oneca abandonan su cátedra en Salamanca.

Unamuno vuelve a Salamanca el día 13 de febrero de 1930. Es nombrado Rector Ramos Loscertales.

En 1931 Unamuno es nombrado Rector, concejal.

 

1936. Unamuno. Doctorado honoris causa en Oxford

10 de junio de 1936.  Carta a Max Aub. “Pero sobre todo ahora me retiene el estado de la cosa publica  (res publica) en esta nuestra España, sobre la que veo cernerse una catástrofe si la Providencia o el Hado o lo que sea no lo remedia”

20 de agosto de 1914

Eduardo Dato nombró ministro de Instrucción Pública a Francisco Bergamín García.

“Fue en esta etapa en la que se produjo un hecho que había de tener derivaciones políticas de importancia. Nos referimos al decreto que el señor Bergamín puso a la firma del Rey con fecha 14 de agosto de 1914, aparecido en “La Gaceta de Madrid”  diez días después, en virtud del cual “vengo a disponer que don Miguel de Unamuno y Jugo cese en el cargo de Rector de la Universidad de Salamanca”.  José Gutiérrez-Rave, Historia Española Contemporánea.Unamuno, destituído por Bergamín. ABC, 18/11/1964, pág. 27.

 

 

Start typing and press Enter to search